menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¡Ommmm! ¿Qué es el budismo de la Tierra Pura y por qué lo relacionamos tanto con meditar?

COMPARTIR

···
menu-trigger

¡Ommmm! ¿Qué es el budismo de la Tierra Pura y por qué lo relacionamos tanto con meditar?

bulletLa meditación, además de ser una técnica de relajación, se ve como un camino hacia la iluminación. Sin embargo, esto va más allá; tiene una historia profunda que aquí te contamos.

Por the conversation
13/01/2021
El budismo se practica con diversas ramificaciones en todo el mundo, especialmente en Asia.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Mucha gente en Occidente interpreta el budismo como un camino de meditación que conduce a la iluminación.

Lo que muchos tal vez no sepan es que esta interpretación difiere enormemente de su práctica en el este de Asia.

He pasado muchos años observando templos budistas en Taiwán y China continental, y mi investigación culminó en el libro Chinese Pure Land Buddhism. Esta forma de budismo enseña a las personas a llamar a un buda llamado Amitābha con la expectativa de que, cuando mueran, los lleve a su tierra de buda pura, un lugar ideal para seguir las prácticas que los llevarán a convertirse en budas, o completamente iluminados y seres liberados.

Esta forma de práctica, fundamental para el budismo de la Tierra Pura, surgió del budismo Mahayana, una rama del budismo que surgió entre los siglos I y VI d.C.

Una de las enseñanzas innovadoras del budismo Mahayana fue que el cosmos está habitado por millones de budas, no solo por el fundador histórico de la religión. Dado que todos estos budas tenían que residir en algún lugar, y sus entornos tenían que ser tan puros como ellos, se deducía que hay muchas tierras búdicas.

El budismo de la Tierra Pura enseñó que la de Amitābha era accesible para la gente común después de su muerte. Antes del desarrollo del budismo de la Tierra Pura, la única forma de alcanzar la iluminación era a través de un arduo camino de estudio y práctica que estaba fuera del alcance de la mayoría de las personas.

En China, la enseñanza de la Tierra Pura hizo factible para la gente común la perspectiva de la liberación del sufrimiento y el logro de la budeidad. Mientras que el budismo de la Tierra Pura se extendió y se convirtió en dominante en otros países del este de Asia, China es su tierra natal.

Los budistas creen que todos los seres vivos están atrapados en un ciclo interminable de nacimiento y renacimiento y que la buena o mala fortuna que experimentan es el resultado del karma. El karma es una fuerza moral creada por las acciones que uno hace: las acciones virtuosas dan una mejor fortuna, mientras que las malas o incluso las acciones simplemente ignorantes traen la desgracia.

Se dice que el karma determina la vida futura en términos de género, inteligencia y otros atributos personales, así como el entorno de uno.

Como se cree que un buda ha purificado completamente su karma, su cuerpo y su mente están libres de todo defecto y la tierra que habita es perfecta.

Varias escrituras budistas describen las “tierras de buda” como paraísos sin maldad moral y libres de toda contaminación.

Muchos budistas esperan nacer en una tierra de buda para poder completar su camino bajo la supervisión directa de un buda.

Según el Sutra, o escritura, sobre el buda de la vida infinita de no más tarde del siglo III, un monje llamado Dharmākara decidió convertirse en buda. Después de mucho estudio y deliberación, hizo 48 votos que detallaban qué tipo de buda sería y cómo se vería su tierra.

La mayoría de estos votos presentaban una escena familiar para los creyentes: como buda, sería poderoso, sabio y compasivo. Su tierra sería magnífica, y los seres que la compartieran con él estarían tan desarrollados que ya tendrían muchos de los poderes y atributos de un buda. Estos incluían la elocuencia perfecta y la capacidad de ver y oír desde grandes distancias.

Pero entre los votos registrados en el Sūtra, fue el 18 el que lo cambió todo. Este voto estipulaba que cualquiera que simplemente lo recordara antes de la muerte renacería en su tierra de Buda:

“Si, cuando alcance la budeidad, los seres sintientes de las tierras de las diez direcciones que se confían a mí con sinceridad y alegría desean nacer en mi tierra y piensan en mí incluso diez veces”, se cita a Dharmākara.

El hecho de que se diera cuenta de su objetivo y se convirtiera en el buda llamado Amitābha significó que el voto se hizo realidad. Sin embargo, el término "diez veces" que se refiere a los pensamientos de Amitabha era vago. Otra escritura, el Sutra sobre la visualización del Buda de la vida infinita , aclaró que uno solo tenía que decir el nombre de este Buda diez veces.

Además, Dharmākara también había dicho que aquellos que "cometan las cinco graves ofensas y abusan del Dharma correcto" serían excluidos. Este Sutra eliminó tales restricciones. Las dos escrituras permitieron a los budistas comunes aspirar a un renacimiento en esta Tierra Pura.

El budismo entró en China hace unos 2 mil años y se desarrolló lentamente a medida que las escrituras estaban disponibles en traducción y los misioneros aprendieron a comunicar su mensaje.

La historia de los votos de Dharmākara resultó especialmente popular. El Sutra sobre el buda de la Vida Infinita se tradujo al chino varias veces, y los monjes eruditos dieron conferencias y comentaron sobre los sūtras de la Tierra Pura.

Los monjes y las monjas cantaban el Amitābha Sūtra durante sus devociones diarias. Este sutra, junto con los dos ya mencionados, se convirtió en los 'Tres Sutras de la Tierra Pura' que anclaron la tradición emergente.

Los primeros comentaristas chinos de estos sutras sostenían que se necesitaban grandes reservas de buen karma del pasado para escuchar siquiera estas enseñanzas. También predicaron que si la mente no se purificaba mediante la práctica previa, no se podía ver la Tierra Pura en todo su esplendor.

En los siglos VI y VII, tres monjes llamados Tanluan, Daochuo y especialmente Shandao proporcionaron nuevas interpretaciones y prácticas que le dieron al creyente común acceso completo a la Tierra Pura sin necesidad de ganarla o merecerla.

Primero, dijeron que el renacimiento en la Tierra Pura es un "camino fácil" en comparación con el "camino difícil" de la práctica budista tradicional.

En segundo lugar, que el buda Amitābha ayuda al practicante agregando su "poder de otro" al "poder de sí mismo" del creyente. En otras palabras, el poder del buda ayudó al creyente directamente y lo llevó a la Tierra Pura.

El “poder propio”, o el propio esfuerzo del creyente, puede tener efectos beneficiosos, pero no es suficiente para la liberación. La adición del poder de buda garantizó la liberación al final de esta vida.

En tercer lugar, definieron la práctica principal como llamar en voz alta el nombre de Amitābha. En los textos originales no estaba claro si la práctica consistía en meditaciones difíciles o invocación oral, pero dejaban en claro que simplemente repetir "Salve al buda Amitaqbha" haría que el buda lo transportara a la Tierra Pura.

La Tierra Pura no era un destino final, como el cielo en el cristianismo. El punto del renacimiento era estar en el entorno perfecto para convertirse en buda. Uno todavía necesitaría esforzarse por alcanzar la budeidad, pero el propio poder con el de Amitābha garantizaría el resultado final.

Piensa en estar en una escalera mecánica. Si uno o una no puede caminar en absoluto, le llevará a la cima, pero si uno a una puede caminar aunque sea un poco, la velocidad se combinará con el movimiento de la escalera mecánica para llegar más rápido.

Los creyentes de la Tierra Pura pueden recitar “Salve al buda Amitābha” en silencio o en voz alta mientras cuentan las repeticiones en un rosario; pueden participar en prácticas grupales en un templo budista local; incluso pueden participar en retiros de uno, tres o siete días que combinan la recitación con rituales de arrepentimiento y meditación.

Esta sigue siendo la forma predominante de práctica budista en el este de Asia hasta el día de hoy.

La nota original la puedes encontrar aquí.

Por Charles B. Jones , profesor Asociado de Religión y Cultura y director del Área de Religión y Cultura de la Universidad Católica de América.

*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.

*La Escuela de Teología y Estudios Religiosos de la Universidad Católica de América es miembro de la Asociación de Escuelas Teológicas.

Te puede interesar:

Planeta se alía con Alexa para ‘meditar’

Es hora de burlar tus miedos y mejorar tu estado de ánimo en el arranque de 2021