¿Por qué un nuevo brote de COVID-19 en China está activando las alarmas en el mundo?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué un nuevo brote de COVID-19 en China está activando las alarmas en el mundo?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Por qué un nuevo brote de COVID-19 en China está activando las alarmas en el mundo?

bulletChina dijo que reaccionará con fuertes medidas ante nuevos contagios. En tanto, en la ciudad de Jilin ya está preparando una respuesta de emergencia que podría convertir dos estadios en hospitales en 24 horas.

Bloomberg News
21/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Un grupo de casos de COVID-19 en la región de Rust Belt de China ha intensificado la preocupación por una segunda ola de infecciones por coronavirus.

Las autoridades central y local han instituido medidas estrictas, incluida la interrupción de los servicios de transporte público para más de 100 millones de personas y el cierre de complejos residenciales en algunas ciudades, ya que el presidente chino, Xi Jinping, pidió controles reforzados.

Si bien muchos otros países todavía están lidiando con la primera ola de brotes, este resurgimiento en China, aunque todavía es pequeño, está alertando al mundo.

El primer caso se informó el 7 de mayo en la provincia nororiental de Jilin, en la frontera con Rusia y Corea del Norte, y hasta el 21 de mayo se había extendido a al menos 46 personas, todas vinculadas entre sí.

Las autoridades aún no han identificado al 'paciente cero', pero los sospechosos incluyen a una mujer que trabaja en la lavandería en una estación de policía en la ciudad de Shulan, y puede haber estado en contacto con una o más personas de Rusia, que está detrás de Estados Unidos en número de casos confirmados.

Uno de los mejores médicos de China dijo que los pacientes en Jilin parecían asintomáticos durante un período más largo de lo habitual en Wuhan, donde surgió el coronavirus el año pasado, pero no dio detalles sobre en qué se basaban esos hallazgos. Le dijo a la televisión estatal que los casos en las primeras dos semanas parecen mostrar daños principalmente en los pulmones, con solo el 10 por ciento convirtiéndose en casos críticos.

El grupo en el noreste es pequeño en comparación con el brote anterior en la provincia central de Hubei, donde se encuentra Wuhan. (Más de 68 mil personas se infectaron allí; su cierre de 11 semanas terminó el 8 de abril) Sin embargo, Beijing está tomando el brote con la misma seriedad. La ciudad de Jilin ya está preparando una respuesta de emergencia que podría convertir dos estadios en hospitales en 24 horas. El Gobierno chino está ansioso por mostrar estabilidad, ya que su reunión política anual se convocará esta semana, con los principales líderes reunidos para evaluar el crecimiento económico a raíz de la pandemia.

Estos casos de coronavirus muestran una secuencia genética diferente del brote en Hubei, mientras que son idénticos a los casos importados de Rusia. Los cambios en la secuencia genética del virus podrían dificultar la detección. También crearía obstáculos para la investigación y el desarrollo de vacunas para las compañías farmacéuticas que compiten para detener la propagación del COVID-19. Investigadores de todo el mundo están estudiando si el virus está mutando de manera significativa para volverse más contagioso, pero existe la probabilidad de que se haya exagerado en algunas investigaciones iniciales.

En 2019, el producto interno bruto total de las tres provincias de la región, Jilin, Liaoning y Heilongjiang, se situó en menos de la mitad de la próspera provincia de Guangdong, en el sur, hogar de muchas empresas y fábricas tecnológicas gigantes. El brote del virus podría agregar más presión a la campaña de reurbanización económica para el área en la que el Gobierno e ha centrado durante años.

Desde el cierre de Wuhan, China ha sido agresiva en las pruebas y está indicando que reaccionará con fuerza a cada grupo, implementando medidas más estrictas, según sea necesario, para contener la propagación. Ese es un enfoque diferente de otras economías como Corea del Sur y Hong Kong, que se han abstenido de cualquier cierre a pesar de los nuevos grupos encontrados en clubes y centros médicos. Sin embargo, estos métodos duros serían más complicados si los contagios aparecen en provincias económicamente más importantes o en las principales ciudades.