menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

OEA llama a la pacificación y rechaza 'cualquier salida inconstitucional' en Bolivia

COMPARTIR

···
menu-trigger

OEA llama a la pacificación y rechaza 'cualquier salida inconstitucional' en Bolivia

bulletEl secretario general de la Organización de Estados Americanos dio a conocer un documento sobre la postura de la organización tras la renuncia de Evo Morales y la crisis en el país.

Redacción
11/11/2019
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La Organización de Estados Americanos (OEA) hizo este lunes un llamado a la pacificación y rechazó salidas inconstitucionales en Bolivia, esto tras la renuncia del presidente Evo Morales.

"Frente a la crisis política e institucional en Bolivia, la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) rechaza cualquier salida inconstitucional a la situación. La Secretaría General llama a la pacificación y al respeto al Estado de Derecho", señaló en un documento, el cual fue publicado en redes sociales por el secretario general de la institución, Luis Almagro.

En el texto, la organización llamó a la Asamblea Legislativa Plurinacional boliviana para que se designen nuevas autoridades electorales.

"En este sentido, la Secretaría General solicita que en forma urgente se reúna la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia a los efectos de asegurar el funcionamiento institucional y nombrar nuevas autoridades electorales que garanticen un nuevo proceso electoral", puntualizó.

Además, solicitó que las autoridades sigan las pesquisas sobre los posibles delitos cometidos durante los comicios del 20 de octubre.

" Asimismo, es importante que la justicia continúe investigando las responsabilidades existentes respecto a la comisión de delitos vinculados al proceso electoral celebrado el 20 de octubre, hasta las últimas consecuencias", finalizó.

Evo Morales renunció el domingo como mandatario de Bolivia con la intención de facilitar la pacificación de su país, que vive en convulsión social poco después de que la OEA pidiera nuevas elecciones por irregularidades en los comicios presidenciales del 20 de octubre.

Una auditoría de la OEA dictaminó la existencia de irregularidades en el ejercicio y recomendó un nuevo proceso electoral, imparcial e independiente.

Bolivia entró en un vacío de poder e incertidumbre política tras la salida de Morales, presionado por el Ejército y semanas de protestas masivas. También renunciaron todas las autoridades llamadas a sucederle, según la Constitución.

La situación era tal que no había fecha para que se reuniera la Asamblea Legislativa, que debía elegir al nuevo mandatario. El líder de ese órgano y los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados también renunciaron.

La Paz, la capital política del país, amaneció este día en tensa calma tras una turbulenta noche de violencia. Turbas atacaron y saquearon comercios y las casas de exautoridades y de líderes opositores. Una flota de 15 autobuses municipales de transporte público fue incendiada. En la madrugada, la policía salió para repeler la acción de grupos vandálicos.

Las calles de la ciudad todavía seguían sin patrullaje policial. En otras ciudades se mantenían los bloques callejeros opositores. En Santa Cruz, bastión de la oposición, el líder cívico Luis Fernando Camacho llamó a mantener el paro en la ciudad por dos días más hasta que el Legislativo elija al sucesor de Morales.

Tras la renuncia del mandatario también dimitieron el vicepresidente Álvaro García, que a la vez era presidente de la Asamblea Legislativa. La presidenta del Senado, Adriana Salvatierra, y el presidente de diputados, Víctor Borda, renunciaron también a sus cargos.

Con información de Notimex y AP