Migrantes acampan en puente fronterizo que conecta Matamoros y Texas; piden ser escuchados
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Migrantes acampan en puente fronterizo que conecta Matamoros y Texas; piden ser escuchados

COMPARTIR

···

Migrantes acampan en puente fronterizo que conecta Matamoros y Texas; piden ser escuchados

Las personas dijeron que estaban cansados de esperar para presentar sus peticiones iniciales de asilo en el cruce fronterizo de Estados Unidos.

Perla Reséndez /corresponsal
10/10/2019
Actualización 10/10/2019 - 18:22
Migrantes se reúnen junto a una cerca fronteriza después de acampar en el Puente Internacional Gateway.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

MATAMOROS, Tamps.- Un grupo de alrededor de 400 migrantes que buscan asilo en Estados Unido bloquearon por nueve horas el puente internacional que conecta Matamoros, Tamaulipas, con Brownsville, Texas.

Desde la medianoche del miércoles, el grupo conformado por hombres, mujeres y niños, decidieron pasar la noche en medio del paso vehicular y peatonal del puente, por lo que oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP en inglés), decidieron cerrar el portón y prohibir el paso a Estados Unidos a la 1:30 horas.

El cierre de este puente internacional provocó caos y problemas a los mexicanos que a diario cruzan a la ciudad de Brownsville para asistir a la escuela y trabajo, reportándose hasta casi dos horas de espera para cruzar por el puente Los Tomates.

La Oficina de Aduanas de Estados Unidos anunció a través de un comunicado que las audiencias programadas para este día serán reprogramadas para una fecha posterior.

Por el lado estadounidense, policías se prepararon para un eventual intento de cruce masivo por parte de los manifestantes, sin embargo, los migrantes permanecieron en el lugar, exigiendo que las citas sean agilizadas, ya que señalaron no querer permanecer más tiempo en Matamoros.

Los migrantes dijeron que estaban cansados de esperar para presentar sus peticiones iniciales de asilo en el cruce fronterizo de Estados Unidos.

El alcalde de ese municipio, Mario Alberto López Hernández, y el representante de la oficina del Instituto Nacional de Migración en Tamaulipas, Seguismundo Doguim Martínez, acudieron al lugar para tratar de convencer a los manifestantes de retirarse.

Luego de varios intentos, se llegó al acuerdo de liberar el paso a cambio de recibir atención médica para los enfermos y mejoras en la atención.

El municipio de Matamoros vive un problema de hacinamiento en las casas y refugios de migrantes, por lo que un buen número ha decidido vivir cerca del puente internacional en casas de campaña o a la intemperie.

Días atrás, la avenida Tamaulipas fue cerrada parcialmente para instalar regaderas y baños portátiles, con lo que se pretende que los migrantes dejen de usar el río Bravo para bañarse y realizar sus necesidades fisiológicas, el alcalde prometió instalar lavaderos y tendederos.

Poco después de las 16:00 horas, los oficiales de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), reabrieron el paso del Puente Nuevo que conecta a Matamoros, Tamaulipas con Brownsville, Texas.

Ernesto Banegas, un albañil hondureño de 51 años, dijo que la protesta comenzó después de que circularan rumores en el campamento de migrantes ubicado cerca del puente de que se les podría permitir la entrada a Estados Unidos.

“No queremos obstaculizar el tránsito, sólo que alguien hable con nosotros y esta era la única forma de intentarlo”, señaló Banegas, quien huyo de su país después de que secuestraran a su hijo de 5 años.

“Que nos diga sí o no”, destacó Carla Moradel, una mujer de 21 años que lleva dos meses esperando después de haber sido enviada de regreso a México tras cruzar a Estados Unidos.

“Si me hubieran dicho claro que no, me hubiera vuelto a Honduras, pero todavía creo que hay una oportunidad”, mencionó Moradel, quien dejó Honduras con su hijo de 5 años porque no encontraba trabajo.

Bajo una práctica denominada dosificación, las autoridades estadounidenses en muchos cruces fronterizos aceptan apenas unos cuantos solicitantes por día. The Associated Press encontró alrededor de 19 mil nombres en las listas de espera de cuatro ciudades fronterizas visitadas a finales de julio.

Orlando Valerio, un migrante nicaragüense de 53 años, informó que él fue uno de los que no llegó a su audiencia.

“Les entiendo, soy uno de ellos, pero no pueden obstaculizar las cosas así”,

Los migrantes le dijeron que vivían en condiciones sucias en Matamoros con pocos albergues y acceso a sanitarios.

- Con información de AP.