Mundo

¿Qué gana Biden con el control demócrata del Senado de EU?

Si se valida la victoria demócrata hace que el Senado se divida 50-50 entre los republicanos y el caucus demócrata y la vicepresidenta entrante, Kamala Harris, podría emitir votos de desempate, dando una mayoría de un voto.

Jon Ossoff derrocó este miércoles al republicano David Perdue en Georgia, según NBC y CBS, y así lo demócratas toman el control el Senado de Estados Unidos por primera vez en seis años.

Ossoff lideraba por más de 17 mil votos y reclamó la victoria, una victoria que hace que el Senado se divida 50-50 entre los republicanos y el caucus demócrata, pero inclina el poder en la cámara a los demócratas porque la vicepresidenta electa, Kamala Harris, tiene el voto de desempate.

Raphael Warnock venció a su oponente republicano Kelly Loeffler en la segunda vuelta de las elecciones de Georgia el martes.

Los demócratas tienen la mayoría en la Cámara de Representantes y ahora podrán controlar la agenda en el Senado, incluidas las nominaciones para ocupar el gabinete del presidente electo Joe Biden y el poder judicial. Sin embargo, con un margen tan pequeño, los demócratas aún necesitarán depender de los votos republicanos para la mayoría de las leyes importantes.

"Significa que todos los que Joe Biden ha elegido para unirse a su gabinete es más probable que les resulte más fácil ser confirmados en el Senado", dijo este miércoles el senador demócrata de Delaware Chris Coons, un aliado cercano de Biden, en CNN. "Significa que el proceso de confirmación no puede ser lento ni obstruido, y que podrá tener el grupo talentoso, capaz y experimentado que ya ha elegido para servir al principio de la administración".

Casi toda la legislación necesitará la cooperación de los republicanos porque requieren 60 votos en el Senado. Existe una pequeña excepción para las medidas relacionadas con el ámbito fiscal que pueden aprobarse con una mayoría simple utilizando el proceso presupuestario, y Biden tiene dos oportunidades este año de utilizar ese llamado proceso de reconciliación para elementos como su plan de estímulo económico.

En otras áreas, el requisito de 60 votos para interrumpir el debate y proceder a una votación requiere el apoyo del Partido Republicano, lo que atenuará los elementos más ambiciosos de la agenda de Biden, así como las mayores esperanzas entre los progresistas.


Ya existe un gran impulso por parte de los progresistas para poner fin al requisito de 60 votos en el Senado. Ese esfuerzo podría lograrse con una mayoría simple de votos, pero el senador de Virginia Occidental Joe Manchin, un demócrata conservador, ha dicho que bloquearía el esfuerzo.

Lo siguiente es un vistazo a algunas de las ventajas y limitaciones que Biden y sus compañeros demócratas enfrentan con una escasa mayoría en el Senado:

COVID-19

El control democrático hace una gran diferencia aquí. McConnell y el Partido Republicano se habían opuesto sistemáticamente a la ayuda para los gobiernos estatales y locales en las negociaciones de estímulo el año pasado, y los demócratas ahora podrán aprobar un paquete que incluya ese elemento. El Senado se negó a votar sobre una medida de la Cámara para aumentar los cheques de estímulo a 2 mil dólares desde 600 dólares el mes pasado, y es probable que ahora también siga adelante. También se prevén más medidas de asistencia para el desempleo y sanitaria.

Revisión fiscal

Si bien Biden y los demócratas del Congreso se han propuesto revertir algunos de los recortes de impuestos del presidente Donald Trump en 2017, incluido el aumento de impuestos a las corporaciones y a las personas que ganan más de 400 mil dólares, eso no será fácil. Los demócratas moderados podrían unirse a los republicanos para bloquear o al menos moderar los aumentos. Schumer quiere restaurar las deducciones federales para los impuestos estatales y locales que fueron limitados por Trump, pero eso tampoco puede ser sencillo.

Cambios regulatorios

Esta es un área clave donde las ambiciones demócratas enfrentan límites significativos. Muchas medidas de gastos e ingresos pueden incluirse en la denominada legislación de conciliación presupuestaria, que solo necesita una mayoría simple de votos. Pero la revisión de las regulaciones de inmigración y clima no relacionadas con el presupuesto, así como el control de armas, la guía de licencias familiares, los salarios mínimos, los derechos laborales y la reforma policial, deben obtener 60 votos para continuar. Los demócratas podrán rescindir las regulaciones recientes de Trump con una mayoría simple utilizando la Ley de Revisión del Congreso.

Investigaciones políticas

Los republicanos no podrán forzar investigaciones sobre los resultados de las elecciones de 2020 o los negocios del hijo del presidente entrante, Hunter Biden. Los comités dirigidos por los demócratas pueden decidir iniciar investigaciones de las acciones de Trump mientras esté en el cargo o de sus declaraciones de impuestos federales.

Cuidado de la salud

Al igual que con la reforma fiscal, algunas medidas de atención médica podrían incluirse en una legislación presupuestaria que solo requiere una mayoría simple. Pero en la misma línea, los demócratas tendrían que asegurarse el respaldo de sus miembros moderados para proceder, y eso podría limitar el alcance de lo que Biden o los legisladores más progresistas en el caucus quieren hacer. Un fallo de la Corte Suprema contra la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio podría impulsar la acción.

Nombramientos judiciales

McConnell, como líder de la mayoría en el Senado, rechazó el esfuerzo del presidente Barack Obama de poner a Merrick Garland en la Corte Suprema en 2016. De manera similar, los republicanos podrían haber frenado o bloqueado los nombramientos judiciales federales de Biden, pero ese camino estará claro si los demócratas obtienen el control. Una vez más, la necesidad de mantener unida la bancada podría moldear las decisiones del presidente. Los activistas demócratas ya están presionando para que el juez de la Corte Suprema Stephen Breyer, de 82 años, se retire pronto para que pueda ser reemplazado por un jurista liberal más joven.

Redes sociales

Varios legisladores quieren eliminar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, que protege a las empresas de tecnología como Facebook y el propietario de Google, Alphabet, de la responsabilidad por la mayor parte del contenido publicado por sus usuarios. A los miembros de ambos lados del pasillo les preocupa que haga poco para alentar a las empresas a abordar las drogas ilegales, las amenazas, el abuso sexual infantil, el acoso y la difamación en línea. Pero los cambios aquí necesitarían una aprobación generalizada para continuar.