Puede que estemos en proceso de abandonar Siria, pero no hemos abandonado a los kurdos: Trump
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Puede que estemos en proceso de abandonar Siria, pero no hemos abandonado a los kurdos: Trump

COMPARTIR

···

Puede que estemos en proceso de abandonar Siria, pero no hemos abandonado a los kurdos: Trump

Estados Unidos halló en los kurdos un socio efectivo en el terreno para combatir al grupo extremista ISIS; sin embargo, tras la decisión de retirar las tropas del nordeste de Siria, los kurdos se sienten abandonados.

Redacción
08/10/2019
Actualización 08/10/2019 - 8:48
Foto de archivo del 17 de octubre de 2016, una caravana kurda peshmerga avanza hacia un frente al este de Irak.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijo este martes que se encuentran en proceso de abandonar Siria, pero que no han abandonado a los kurdos.

"Puede que estemos en el proceso de abandonar Siria, pero de ninguna manera hemos abandonado a los kurdos, que son personas especiales y luchadores maravillosos", señaló el mandatario estadounidense en un un hilo de Twitter.

Apuntó que, del mismo modo, su relación con Turquía, OTAN y socio comercial, ha sido muy buena.

" Turquía ya tiene una gran población kurda y esta totalmente entiende que si bien solo quedaban 50 soldados en esa sección de Siria, y han sido eliminados, cualquier combate no forzado o innecesario por parte de Turquía será devastador para su economía y su moneda muy frágil. Estamos ayudando a los kurdos financieramente / armas!", prosiguió Trump.

Para los kurdos de Siria, el abrupto retiro de Estados Unidos de sus posiciones en el noreste del país reaviva los recuerdos de haber sido abandonados en el pasado por los estadounidenses y otros aliados internacionales en cuyo apoyo había puesto sus aspiraciones.

Las fuerzas encabezadas por los kurdos han sido aliadas de Estados Unidos en el combate a ISIS durante casi cuatro años. Ahora el retiro estadounidense las deja expuestas a un ataque anunciado de su enemigo Turquía.

Ankara desea establecer una zona de control en el norte de Siria a lo largo de su frontera, una franja que pasaría por parte del corazón de la región de la minoría kurda donde ha forjado cierta independencia de gobierno en medio de la guerra civil de Siria.

Durante el último siglo, los kurdos estuvieron cerca de establecer su propio Estado o regiones autónomas, pero sus sueños se hicieron añicos tras ser abandonados por las potencias mundiales. Un antiguo proverbio kurdo refleja una historia de decepciones: "No tenemos amigos salvo las montañas”.

Los kurdos son un grupo étnico de unas 20 millones de personas que residen en cuatro naciones: 10 millones en Turquía, 6 millones en Irán, 3.5 millones en Irak y un poco más de 2 millones en Siria.

Hablan una lengua indoeuropea, relacionada con el farsi de Irán, y en su gran mayoría son musulmanes suníes.

El área kurda de 191 mil kilómetros cuadrados (74 mil millas cuadradas) se extiende a través de una zona montañosa desde el sureste de Turquía hasta el noroeste de Irán. Están divididos no sólo por las fronteras, sino también por fracturas tribales, políticas y de facciones que las potencias regionales han utilizado frecuentemente para manipularlos.

Con el derrumbe del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial, a los kurdos se les prometió una patria independiente en el Tratado de Sevres de 1920. Pero este nunca fue ratificado, y el 'Kurdistán' quedó dividido en pequeñas partes. Desde entonces ha habido rebeliones kurdas casi continuas en Irán, Irak y Turquía.

Dos eventos han quedado grabados en los recuerdos de los kurdos como traiciones de Washington.

En 1972, Estados Unidos ayudó a armar una insurrección de kurdos iraquíes contra Bagdad. Lo hizo en nombre de Irán, en ese entonces encabezado por el sha Mohamed Reza Pahlevi, un aliado estadounidense que deseaba presionar al gobierno iraquí por una disputa fronteriza.

Tres años después, el sha firmó un acuerdo con Bagdad sobre la frontera y canceló el flujo de armas. El entonces líder kurdo Mustafá Barzani le pidió apoyo al secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger, pero la ayuda estadounidense llegó a su fin. El gobierno iraquí aplastó la rebelión kurda.

Los kurdos de Irak volvieron a alzarse en armas en la década de 1980 con respaldo iraní durante la guerra entre Irán e Irak. El ejército del líder iraquí Saddam Hussein libró una campaña brutal, utilizando gas venenoso y obligando a 100 mil kurdos a reubicarse en el desierto del sur.

El segundo evento ocurrió en 1991, después de la guerra del Golfo Pérsico encabezada por Estados Unidos en la que Kuwait fue liberado de las fuerzas iraquíes.

El entonces presidente George H. W. Bush exhortó a los iraquíes a rebelarse ante Hussein. Los kurdos en el norte y los chiíes en el sur se alzaron en armas, y Hussein respondió con una represión brutal. Aunque Bush no ofreció apoyo explícitamente, los kurdos y los chiíes se sintieron abandonados en una situación difícil.

Aun así, el hecho de que Estados Unidos haya mantenido una zona de exclusión de vuelos sobre el norte de Irak ayudó a asegurar cierto grado de autonomía kurda. Tras la caída de Hussein en 2003, Washington se aseguró de que la nueva Constitución de Irak consagrara esa zona autónoma. Pero la Casa Blanca no ha respaldado la independencia kurda.

Los kurdos de Siria han tenido esperanzas de alcanzar la autonomía total en el extremo nororiental del país donde se concentra su población. Damasco no lo ha permitido, y Turquía se opone vehementemente a ello.

De todas formas lograron un grado de autonomía impensable antes de la guerra, incluyendo la enseñanza de su propio idioma en las escuelas, el establecimiento de su propia policía y el control de un concejo administrativo que maneja los asuntos del diario.

Estados Unidos halló en los kurdos un socio efectivo en el terreno para combatir a ISIS. Armados por Washington y respaldados por tropas y armas estadounidenses, las fuerzas encabezadas por los kurdos finalmente pusieron fin al control territorial del Estado Islámico, a un costo de miles de kurdos muertos en años de combates. Ahora sus fuerzas controlan casi una tercera parte de Siria.

Los kurdos tenían esperanzas de que la alianza le diera peso a sus ambiciones de autonomía. Pero generó fricciones entre Estados Unidos y Turquía.

Ankara considera un grupo terrorista a la principal milicia kurda siria, la cual está vinculada con insurgentes kurdos en Turquía.

Turquía envió tropas a Siria en agosto de 2016 y se apoderó de un área a lo largo del extremo occidental de la frontera. Posteriormente invadió el enclave crucial de Afrin, lo que derivó en el desplazamiento de decenas de miles de kurdos.

Ahora los kurdos temen que ocurrirá lo mismo en mayor escala si Turquía se apodera del resto de la zona que busca, extendiéndose hacia el este hasta la frontera iraquí y hasta 30 o 40 kilómetros hacia el interior de Siria.

*Con información de AP.