Mundo

Millones sin luz en México y EU... y el calentamiento global tiene parte de la culpa

En la primera semana de enero, el aire de la estratosfera sobre el Ártico se calentó repentinamente, lo que provocó las heladas en América del Norte, algo que parece ser obra del cambio climático.

Los polos de la Tierra se están calentando más rápido que cualquier otra parte del planeta. Aunque las consecuencias de ello todavía no se entienden del todo, cada vez es más evidente que muchos de los fenómenos meteorológicos extremos del mundo le deben al menos parte del mérito al Ártico.

Una ráfaga de aire frío que salió de Canadá a mediados de febrero, atravesando las Grandes Llanuras y adentrándose en el sur, ha sobrecargado la red eléctrica y ha provocado apagones generalizados en Texas, que, como muchas entidades sureñas de Estados Unidos, depende principalmente de la calefacción eléctrica, según la Administración de Información Energética.

Las heladas también han provocado afectaciones en el suministro de electricidad de México. Los ductos de gas que van de EU al país están congelados; este energético es necesario para producir luz en muchas plantas de la nación.


Alrededor de 5.9 millones de clientes, en 23 estados de la República mexicana, fueron afectados por apagones que ocurrieron tras las condiciones climáticas en Texas. Hasta este martes, todavía 1 millón de usuarios siguen sin luz.

En Estados Unidos, es la segunda vez en seis meses que las temperaturas extremas ponen de rodillas a la red eléctrica: la ola de calor que afectó a California en agosto de 2020 provocó un aumento de la demanda de energía para los equipos de refrigeración y obligó a realizar apagones por primera vez desde 2001.

¿La ola de frío de Texas está relacionada con el cambio climático? "Yo he argumentado un sí definitivo", afirmó Judah Cohen, director de previsiones estacionales de Atmospheric and Environmental Research, que forma parte de la empresa de análisis de riesgos Verisk, y que lleva más de una década estudiando lo que el calentamiento del Ártico supone para el clima del resto del mundo.

Aunque Cohen está más seguro de hacer esta conjetura que muchos otros en su campo, los datos muestran claramente que la región se está calentando más rápido que el resto del planeta. Según el Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo, el Polo Norte se ha calentado el doble de rápido que el resto de la Tierra en los últimos 30 años. "La mayoría de los científicos coinciden en que este rápido calentamiento es una señal del cambio climático provocado por el hombre", dice el sitio web del centro.

En el verano del hemisferio norte, esto ha provocado una disminución del contraste entre el calor del ecuador y el frío del Polo Norte. La fuerza de la corriente en chorro de verano, un río de viento que impulsa los sistemas meteorológicos alrededor del globo, depende de las diferencias extremas de temperatura entre estas dos regiones. A medida que el planeta se calienta y este contraste disminuye, la corriente en chorro se debilita y ya no puede empujar grandes patrones meteorológicos fuera del camino. Esto es lo que ha provocado los incendios forestales por encima del Círculo Polar Ártico, las sequías en todo el mundo y las olas de calor que han batido récords desde Moscú hasta Estados Unidos.

En el caso de la ola de frío de Texas, el fenómeno comenzó en la primera semana de enero, cuando el aire de la estratosfera sobre el Ártico se calentó repentinamente. Esto puso en marcha una reacción atmosférica en cadena de lento movimiento que debilitó el vórtice polar, la faja de vientos que mantiene el aire gélido acorralado en el Polo Norte, permitiendo que se extienda hacia las regiones templadas de Asia, Europa y América del Norte. Una vez que el frío comienza a rodar hacia el sur, muy poco puede detenerlo.

"Como dice el viejo refrán, entre el Ártico y Dallas no hay nada más que una valla de alambre de espino", dijo Dan Pydynowski, meteorólogo de AccuWeather. "Así que cuando se produce una descarga directa como esta, llegará hasta el final".

Aunque estos eventos ocurren unas seis veces por década, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, Cohen sostiene que el cambio climático ha aumentado la frecuencia con la que el vórtice polar se debilita y permite que el aire frío se desborde.

Es cierto que Texas ha visto nevar antes, dijo Bob Henson, meteorólogo de Yale Climate Connections. Pero instó a los observadores a no dejarse distraer por las anomalías individuales. "Sabemos que el clima del centro de Estados Unidos puede producir eventos como este", dijo. "La cuestión es que, cuando se suman todos los acontecimientos que ocurren los 365 días del año, es cuando se ve el cambio climático de forma más vívida".

En todo Estados Unidos, las tormentas eléctricas severas y los daños causados por el granizo han aumentado durante décadas. Parte de ello se debe al aumento de la población, pero eso no explica toda la magnitud del incremento. Aunque los científicos no están seguros de la causa exacta, hay un amplio consenso en que el clima está cambiando.

El año pasado, muchas partes de los océanos del mundo alcanzaron temperaturas cálidas récord. El Atlántico produjo un máximo histórico de 30 huracanes y tormentas tropicales en 2020. Vastas zonas del oeste fueron consumidas por incendios forestales, incluidas partes de Oregón y Washington que antes eran demasiado húmedas para producir la maleza seca necesaria como combustible. Los estudios realizados por las reaseguradoras Munich Re y Aon muestran que las catástrofes naturales relacionadas con el clima en todo el mundo han aumentado a lo largo de los años, mientras que los daños causados por otros fenómenos, como los terremotos y los volcanes, se han mantenido.

La disparidad entre el calentamiento y el enfriamiento se hace más evidente en los registros históricos. En el último año se han establecido 292 récords de calor de todos los tiempos, según los Centros Nacionales de Información Medioambiental, en comparación con tres récords de bajas temperaturas. Los científicos señalan repetidamente este dato para demostrar que el mundo se está calentando.

"No es ningún secreto que los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes", afirmó Jennifer Francis, científica del Centro de Investigación Climática Woodwell de Woods Hole (Massachusetts). "Los científicos del clima llevan años, quizá décadas, prediciendo este comportamiento, por lo que no es ninguna sorpresa que estemos viendo fenómenos extremos consecutivos de diversos tipos en todo el mundo".

Durante lo peor del frío del lunes, 157 millones de personas en todo Estados Unidos vivían bajo advertencias de tormenta invernal o avisos meteorológicos, dijo Brian Hurley, pronosticador principal de la rama del Centro de Predicción Meteorológica de Estados Unidos. En Dallas hizo más frío que en Anchorage, Alaska. El frío en sí mismo dañó o forzó a los proveedores de energía a desconectarse en una parte del país mal preparada para las gélidas temperaturas.

"El lamentable estado de la red eléctrica de EU pone de manifiesto la evidente necesidad de modernizar la red", dijo Francis, así como "las crecientes vulnerabilidades de las infraestructuras de todo tipo".

Hasta hace unas dos semanas, el invierno fue relativamente suave en Estados Unidos. Enero fue el noveno más cálido en los 48 estados contiguos, con temperaturas entre las 10 más cálidas del mes en Washington, Montana, Dakota del Norte, Dakota del Sur, Minnesota, Michigan y Maine, dijeron los Centros de Información Ambiental. Diciembre también fue suave en la mayoría de los lugares.

Todavía no es posible relacionar el frío extremo de los últimos días directamente con el cambio climático, pero Henson dice que eso no importa en el panorama general.

"El cambio climático es real independientemente de un brote de frío extremo", dijo. "No es necesario explicar cada brote de frío y nieve para explicar el cambio climático".

Cenace hará, por segundo día consecutivo, cortes de energía; afectarán a 12 estados