Mundo

¿Qué pasará con el muro fronterizo en el Gobierno de Biden?

En su primer día de mandato, Biden firmó una proclamación para detener el trabajo en el muro de la frontera sur de EU; ¿qué costo tendrá, qué daños ya causaron las obras?

En Alamo, Texas, el entonces presidente Donald Trump subió al escenario, había una fila de autos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos y un tramo de muro fronterizo pintado de negro detrás de él. Una semana después de que sus partidarios irrumpieran en el Capitolio de los Estados Unidos, había regresado a la frontera sur para la última llamada a la cortina de su tumultuosa presidencia.

"No podemos dejar que la próxima administración ni siquiera piense en eliminarlo ... No creo que eso suceda", dijo en el discurso del 12 de enero. "Creo que cuando vean lo que hace y lo importante que es para nuestro país, nadie lo va a tocar".

Y, sin embargo, detener la construcción del muro fronterizo es una de las primeras cosas que planea hacer la administración entrante de Joe Biden y Kamala Harris.


Hasta ahora, se han completado 450 millas, cerca de 724 kilómetros, de construcción de muros bajo la administración Trump; alrededor de 128 kilómetros de esto son cercas nuevas donde no existía ninguna, mientras que el resto son mejoras a las barreras existentes, según Aduanas y Protección Fronteriza. Es un cambio modesto en comparación con la promesa inicial de Trump de construir una "gran muralla" de mil kilómetros de largo , pero una cantidad sustancial de construcción no obstante.

¿Qué será de un muro fronterizo que ya ha sido construido parcialmente? ¿Qué se necesita para revertir el daño a las comunidades y ecosistemas a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México? ¿Y cómo se ve el futuro de las zonas fronterizas?

La logística de detener la construcción del muro

El día de su investidura, el presidente Joe Biden firmó una proclamación para que "no se desvíen más dólares de los contribuyentes estadounidenses para construir un muro". Un proyecto de ley de reforma migratoria que Biden también tiene la intención de introducir autorizaría fondos para fortalecer la tecnología y la infraestructura en los puertos de entrada, a través de los cuales se contrabandea la mayoría de las drogas ilícitas.

En cuanto a los fondos que ya se han asignado al muro, la proclamación de Biden detuvo el trabajo en todos los proyectos de construcción mientras los funcionarios desarrollan un plan para redirigir ese dinero.


Como regla general, los contratos gubernamentales, incluidos los de construcción de muros, contienen cláusulas que permiten una terminación total o parcial, explicó Grace M. Geiger, portavoz del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de EU. Pero los contratistas tienen derecho a pagos de liquidación por el dinero que ya han gastado en costos como trabajadores y materiales, y por los gastos de retirarse del proyecto.

Geiger no comentó lo caro que podría resultar, pero una estimación del Cuerpo del Ejército revisada por el Washington Post encontró que los ahorros de costos superarían con creces esos gastos: detener el trabajo en los contratos de construcción del muro del Cuerpo del Ejército el primer día podría ahorrar a la administración Biden 2.6 millones de dólares.

¿Y qué pasa con el resto de los fondos destinados a la construcción de muros? El Congreso ha asignado 1.375 mil millones de dólares para un "sistema de barrera fronteriza" en 2021, pero el lenguaje de la legislación permite que ese dinero se redirija hacia otros esfuerzos de seguridad fronteriza, según David Donatti de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

Biden también puso fin a la emergencia nacional que permitió a Trump transferir fondos adicionales de cuentas militares para la construcción del muro. Donatti considera que esto abriría la puerta para que el dinero regrese a la cuenta original o sea asignado a otro propósito.

Derribar lo que se ha construido

Muchos activistas y legisladores quieren que la nueva administración dé un paso más.

"Mi esperanza es que no solo puedan detener la construcción del muro, sino que realmente podamos derribar el muro", apuntó la Representante Verónica Escobar, una demócrata de Texas cuyo distrito incluye la ciudad fronteriza de El Paso. "Si no lo eliminamos, tendrá consecuencias. Tenemos que seguir manteniéndolo, lo que será costoso en el futuro. El daño a los hábitats naturales será aún más severo y seguirá erosionando nuestra imagen en el mundo".

Entre los daños que el muro fronterizo ya ha causado están: las explosiones de dinamita han reducido las colinas escarpadas a polvo y las excavadoras han aplanado cactus y arrancado árboles de palo fierro para dar paso a nuevas construcciones. Para acelerar la construcción del muro fronterizo, los funcionarios de Seguridad Nacional de Trump renunciaron a una serie de regulaciones de preservación histórica y ambiental, ignorando las advertencias de los ambientalistas y el rechazo de los líderes tribales.

Pero Laiken Jordahl del Centro para la Diversidad Biológica aseguró que derribar secciones del muro podría reducir algunos daños ambientales inmediatos, permitiendo la migración de la vida silvestre en peligro de extinción y el flujo de agua. La organización de Jordahl, junto con miembros de la Nación Tohono O'odham y conservacionistas y líderes mexicanos, han llamado a las administraciones de Estados Unidos y México a oponerse a la construcción del muro, a reabrir los corredores de vida silvestre y a reiniciar la colaboración transfronteriza.

Además de los ecosistemas, la frontera es el hogar de una comunidad binacional, con personas que trabajan, visitan a la familia, van de compras y hacen recados en ambos lados de la frontera, y las cercas existentes les han dificultado hacerlo. Las comunidades nativas han cruzado la frontera de un lado a otro para realizar peregrinaciones a sitios religiosos o para asistir a ceremonias culturales; la construcción de cercas también ha profanado sitios culturales.

Todavía no está claro cómo abordará la administración Biden las partes del muro que ya se han construido. En su audiencia de confirmación en el Senado el 19 de enero, el nominado de Biden para Seguridad Nacional, Ali Mayorkas, mencionó que aún no había "examinado esa cuestión específica" de desmantelar las secciones existentes del muro.

Él y sus colegas en el gabinete entrante tendrán que equilibrar las peticiones sobre seguridad fronteriza con las solicitudes de derribar el muro, y es probable que decepcionen a algunas partes interesadas, explicó Austin Evers, director ejecutivo del grupo de transparencia American Oversight. Pero un análisis cuidadoso sector por sector podría producir algunos costos razonables, justificaciones operativas y morales para eliminar al menos algunas partes del muro y reemplazarlas con "cercas virtuales" y otras tecnologías modernas que gozan de un atractivo bipartidista.

El proyecto de ley de inmigración del equipo Biden-Harris reforzaría la tecnología en la frontera, según un resumen publicado el miércoles, que señala que los organismos de control del gobierno realizarían una supervisión para asegurarse de que esta tecnología "sirva a los propósitos legítimos de las agencias".

Aún así, Vicki Gaubeca, directora de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, está preocupada por las consecuencias de la prisa por aumentar la vigilancia de las comunidades que ya tienen drones dando vueltas, puntos de control alrededor de sus cuadras, sensores en el suelo y una vista de alambre de concertina en el muro fronterizo.

"Francamente, existen preocupaciones sobre la privacidad", indicó. "Vimos en las protestas por la justicia racial cómo usan algunas de estas tecnologías para vigilar a las multitudes. Creo que eso debería darnos una pausa".

Reimaginando las tierras fronterizas

Algunos de los efectos del muro fronterizo no se deshacen fácilmente y son anteriores a la administración Trump. Para las más de 25 tribus indígenas reconocidas que viven en la región fronteriza, las recientes rondas de construcción atravesaron manantiales sagrados, rutas de peregrinaje y cementerios.

"Para nosotros, esto no es diferente a que (el Departamento de Seguridad Nacional) construya un muro de 10 metros de altura a través del Cementerio de Arlington, a través de los terrenos de la Catedral Nacional, o a través de Mount Vernon de George Washington", dijo Ned Norris Jr., presidente de la Nación Tohono O'odham de Arizona, a un panel de la Cámara de Representantes a principios de 2020.

"Quizás esté en orden la consideración de algún tipo de reparación a esas comunidades tribales", añadió Gaubeca.

La administración Trump también otorgó contratos de construcción en terrenos que no son de su propiedad y lanzó demandas de dominio eminente contra propietarios privados. Cientos de casos que involucran a miles de propietarios están abiertos actualmente, pero todavía no se ha construido mucho en esta tierra, puntualizó Donatti. El gobierno entrante podría simplemente retirar esos desafíos.

"No se puede devolver a la gente dos años de su vida, pero se pueden cancelar esos casos", argumentó.

Dentro de la amplia franja de tierra llamada "zona fronteriza" , las personas que viven más cerca de México tienen la experiencia más aguda de la creciente militarización en las últimas décadas: los residentes en algunas partes tienen que cruzar el muro fronterizo en su propia tierra, o atravesarlo para llegar al pueblo más cercano. Son detenidos, registrados e interrogados por patrullas itinerantes de agentes fronterizos; a veces encuentran con que los agentes han entrado en su propiedad privada sin una orden judicial; y su extensa tierra rural ahora viene integrada con altas torres de vigilancia, drones, helicópteros y sensores terrestres.

"Probablemente lo más importante que la administración ha escuchado de nosotros es que necesitamos repensar las fronteras", manifestó.

Reorientar la retórica sobre la frontera es algo en lo que Escobar ha estado trabajando en el Congreso. Lo que quiere que los estadounidenses entiendan es que la frontera no es solo un peón en los debates políticos, sino que "las comunidades internacionales son algo bueno y que las regiones binacionales son áreas de oportunidad".

Hay consecuencias políticas para cambiar esa mentalidad: espera que los legisladores adopten un enfoque regional para desafíos como el COVID-19 y diseñen planes para impulsar las oportunidades de empleo fuera del ámbito de la aplicación de la ley para que los residentes fronterizos salgan de la pobreza y pasen a la clase media.

La coalición de Gaubeca ha estado en contacto regular con el equipo de transición de Biden, y espera que las sesiones de escucha se conviertan en un esfuerzo por cambiar los mensajes alrededor de la frontera.

"Creo que probablemente lo más importante que la administración ha escuchado de nosotros es que necesitamos repensar las fronteras, este concepto de una frontera grande y aterradora que solo genera ganancias para las corporaciones basadas en el miedo", destacó.

"Nuestras llamadas tácticas de disuasión y políticas [fronterizas] en las últimas tres décadas no han resuelto ningún problema, solo han creado una situación en la que hemos perdido nuestros derechos". El tipo de militarización que se observa en la frontera sur no es "algo que jamás se contemplaría en la frontera canadiense, por ejemplo, por lo que también debemos entender que el tema tiene sustento de justicia racial", añadió.

Gaubeca visualiza un futuro de las zonas fronterizas con menos botas en el terreno y más trabajadores sociales y especialistas en trauma para procesar a los migrantes vulnerables. Ella espera que se convierta en un lugar que sea seguro para todo el mundo, y que la política de Estados Unidos no siga causando la muerte de los migrantes que se ven obligados a cruzar por terreno peligroso.

Un escenario de ensueño para el ambientalista Jordahl sería si el Monumento Nacional 'Organ Pipe Cactus' en Arizona o el Parque Nacional Big Bend en Texas se convirtieran en parques internacionales para la paz transfronterizos, similar al parque Waterton Glacier en la frontera entre Estados Unidos y Canadá. "Tenemos que entender que el mundo no se detiene en nuestra frontera sur", comentó. "Tenemos que empezar a ver esta región como interconectada, interdependiente".

Los planes de Biden no tocan algunos de los aspectos más ambiciosos de estas visiones, pero eso es de esperar, dijo Escobar.

"Décadas de desinformación y mitificación sobre la frontera no se pueden deshacer de la noche a la mañana el 20 de enero", señaló Escobar. "Se ha trabajado mucho en programar a los estadounidenses para que crean que la frontera no es segura, un lugar que debe controlarse de manera militarista".

"Pero eso no significa que no debamos remodelar ambiciosa, agresiva y audazmente la imagen de la frontera", agregó.