menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

PERFIL: Ruth Ginsburg, jueza histórica en EU e ícono feminista

COMPARTIR

···
menu-trigger

PERFIL: Ruth Ginsburg, jueza histórica en EU e ícono feminista

bulletLa etapa de Ginsburg como jueza estuvo marcada por triunfos por la igualdad de las mujeres.

AP
18/09/2020
Ruth Ginsburg, la jueza que defendió las causas civiles y los derechos de las mujeres
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Ruth Bader Ginsburg, jueza de la Corte Suprema fallecida este viernes, se movió lentamente.

Cuando la Corte estaba en sesión, a menudo tenía la cabeza gacha, lo que a veces hacía que los visitantes pensaran que estaba dormida. Una vez reconoció que ocasionalmente se quedaba dormida. Y una vez confesó haber dormido durante un Estado de la Unión.

Pero fue un error equiparar su forma de andar y su mirada con fragilidad, ya que Ginsburg mostró una y otra vez una resistencia férrea ante la pérdida personal y los graves problemas de salud que hicieron de la neoyorquina una destacada defensora de los derechos de las mujeres y con una presencia contundente en la Corte por más de 27 años.

Hizo pocas concesiones a la edad y los problemas de salud recurrentes, y trabajó regularmente con un entrenador personal. Nunca faltó a la Corte antes de los 85 años, y solo pasó eso después de una cirugía en diciembre de 2018 por cáncer de pulmón.

Ginsburg murió este viernes de complicaciones de cáncer de páncreas metastásico en su casa en Washington a los 87 años, dijo el tribunal.

Al final de su mandato en la Corte, se convirtió en un ícono de las redes sociales. Le llamaban 'Notorious RBG', un nombre acuñado por un estudiante de derecho que admiraba la disidencia de Ginsburg en un caso que recortaba una ley clave de derechos civiles.

Al principio, la jueza se sorprendió. No había nada “notorio” en esta mujer de rectitud que usaba una variedad de cuellos de encaje y a menudo aparecía en público con elegantes guantes.

Pero cuando sus secretarios legales y sus nietos le explicaron la conexión del nombre con el rapero The Notorious B.I.G., su escepticismo se convirtió en deleite. "En la palabra que usa la generación actual, es increíble", dijo Ginsburg en 2016, poco antes de cumplir 83 años.

En 2018, Ginsburg fue objeto de un documental y un largometraje de nombre La voz de la igualdad, en el que la interpretó la actriz Felicity Jones.

En sus últimos años en la Corte, Ginsburg fue la líder incuestionable de los jueces liberales, tan abierta en su disensión como cautelosa en años anteriores.

Al criticar a la mayoría conservadora de la Corte por deshacerse de una parte clave de la histórica Ley de Derechos Electorales en 2013, Ginsburg escribió que era como "tirar el paraguas en una tormenta porque no te mojas".

Su carácter en la Corte y la muerte de su esposo en 2010 probablemente contribuyeron a la decisión de Ginsburg de permanecer en el banquillo más allá del objetivo que inicialmente se propuso, para igualar los 22 años del juez Louis Brandeis y su retiro a la edad de 82.

Ginsburg tenía un afecto especial por Brandeis, el primer judío nombrado para el tribunal superior. Fue la segunda mujer de la Suprema Corte y la sexta jueza judía. Con el tiempo, se le unieron otros dos judíos, Stephen Breyer y Elena Kagan, y otras dos mujeres, Kagan y Sonia Sotomayor.

Ambos logros eran quizás impensables cuando Ginsburg se graduó de la facultad de derecho en 1959 y enfrentó el triple reto de buscar trabajo como mujer, madre y judía.

Cuarenta años después, notó que la religión se había vuelto irrelevante en la selección de los magistrados del tribunal superior y que el género iba en la misma dirección, aunque cuando se le preguntó cuántas mujeres serían suficientes para el tribunal superior, Ginsburg respondió sin dudar: "Nueve".

Podría atribuirse algo de crédito a la igualdad de sexos ante la ley. En la década de 1970, argumentó seis casos clave ante el tribunal cuando era arquitecta del movimiento por los derechos de las mujeres. Ella ganó cinco.

Ruth Bader Ginsburg no necesita un asiento en la Corte Suprema para ganarse un lugar en los libros de historia de Estados Unidos”, dijo el presidente Bill Clinton en 1993 cuando anunció su nombramiento. "Ella ya lo ha hecho".

Su etapa como magistrada estuvo marcada por triunfos por la igualdad de las mujeres, como en su opinión para el tribunal que ordenó al Instituto Militar de Virginia aceptar mujeres o renunciar a su financiación estatal.

También hubo contratiempos. Disintió enérgicamente de la decisión de la Corte en 2007 de mantener una prohibición nacional de un procedimiento de aborto que los opositores denominan aborto por nacimiento parcial. El fallo "alarmante", dijo Ginsburg, "no puede entenderse como nada más que un esfuerzo por socavar un derecho declarado una y otra vez por este tribunal, y con una comprensión cada vez mayor de su centralidad en la vida de las mujeres".

Ginsburg dijo una vez que no había ingresado a la ley como defensora de la igualdad de derechos. "Pensé que podía hacer el trabajo de un abogado mejor que cualquier otro", escribió. "No tengo talento en las artes, pero escribo bastante bien y analizo los problemas con claridad".

Además de los derechos civiles, Ginsburg se interesó por la pena capital y votó repetidamente para limitar su uso. Durante su mandato, el tribunal declaró inconstitucional que los estados ejecutaran a los discapacitados intelectuales y a los asesinos menores de 18 años.