Obama y Merkel: una relación de altibajos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Obama y Merkel: una relación de altibajos

COMPARTIR

···
Mundo

Obama y Merkel: una relación de altibajos

16/06/2013
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Notimex
 
Berlín.- Bajo el gobierno de Angela Merkel, Alemania ha sostenido con Estados Unidos una relación con momentos de tensión, lo que se refleja con la visita del presidente Barack Obama de esta semana, la primera oficial desde el inicio de su mandato.

Las medidas de seguridad para recibir a Obama en Berlín están en pleno curso: la Puerta de Brandenburgo y las calles aledañas ya están cerradas al tráfico, las alcantarillas ya fueron soldadas y buzos realizan reconocimientos del río Spree.

El jefe de la Casa Blanca llegará el martes próximo por la noche a la capital alemana procedente de la Cumbre del Grupo de los Ocho en Irlanda del Norte y su agenda de actividades será el miércoles. Acto seguido regresará a Washington.

Obama pronunciará con cinco años de retraso el discurso que quiso dar teniendo como fondo la Puerta de Brandenburgo, cuando era el candidato del Partido Demócrata a la Presidencia.

Merkel, que es cristianodemócrata y tenía una muy buena relación personal con el entonces presidente estadunidense George W. Bush, negó la autorización con un cierto desdén.

Fue un gesto que le costó un frío inicio con el nuevo presidente de Estados Unidos ya que Obama resultó electo. El mandatario viajó en varias ocasiones a Europa y nunca incluyó a Berlín en su agenda, lo que resultó ostensible para todas las corrientes de opinión.

A lo largo de los años transcurridos desde entonces, la relación personal ha mejorado paulatinamente y ahora el jefe de Estado estadunidense arribará a Berlín en medio de las campañas electorales para las elecciones alemanas del 22 de septiembre.

El hecho de que Obama viaje a Berlín antes de los comicios y no después, cuando ya haya un nuevo gobierno, es significativo porque se va a ver como un acto de apoyo a Merkel, pero también como un gesto pragmático porque los pronósticos indican que habrá reelección de la canciller.

Europa ya no es la prioridad de Estados Unidos en su agenda internacional, pero sigue siendo un socio importante en materia de política, de economía y seguridad. La prioridad es Asia.

Alemania es actualmente la potencia económica de la Unión Europea, y por lo tanto tiene una posición de gran peso en el concierto europeo.

La posición de Alemania de austeridad y ahorro frente a la crisis económica y financiera de los países de la Unión Europea ha si6do blanco de críticas abiertas por parte de la administración Obama.

El gobierno estadunidense considera que el problema en Europa es la posición de Alemania de mantener cerrada la llave del dinero.

La relación entre ambos ha mejorado en los últimos dos años. La Casa Blanca tuvo hace dos años un gesto hacia Merkel, cuando el presidente la invitó a Washington y le impuso la Medalla de la Libertad. La recibió con grandes honores y detalles amistosos.

Hace un año hubiera sido impensable que Obama viniera a Alemania: luchaba por su reelección, Estados Unidos seguía en medio de la crisis y también Europa.

Las relaciones entre los dos países tienen muchas facetas y una de ellas es que en estos momentos se llevan a cabo los contactos para iniciar negociaciones con vistas a un Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos.

Merkel ha asumido la posición de impulsar con todo su peso el desenlace favorable de las discusiones.

El criterio actual en las relaciones entre Estados Unidos y Alemania es el de la política pragmática: ambos gobiernos tienen ante sí grandes problemas que resolver y cada uno tiene la ambición de dar la mejor respuesta a los retos que confrontan sus países.