Pese a Brexit, Reino Unido sigue siendo la 'tierra prometida' para muchos migrantes
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Pese a Brexit, Reino Unido sigue siendo la 'tierra prometida' para muchos migrantes

COMPARTIR

···
menu-trigger

Pese a Brexit, Reino Unido sigue siendo la 'tierra prometida' para muchos migrantes

bulletLa separación de Reino Unido de la Unión Europea traería consigo medidas más fuertes contra la inmigración, pero eso no detiene a migrantes en su búsqueda de tierras británicas.

Bloomberg
20/12/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La noche cae en la pequeña ciudad belga de Gembloux y con la oscuridad llega otra oportunidad para completar un viaje épico.

Ya están a más de 4 mil 800 kilómetros de su hogar africano, pero para un grupo de jóvenes eritreos el tramo final a través del mar hacia el Reino Unido es lo que más anhelan.

Después de dormir durante el día, algunos se preparan para caminar hasta un estacionamiento en las afueras de la ciudad. Allí, esperan esconderse en la parte posterior de un camión o encontrar un conductor dispuesto a pasarlos de contrabando por el Canal, a cambio de un par de cientos de euros. Algunos podrían tener suerte; otros llegarán hasta un puerto, serán detenidos por la policía y devueltos a la ciudad o encarcelados. Eso no los disuade.

"No me importa si está lloviendo o nevando, lo intento todas las noches", dice Abraham, de 23 años, a medida que el invierno se apoderaba del mes diciembre. Lo han atrapado y detenido cuatro veces en seis meses, y dice que "nunca dejará de intentarlo".

Abraham y sus compatriotas ya han llegado al corazón de la Unión Europea, con su moneda única, una red de transporte fluida y fronteras abiertas que se extienden desde la costa belga hasta Bielorrusia. Sin embargo, siguen motivados por la cruda determinación de llegar a las costas británicas y al refugio isleño con el que han soñado, incluso si acaban de dar poder al Gobierno para ejecutar el Brexit y fortalecerse contra la inmigración.

El idioma, la familia y la mezcla de culturas ayudan a explicar su entusiasmo. Muchos hablan al menos algo de inglés y tienen familiares en el Reino Unido. Están seguros de que podrán encontrar trabajo allí.

En efecto, parece que el Reino Unido seguirá siendo el destino elegido, independientemente de la enfática victoria electoral del primer ministro, Boris Johnson, el 12 de diciembre. La asociación británica de camiones dice a los conductores que no deben detenerse en ningún lugar a menos de 240 kilómetros de un puerto francés o belga o corren el riesgo de ser abordados por polizones.

La difícil situación y la persistencia de los migrantes han vuelto al foco de atención desde que 39 vietnamitas fueron encontrados, probablemente asfixiados hasta la muerte, en un contenedor refrigerado enviado en octubre al puerto de Purfleet en el sureste de Inglaterra desde Zeebrugge en Bélgica.

Cada vez más migrantes también utilizan botes. En un único día en septiembre, un récord de 86 personas cruzaron el canal de esa manera. En octubre, los cuerpos de dos jóvenes migrantes iraquíes aparecieron en una playa cerca de Calais. Habían tratado de cruzar en un pequeño bote de madera.

Durante el verano, un hombre incluso usó aletas para atravesar los 34 kilómetros a través de la parte más estrecha del Canal, el área de envíos más concurrida del mundo. Fue detenido cerca de la costa francesa, sufriendo de hipotermia leve.

Las autoridades británicas dicen que no hay razón para asumir tales riesgos porque existen rutas seguras y legales. Los migrantes en el norte de Francia y Bélgica no están de acuerdo. En entrevistas en sus campamentos este mes, dijeron que no les queda más remedio que buscar alternativas más peligrosas.

Los eritreos constituyen la mayor comunidad de migrantes actualmente en Bélgica que toman ese riesgo (55 por ciento), según Mehdi Kassou, portavoz de la agencia de ayuda con sede en Bruselas llamada Plateforme Citoyenne de Soutien aux Réfugiés, o plataforma ciudadana de apoyo a refugiados.

Muchos escapan del reclutamiento del ejército. El conflicto entre Eritrea y Etiopía puede haber terminado, pero el gobierno seguirá reclutando ciudadanos durante 18 años. Human Rights Watch dice que la amenaza de abuso para los conscriptos y los bajos salarios han contribuido en alejar a 15 por ciento de la población desde la guerra de 1998. Otros que huyen de las dificultades son etíopes, libios, afganos y sirios que huyen de la guerra civil.

En los primeros nueve meses de este año, mil 501 migrantes intentaron cruzar el Canal, casi tres veces la cifra de todo el año pasado, según el organismo francés que monitorea esa parte del mar. El Reino Unido dice que ha devuelto a 100 personas que ingresaron ilegalmente al Reino Unido en barcos desde enero, pero las cifras generales no están disponibles públicamente. Las autoridades en Bélgica, que llevan más de un año tratando de formar un Gobierno, no publicarán cifras actualizadas antes del próximo mes.

"La llegada del Brexit es una nueva presión, un nuevo factor que hace que quieran irse más rápido y correr más riesgos", dice Kassou. "El aumento de personas que intentan cruzar en bote o nadar está relacionado. La llegada de Boris Johnson fue una de las principales conversaciones que tuvimos. ¿Qué significa eso? Realmente necesito llegar antes del brexit, incluso si nadie sabe lo que significa".

El despliegue de técnicas más sofisticadas por parte de los británicos para tratar de detenerlos parece que hace poca diferencia. En enero, las autoridades británicas y francesas acordaron un plan de acción conjunto que incluye gastar más de 6 millones de libras (7.8 millones de dólares) en medidas adicionales para disuadir a los migrantes. Se dice que incluyen máquinas para detectar niveles de dióxido de carbono dentro de camiones y cámaras de imágenes térmicas de largo rango que podrían explorar la costa francesa desde Dover.

Según las regulaciones actuales, las personas que llegan a las costas europeas en busca de refugio deben registrar sus huellas digitales en el primer país seguro al que llegan, generalmente en Grecia, Italia o Malta y cada vez más en España. Es allí donde deben solicitar asilo. Pero si se van y pasan desapercibidos, el proceso puede comenzar de nuevo donde sea que resurjan seis meses después. Los que se lanzan a cruzar el Canal están apostando a que podrán solicitar asilo en Gran Bretaña si logran llegar. Algunos también intentarán desaparecer.

En cifras absolutas, el Reino Unido actualmente recibe, per cápita, menos solicitudes de asilo que el promedio de la UE, y menos que buscan asilo que varios otros Estados miembros de la UE. Si bien no hay estimaciones recientes y confiables sobre el número de migrantes ilegales en el Reino Unido, el observatorio de migraciones con sede en Oxford dice que los solicitantes de asilo representaron alrededor de 5 por ciento de los inmigrantes al Reino Unido en 2018.

Al otro lado del mar, en Francia y Bélgica, los campamentos son menos que en el apogeo de la crisis de refugiados en 2015. Pero cuando las autoridades eliminan uno, aparece otro poco después y las represiones solo han generado que sean más dispersos e imposibles de manejar, según Kassou.

Los eritreos comenzaron a aparecer hace unos dos años después de que las autoridades en Bruselas, a 40 kilómetros al norte, reprimieran los campamentos de migrantes en la capital.

Un trabajador humanitario de Salam, una organización que proporciona a migrantes comidas caseras, dice que encontraron alojamiento para una familia de kurdos con niños pequeños. Pasaron una noche allí, pero se fueron al día siguiente para poder regresar al bosque y estar más cerca de un estacionamiento.

"La gente logró pasar del otro lado del muro de Berlín", dice Claire Millot, quien ha estado trabajando con Salam durante aproximadamente una década. "Hace diez años, o incluso cinco, podría haber tomado tres semanas cruzar. Ahora podría tomar unos meses. Pero se las arreglan. Siempre se las arreglarán".