Mundo

Muere Rush Limbaugh, 'rey de la radio conservadora' señalado como misógino y polarizante

El comunicador fue vitoreado en su carrera, pero también criticado por comentarios contra afrodescendientes y mujeres. Popularizó el término 'feminazi'.

Rush Limbaugh, el presentador de un programa de entrevistas de radio conservador que atrajo a una gran audiencia al defender opiniones políticas de derecha y teorías de conspiración mientras atacaba a los principales medios de comunicación, murió. Tenía 70 años.

El comunicador falleció este miércoles, según Fox News, citando un anuncio de su familia. Limbaugh les dijo a sus oyentes hace un año que estaba recibiendo tratamiento para un cáncer de pulmón avanzado.

Limbaugh, una de las personas favoritas de los conservadores, incluidos los presidentes Ronald Reagan y Donald Trump, inició 'The Rush Limbaugh Show' en 1988 y amplió su audiencia a más de 27 millones de personas, según su sitio web. El programa de tres horas se transmite entre semana en Premier Networks, una subsidiaria de iHeartMedia, con sede en San Antonio, Texas. La unidad también transmite programas de charlas organizados por Glenn Beck y Sean Hannity.

En 2008, Limbaugh firmó un contrato de ocho años valorado en 400 millones de dólares, lo que solidificó su posición como el rey de la radio conservadora. Fue renovado en 2016 por cuatro años, sin revelar los detalles financieros.

A la influencia de Limbaugh se le atribuye haber ayudado al Partido Republicano a recuperar el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en 1994. También ayudó a persuadir a Trump de dar un vuelco en 2018 y vetar un proyecto de ley de financiación que no proporcionaba dinero para un muro fronterizo entre Estados Unidos y México, la promesa de campaña de la firma de Trump. El veto, prometido por Trump durante una llamada al aire a Limbaugh, provocó un cierre del Gobierno que duró más de un mes.

Trump, quien le otorgó a Limbaugh la Medalla de la Libertad el año pasado, comentó que el presentador de radio era "una leyenda" que tenía un instinto para la política y la inteligencia callejera que pocas personas poseen.

"Era un hombre fantástico, un talento fantástico", declaró Trump este miércoles durante una llamada a Fox News. "La gente, lo quisiera o no, lo respetaba, realmente lo amaba".

Aunque millones de estadounidenses lo vitorearon, muchos otros vieron al personaje de la radio como una figura grandilocuente y polarizante.

En un incidente de 2012 que le costó anunciantes, Limbaugh llamó a Sandra Fluke, una estudiante de derecho de la Universidad de Georgetown, "prostituta" por defender a los miembros del Congreso que las escuelas religiosas como Georgetown deberían estar obligadas a proporcionar un seguro médico para cubrir la anticoncepción.

"Quiere que le paguen por tener sexo", declaró Limbaugh.

El presidente de la escuela emitió un comunicado diciendo que Fluke "proporcionó un modelo de discurso civil" y calificó el comportamiento de Limbaugh como "misógino, mordaz y una tergiversación" de la posición de Fluke.

El comentario de Limbaugh durante una transmisión de ESPN en 2003 sobre el mariscal de campo de los Philadelphia Eagles, Donovan McNabb, quien es afrodescendiente, provocó la condena. Comentó que McNabb, quien había jugado en dos juegos consecutivos de campeonato de conferencia, estaba recibiendo elogios porque los medios estaban "muy deseosos de que un mariscal de campo negro lo hiciera bien".

El comentario provocó que ESPN despidiera a Limbaugh. El alboroto lo empujó a renunciar como comentarista del programa 'Sunday NFL Countdown' de la cadena días después, poco después de unirse al programa.

También dijo, en una referencia a las bandas negras: "La NFL con demasiada frecuencia parece un juego entre Bloods y Crips sin armas".

Limbaugh fue parte del llamado movimiento birther que cuestionó la ciudadanía estadounidense del expresidente Barack Obama.

Limbaugh también causó consternación por otros comentarios sobre los afroamericanos y las mujeres. Al principio de su carrera, le dijo a una persona negra en una llamada que no podía entender lo que ella estaba diciendo y le comentó que "se quitara ese hueso de la nariz y me llamara".

Popularizó el término "FemiNazis" al criticar las tácticas feministas.

En otros temas políticos candentes, estaba en contra del aborto y negó la ciencia del cambio climático. Él afirmó que el coronavirus "es el resfriado común" y aseguró que estaba siendo usado "como arma, como un elemento más para derribar Donald Trump".

En 2006, Limbaugh fue arrestado por obtener analgésicos recetados ilegalmente después de una cirugía de espalda varios años antes. Hizo un trato con los fiscales que le ahorró un juicio.

Limbaugh escribió los best-sellers Cómo deben ser las cosas y Mira, te lo dije.

Fue incluido en el Salón de la Fama de la Radio en 1993.

Rush Hudson Limbaugh III nació el 12 de enero de 1951 en Cape Girardeau, Missouri, hijo de Rush Limbaugh Jr., un abogado, y la ex Mildred Armstrong. Su abuelo paterno fue embajador de Estados Unidos en la India durante la presidencia de Dwight Eisenhower.

Limbaugh asistió a la Universidad Estatal del Sureste de Missouri sin obtener un título. Apasionado de la radio, más tarde se graduó en el Instituto Elkins de Radio y Tecnología.

Consiguió su primer trabajo en la radio cuando aún estaba en la escuela secundaria en una estación local copropiedad de su padre.

A mediados de la década de 1980, Limbaugh trabajó como presentador de televisión en KFBK en Sacramento y se convirtió en el principal presentador de radio de la ciudad.

Un factor clave en su éxito posterior fue la derogación de la "Doctrina de la Equidad" federal, que requería que las estaciones de radio dieran el mismo tiempo de transmisión a los lados opuestos de un tema político. Con esa regla desaparecida, Limbaugh pudo ser su yo desenfrenado.

Se unió a ABC Radio Network y comenzó 'The Rush Limbaugh Show', que se transmitió a nivel nacional. Posteriormente sindicado por Premiere Networks, fue escuchado en más de 600 estaciones estadounidenses.

Limbaugh se casó cuatro veces y no tuvo hijos.

'Por favor, ¡limpien mis ojos!': niña afroamericana a un policía de NY que usó gas pimienta contra ella