Mundo

¿Qué pasa con la crisis de los refugiados rohingyas en Bangladesh?

Las condiciones de vida para miles de refugiados en el campo de Cox's Bazar se han agravado por la pandemia y muchas personas optan por peligrosas vías para escapar.

Actualmente hay unos 860 mil refugiados y refugiadas rohingya en Bangladesh. La mayoría vive en el distrito de Cox's Bazar. Las actividades que Médicos Sin Fronteras (MSF) realiza para esta población se enfocan en el llamado 'mega campamento', un gran conjunto de 26 campos.

En los últimos años, se han levantado cercas de alambre de púas y alambre de espino. Las condiciones de vida de las refugiadas y los refugiados continúan deteriorándose debido a las medidas restrictivas del COVID-19, entre otros factores.

Bernard Wiseman es el jefe de misión en Cox's Bazar, Bangladesh, y describe el difícil dilema al que se enfrenta la población rohingya.

¿Cómo es la vida en los campos?

Ha habido un fuerte deterioro en las condiciones de vida en los campos para personas refugiadas durante los últimos 12 meses. Ha aumentado la presencia de policías y militares. Al mismo tiempo, los grupos armados han ampliado su base de poder en los campos. Como resultado, escuchamos sobre más secuestros, violencia y extorsión.

La llegada del COVID-19 resultó en más restricciones a la libertad de movimiento de las refugiadas y los refugiados y al acceso a los campos para los grupos humanitarios internacionales. En 2020, los servicios dentro de los campos se redujeron a lo esencial y algunas organizaciones tuvieron que dejar de trabajar en los campos por completo. En los primeros meses, nuestros equipos tenían acceso limitado, lo que llevó a una reducción en la cantidad y variedad de servicios de salud que pudimos brindar a la población rohingya.

Los y las rohingya se enfrentan cada vez más a un terrible dilema. Muchos están cada vez más desesperados y desesperanzados a medida que las condiciones en el campo continúan deteriorándose, lo que les lleva a tomar decisiones arriesgadas. Para escapar, hay quienes optan por hacer el peligroso viaje en barcos de tráfico de personas que parten hacia Malasia. Otros se inscriben para ser reubicados en la remota isla de Bhasan Char, a pesar de todas las interrogantes sobre su futuro allí.

¿Qué nos puedes contar sobre la isla de Bhasan Char?

La isla de Bhasan Char es un banco de arena en medio de la Bahía de Bengala. No existió hasta 2006 y nunca había sido habitada. Después de la crisis de refugiados de 2017, las autoridades de Bangladesh imaginaron Bhasan Char como un lugar para reubicar a algunos de los casi un millón de refugiadas y refugiados que habían llegado de Myanmar.

Alrededor de 14 mil personas fueron reubicadas allí desde diciembre de 2020, mientras que el gobierno finalmente planea reubicar a unas 100 mil personas. Sin embargo, quedan dudas sobre la idoneidad y sostenibilidad de la isla: se encuentra a unos 60 kilómetros del continente y el único modo de transporte disponible al continente es un transbordador gestionado por el ejército de Bangladesh.

Actualmente hay alrededor de 20 expacientes de MSF en la isla, y todavía estamos en contacto con ellos. Su primera reacción a las condiciones de vida en general dentro de la isla fue positiva. No es difícil entender por qué: los edificios son de hormigón con techos de metal, lo que sin duda es una mejora de las pequeñas estructuras de barro y bambú en las que han estado viviendo durante los últimos tres años.

¿Cuáles son las preocupaciones de MSF sobre las reubicaciones en Bhasan Char?

Desde una perspectiva médica, estamos muy preocupados. Entendemos que las ONG locales solo brindan atención médica primaria muy básica. Hasta donde sabemos, los servicios de salud secundarios y especializados no están disponibles. No sabemos cómo los pacientes que requieren atención médica de emergencia son trasladados al hospital desde la isla, dado que se trata de un viaje en bote de tres horas desde el continente.

Ha habido muy poco compromiso con las refugiadas y refugiados rohingya o los proveedores de salud en los campos de Cox's Bazar para discutir cómo garantizar el acceso a la atención médica en la isla. Estamos tratando de establecer redes de derivación para asegurar la atención continua a nuestros antiguos pacientes que padecen enfermedades crónicas, que requieren un seguimiento continuo y medicación.

En general, la situación de Bhasan Char es un síntoma del mayor deterioro de las condiciones de vida en los campos de refugiadas y refugiados de Bangladesh. También es solo uno de los muchos problemas que la población rohingya ha enfrentado durante décadas, una prueba que incluye violencia sancionada por el estado, persecución, discriminación y la negación de sus derechos básicos.

La reubicación en Bhasan Char es una consecuencia del fracaso de la comunidad internacional en brindar una solución a lo que se ha convertido en una prolongada crisis de refugiados. Hasta que se implemente una solución a largo plazo, continuaremos viendo políticas que buscan restringir y contener a los refugiados y prolongar la naturaleza 'temporal' e insostenible de la situación actual de las refugiadas y refugiados rohingya.

Esta nota es de MSF y se publica bajo una alianza editorial con El Financiero para difundir el trabajo de la institución.

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.MexicoyCA

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico