Mundo

Otro desafío para Biden: Alexey Navalny, principal opositor a Putin, es detenido al regresar a Rusia

La decisión de encarcelar al oponente más prominente del presidente ruso marca la mayor represión de Putin en los últimos años, lo cual podría desencadenar un enfrentamiento con la nueva administración de Joe Biden.

La policía rusa detuvo al líder de la oposición Alexey Navalny, un crítico abierto del presidente Vladimir Putin, cuando llegaba a Moscú después de ser tratado en Alemania por envenenamiento, un arresto que supondrá una prueba inicial para la administración entrante de Joe Biden.

Navalny, de 44 años, fue recibido por oficiales en el control de pasaportes cuando aterrizó en Moscú en un avión desde Berlín este domingo, según un video en vivo en su canal de YouTube. El Servicio Penitenciario Federal dijo que había sido detenido por violar los términos de una sentencia suspendida, informó la cadena estatal Tass.

Navalny, cuyas revelaciones anticorrupción y su éxito en impulsar los votos contra el gobierno han aguijoneado cada vez más a las autoridades, se había estado recuperando en Alemania de un ataque con un agente nervioso en agosto, del cual él y los gobiernos occidentales culparon a Putin.

"Esta es mi casa", dijo a los periodistas que viajaron con él el domingo poco antes de que lo detuvieran. "No tengo miedo de nada". Navalny abordó el vuelo sabiendo que podría enfrentar una larga pena de prisión si regresaba.

Besó a su esposa, Yuliya, y se despidió antes de irse con la policía. Las autoridades dijeron que estará detenido en espera de una decisión judicial sobre su sentencia este mes.

La policía detuvo a decenas de sus partidarios en el aeropuerto Vnukovo de Moscú, donde les había pedido que se reunieran con él. El vuelo fue desviado a otro aeropuerto poco antes de la llegada.

La decisión de encarcelar al oponente más prominente del presidente ruso marca la mayor represión de Putin en los últimos años. Al llegar días antes de que el presidente electo de Estados Unidos, Biden, asuma el cargo, podría desencadenar un enfrentamiento inmediato con la nueva administración demócrata.


Jake Sullivan, el asesor de seguridad nacional de Biden, criticó al Kremlin y pidió la liberación de Navalny, una demanda compartida por la Unión Europea. Los funcionarios del Departamento de Estado no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Navalny regresó a casa en medio de una creciente tensión política antes de las elecciones parlamentarias rusas de este otoño y el apoyo al Kremlin flaquea en medio de la recesión del coronavirus. Putin, de 68 años, cuyo gobierno de dos décadas lo convierte en el líder con más años de servicio desde el dictador soviético Josef Stalin, anuló el año pasado los límites de mandato, lo que le permitió permanecer en el poder hasta 2036. Se están generando especulaciones de que podría dimitir mucho antes.

"Solo había dos opciones para Navalny: quedarse en Alemania o regresar a casa. Si seguía siendo un emigrado, en Rusia la gente pronto perdería interés en él ", dijo Alexei Makarkin, subdirector del Centro de Tecnologías Políticas en Moscú. "Su cálculo es que se convertirá en un símbolo de resistencia tras las rejas y un gran riesgo para Putin".

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que habla en representación de la Unión Europea en asuntos exteriores, calificó la detención de Navalny de "inaceptable". Es "otro intento más de intimidar a la oposición democrática en Rusia", dijo el primer ministro polaco Mateusz Morawiecki en Facebook.

Lituania, Letonia y Estonia están pidiendo a la Unión Europea que "considere la imposición de medidas restrictivas" a Rusia si Navalny no es liberado, dijo el ministro de Relaciones Exteriores lituano, Gabrielius Landsbergis, en Twitter.

Rusia emitió una orden de arresto contra Navalny después de acusarlo de violar las condiciones de una sentencia de fraude suspendida de tres años y medio al no comparecer en persona para una citación regular. Solicitó a un tribunal de Moscú el 11 de enero que lo reemplazara con una pena de prisión. El político de la oposición también enfrenta potencialmente cargos separados de malversación de fondos punibles con hasta 10 años de prisión.

Mientras que durante años Navalny fue encarcelado repetidamente durante semanas y se enfrentó a asaltos en la calle, en un momento casi perdió el ojo, el ataque de envenenamiento marcó el intento más serio de matarlo. Rusia negó cualquier participación y aseveró que no encontró pruebas de que el político de la oposición fuera envenenado, acusándolo de fabricarlo como parte de su trabajo para la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos.

Con Navalny ignorando la amenaza de arrestarlo, la respuesta de las autoridades rusas parece dispuesta a agriar aún más los lazos con un socio que alguna vez fue cercano, Alemania, y otros estados europeos liderados por Francia.

La canciller alemana, Angela Merkel, cuyo país ofreció tratamiento a Navalny después de su envenenamiento casi fatal durante un viaje de campaña a Siberia, lo visitó en el hospital y brindó garantías de seguridad personal. La UE sancionó a seis funcionarios rusos en octubre por el uso del arma química prohibida Novichok en el ataque.

Con la asistencia de Piotr Bujnicki, Bill Faries y Milda Seicedte.