Putin ve creciente amago de guerra nuclear; Norcorea pide a EU retirar amenaza
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Putin ve creciente amago de guerra nuclear; Norcorea pide a EU retirar amenaza

COMPARTIR

···
menu-trigger

Putin ve creciente amago de guerra nuclear; Norcorea pide a EU retirar amenaza

bulletLa creciente amenaza de una guerra nuclear “podría llevar a la destrucción de la civilización como un todo y tal vez incluso de nuestro planeta”: Putin.

bulletCorea del Norte advirtió de que no dejará su programa nuclear en forma unilateral; exige que EU retire primero su amenaza nuclear.

AP
20/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

MOSCÚ.- El presidente ruso Vladimir Putin emitió este jueves una escalofriante advertencia sobre la creciente amenaza de una guerra nuclear, diciendo que “podría llevar a la destrucción de la civilización como un todo y tal vez incluso de nuestro planeta”.

En su conferencia de prensa anual, el mandatario hizo notar la intención de Estados Unidos de retirarse del Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio (INF, por sus siglas en inglés). Dijo que si Washington pone misiles de alcance intermedio en Europa, Moscú se verá obligado a tomar medidas para contrarrestarlos.

“Estamos atestiguando la ruptura del sistema de control de armas”, afirmó Putin, e hizo notar el plan estadounidense para retirarse del tratado INF y su renuencia para negociar la extensión del nuevo acuerdo START.

Por otra parte, Corea del Norte advirtió que nunca dejará sus armas nucleares en forma unilateral a menos que Estados Unidos retire primero lo que Pyongyang dice es su amenaza atómica hacia el país asiático.

La afirmación sorprendentemente directa choca con la presentación más positiva que hace Seúl sobre la posición norcoreana, y podría sacudir la frágil diplomacia trilateral para apaciguar una crisis nuclear que el año pasado generó temores de guerra.

La declaración norcoreana llega en una época en que Estados Unidos y Corea del Norte forcejean en torno a los pasos de la desnuclearización que Washington desea y el retiro de las sanciones internacionales, algo que Pyongyang pide. El comunicado, difundido por la oficial Agencia Noticiosa Central Coreana, también deja entrever problemas de credibilidad para el gobierno liberal surcoreano, que ha afirmado continuamente que el líder norcoreano Kim Jong-un está realmente interesado en negociar para deshacerse de sus armas nucleares. Durante todo el proceso, Seúl ha intentado mantener un ambiente positivo para el diálogo.

“Estados Unidos debe reconocer ahora el significado preciso de la desnuclearización de la península coreana y, especialmente, debe estudiar geografía”, se afirma en el comunicado norcoreano.

“Cuando hablamos acerca de la península coreana, incluye el territorio de nuestra república y también toda la región de (Corea del Sur) donde Estados Unidos ha colocado su fuerza invasora, incluyendo armas nucleares. Cuando hablamos acerca de la desnuclearización total de la península coreana, significa el retiro de todas las fuentes de amenaza nuclear, no sólo del sur y el norte, sino también de áreas vecinas a la península coreana”, agrega.

Los comentarios de Pyongyang también podrían ser interpretados como una prueba de lo que los escépticos han dicho todo el tiempo: que Kim nunca renunciará voluntariamente a un arsenal que ve como una garantía más fuerte de supervivencia que cualquier garantía que Estados Unidos pudiera ofrecerle. Puede inferirse también que a la larga Corea del Norte exigirá que Estados Unidos retire o reduzca significativamente el número de los 28 mil 500 soldados que tiene emplazados en Corea del Sur, un punto delicado en cualquier acuerdo de desarme.

Kim Jong-un y el presidente estadounidense Donald Trump se reunieron en Singapur el 5 de junio, donde dijeron tener el objetivo de la “total desnuclearización” de la península coreana, aunque no describieron cómo lo alcanzarán, ni cuándo. Los líderes intentan organizar otra reunión para principios del año próximo.

Washington y Seúl no respondieron de inmediato a la declaración norcoreana.