Ministros de GB rechazan la idea de un nuevo 'Brexit'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Ministros de GB rechazan la idea de un nuevo 'Brexit'

COMPARTIR

···
menu-trigger

Ministros de GB rechazan la idea de un nuevo 'Brexit'

bulletEl gobierno británico no está preparado para un segundo referendo sobre Brexit, advirtieron ministros, apegándose al libreto de que el acuerdo de May aún podría ser aprobado por el Parlamento con pocos cambios.

Redacción
17/12/2018
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El gobierno británico no está preparado para un segundo referendo sobre Brexit, advirtieron ministros, apegándose al libreto de que el acuerdo de la primera ministra Theresa May aún podría ser aprobado por el Parlamento con unos pocos cambios.

May retrasó una votación parlamentaria la semana pasada sobre su acuerdo para abandonar la Unión Europea (EU) porque se encaminaba a una derrota y ha intentado obtener garantías del bloque para tratar de venderlo de mejor manera a los legisladores euroescépticos.

Bruselas ha dicho que está dispuesta a ayudar, pero le advirtió que no podría renegociar el pacto.

A menos de cuatro meses de que Gran Bretaña deba abandonar la UE en marzo, el Brexit, el mayor cambio en política comercial y externa en más de 40 años desde el nacimiento del bloque, está siendo todo menos suave, complicado por las profundas divisiones entre los legisladores y a lo largo del país.

Con May enfrentando un punto muerto sobre el acuerdo en el Parlamento y la UE ofreciendo poco hasta ahora, más políticos hablan de la posibilidad de que Gran Bretaña deje el bloque sin un pacto o sobre un segundo referendo que podría impedir el divorcio.

Ayer, el exprimer ministro laborista, Tony Blair, se sumó a las voces que piden un nuevo referéndum y dijo que la UE “debe asegurarse de que, si el Reino Unido está listo para repensar la situación, también lo está” el bloque comunitario.

Las declaraciones de Blair provocaron la molestia de May quien las calificó como un “insulto” para el pueblo británico.