¿Por qué el rey Salman no ha sido considerado en caso Khashoggi?
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Por qué el rey Salman no ha sido considerado en caso Khashoggi?

COMPARTIR

···

¿Por qué el rey Salman no ha sido considerado en caso Khashoggi?

El príncipe heredero, Mohammed bin Salman, es considerado el gobernante de facto, pero el rey Salman es quien ostenta todo el poder. Sin embargo, a la hora de pedir cuentas por el asesinato del periodista, ninguna figura pública ha hecho mención del papel del rey.

Bloomberg / Hussein Ibish
23/11/2018
Actualización 23/11/2018 - 15:11
Salman bin Abdulaziz, rey saudí.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Una de las figuras centrales del drama en torno al asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi sigue siendo un hombre invisible. La atención mundial se ha centrado en el papel desempeñado por el príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman en el asesinato del 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul. Pero hay otra figura que merece la misma consideración: el padre del príncipe, el rey Salman.

Al príncipe heredero se le conoce a menudo como el "gobernante de facto" de Arabia Saudita. Pero eso no es lo que realmente es. El rey tiene prácticamente todo el poder. Aparentemente ha delegado mucha autoridad administrativa a su hijo, suficiente para hacer de "gobernante cotidiano" una descripción razonable del papel del hombre más joven en el gobierno, pero el rey sigue siendo la máxima autoridad.

Es significativo, entonces, que el rey Salman no sea mencionado por figuras públicas que exigen responsabilidad por el asesinato, o sea exonerado específicamente. En el Washington Post, por ejemplo, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan insistió en que "sabemos que la orden de matar a Khashoggi vino de los más altos niveles del gobierno saudí", pero añadió: "No creo ni por un segundo que el rey Salman, el guardián de las mezquitas sagradas, ordenara el golpe contra Khashoggi".

A partir de esto, Erdogan argumentó: "No tengo ninguna razón para creer que su asesinato reflejara la política oficial de Arabia Saudita", y que, por lo tanto, no había ninguna razón para una ruptura en las relaciones entre Turquía y Arabia Saudita.

De este modo, exonerar al rey refleja el impulso de Turquía por infligir el mayor daño posible a un rival regional sin precipitar un colapso geopolítico.

Los políticos y los medios de comunicación de Estados Unidos también le han dado un pase al rey mientras le exigen al príncipe heredero que rinda cuentas.

Incluso en su declaración del martes en la que defendía los fuertes lazos entre Estados Unidos y Arabia Saudita, el presidente Donald Trump reconoció: "Podría muy bien ser que el príncipe heredero tuviera conocimiento de este trágico suceso, ¡tal vez sí, o tal vez no!". Trump no dijo nada así sobre el rey Salman.

Hay razones justificables para ello. El rey es anciano y se presume que no se molesta con los asuntos públicos cotidianos. Carece de la reputación de imprudente y temerario que su hijo se ha ganado.

Sin embargo, si la responsabilidad por el asesinato y posterior encubrimiento llega hasta los niveles más altos en Arabia Saudita, no puede terminar en el príncipe heredero. Y aunque no hay evidencias que indiquen que el rey estuviera involucrado, sin duda debe haber desempeñado un papel importante en la configuración de la respuesta saudí, que casi universalmente se considera inadecuada.

Varios factores están en juego. En primer lugar, al distinguir entre el rey y el príncipe heredero, los interlocutores de Arabia Saudita conservan su capacidad de acusar a partes del gobierno saudí de culpabilidad mientras mantienen la relación con el Estado. Es una ficción pragmática.

En segundo lugar, la narrativa sostiene una fantasía simplista de dos Arabia Saudita, cada una personificada por una de las realezas. El rey representa la "buena" Arabia Saudita de cautela y estabilidad. El príncipe heredero representa la "mala" Arabia Saudita de la temeridad y la crueldad.

En realidad, la antigua Arabia Saudita personificada por el rey tenía muchos defectos, entre ellos la propagación de una versión dogmática del islam sunita que informaba a los extremistas. Y la nueva Arabia Saudita del príncipe tiene mucho que recomendarle, incluyendo avances en los derechos de las mujeres, una retirada del extremismo religioso y la modernización económica.

La distinción es mitológica. Arabia Saudita ha cambiado, pero no ha pasado del bien al mal o del mal al bien. Sigue siendo un aliado esencial pero problemático de EU.

Washington y Riad necesitan su polémica asociación, que sobrevivió el embargo petrolero de 1973, los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la guerra de Irak de 2003 y otras tensiones. Pero no hay necesidad de una nostalgia o fantasías falsas sobre los líderes "buenos" o "malos" del mismo gobierno saudí.

Quienes quieren que Washington se aleje de Riad –incluido Erdogan, gran parte de los medios de comunicación estadounidenses y muchos en el Congreso– consideran que la fábula de los dos líderes es conveniente, pero no resiste el escrutinio y no producirá una respuesta política inteligente.

EU. tendrá que tratar con Arabia Saudita por lo que es. En ese sentido, la voluntad de Trump de pasar por alto el asesinato de Khashoggi en nombre de mantener la alianza tiene más integridad a pesar de sus defectos que la mitificación que defiende al rey saudí mientras se ataca al príncipe heredero.

*Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg y sus dueños, tampoco la de El Financiero.