ONU condena uso extremo de la fuerza en Egipto
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

ONU condena uso extremo de la fuerza en Egipto

COMPARTIR

···
menu-trigger
Mundo

ONU condena uso extremo de la fuerza en Egipto

bullet

29/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Notimex
 
 
Ginebra.- La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, lamentó las muertes durante las protestas en Egipto y condenó el "uso extremo de la fuerza" perpetrada por las fuerzas de seguridad egipcia.
 
 
Pillay advirtió sobre una "peligrosa polarización" en el país y pidió al gobierno del Cairo "repensar con urgencia su respuesta a los disturbios que se han extendido por el uso excesivo de la fuerza y por la falta de protección de las personas, especialmente las mujeres".
 
 
"A medida que los trágicos acontecimientos se han desarrollado, Egipto sigue siendo extremadamente frágil e inestable, e instó al gobierno a que haga un esfuerzo mucho mayor para dar cabida a puntos de vista opuestos, y tomar medidas concretas para abordar las preocupaciones del público", dijo Pillay en un comunicado.
 
 
"Esto es necesario para aumentar la participación a nivel nacional señaló Pillay, quien subrayó que "cada oportunidad perdida para lograr un consenso nacional, y cada ejemplo de un uso excesivo de la fuerza por las fuerzas de seguridad, está agravando una situación ya terriblemente tensa e inestable".
 
 
La Alta Comisionada pidió a todas las partes "a que se abstengan de recurrir a la violencia y resolver sus diferencias de manera pacífica, sin comprometer los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica".
 
 
Según ACNUDH la situación en Egipto se deterioró el 24 de enero, cuando miles de egipcios salieron a las calles para conmemorar el segundo aniversario de la revolución. Según fuentes oficiales, al menos 10 personas murieron y cientos resultaron heridas en El Cairo.
 
 
Dos días más tarde, la controversia que rodea a una decisión judicial llevó a la explosión de la violencia en las ciudades de Port Said, Suez e Ismailia, dando lugar a otras 38 muertes.
 
 
Cuatro personas más murieron en Port Said el domingo y al menos otra persona el lunes en El Cairo, llevando el total a unos 53.
 
 
"Aunque al menos 2 policías figuran entre los muertos, informes preliminares no confirmados sugieren que la mayoría de las víctimas han sido causadas por el uso de armas de fuego y el uso excesivo de gases lacrimógenos por las autoridades", indicó.
 
 
Asimismo, Pillay deploró que 25 manifestantes femeninas fueron asaltadas sexualmente en la plaza Tahrir de El Cairo en los últimos días, "en algunos casos con extraordinaria violencia".
 
 
"Ha habido una serie de incidentes bien publicitados de asalto sexual en la plaza Tahrir en los últimos 18 meses", destacó Pillay.
 
 
"Lamento el hecho de que se permite que ocurra violencia sexual con aparente impunidad, en una plaza pública (...) También ha habido muy poco esfuerzo para lidiar con el acoso sexual y la violencia sexual que tiene lugar en varias ciudades de Egipto", apuntó.
 
 
"Insto al Gobierno a que adopte medidas urgentes para garantizar que las fuerzas del orden nunca volver a utilizar una fuerza desproporcionada o excesiva contra los manifestantes, en primer lugar porque es ilegal hacerlo, y en segundo lugar, porque es probable que la situación sea aún más explosiva", urgió Pillay.
 
 
"Al mismo tiempo, es inaceptable y un incumplimiento del deber de no intervenir cuando los manifestantes están siendo atacados por criminales y cuando las mujeres son violadas y asaltadas sexualmente", dijo.
 
 
 
"Hago un llamado para investigaciones inmediatas sobre los últimos incidentes, así como una revisión a fondo de las tácticas policiales durante la gestión de manifestaciones", agregó la Alta Comisionada.
 
 
Por otra parte, el 27 de enero, el presidente Morsi declaró el estado de emergencia y el toque de queda en Ismailia, Port Said y Suez distritos durante 30 días.
 
 
A este respecto Pillay señaló que este estado de emergencia se rige por el imperio de la ley, en consonancia con las normas internacionales, y subrayó la importancia de una supervisión judicial para asegurarse que ha sido legalmente declarado y que los derechos humanos sean protegidos.
 
 
Hizo hincapié en que el derecho internacional, incluso en tiempos de emergencia, nadie podrá ser arbitrariamente privado de su vida o su ser sometido a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.
 
 
Señaló que la participación de todos los interesados en el proyecto de revisión de la legislación actual sobre las manifestaciones, asociaciones, y el acceso a la información pública sería un primer paso importante hacia una democracia sostenible.
 
 
"Todos estos son asuntos de importancia fundamental si Egipto desea encontrar su camino de regreso a la estabilidad y la unidad nacional", valoró Pillay.