Los olvidados de Libia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Los olvidados de Libia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Los olvidados de Libia

bulletUna vez que los migrantes que tratan de llegar a Europa terminan en uno de los centros de detención de Dirección Libia de Lucha contra la Migración Ilegal, nunca saben cuándo saldrán.

Por MICHAËL NEUMAN / MÉDICOS SIN FRONTERAS
21/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Es la temporada de partida. Embarcaciones improvisadas con hombres, mujeres y niños a bordo se dirigen al mar, una tras otra. Desde principios de año, 2 mil 300 personas han llegado a Europa, y más de 2 mil han sido interceptadas y traídas a Libia por guardacostas capacitados y financiados por europeos. Para algunos de ellos, llegar a Europa siempre ha sido su objetivo. Para otros, la elección llegó después de ser atrapados en redes de tráfico de personas y sometidos a tortura y abuso.

Sus rutas cruzan aquí, pero sus razones para abandonar sus países de origen rara vez son equivocadas. Es febrero de 2020 y muchas personas esperan probar su suerte. Partieron de Trípoli, Khoms y Sabratha, ciudades donde se entremezclan conflictos armados, intereses comerciales, tribalismo, semblantes de un estado funcional y corrupción. Los libios no se libran de los efectos de los disturbios y la guerra. Sin embargo, los visitantes se sorprenden de lo normal que parece la vida aquí. Los mercados llenos de frutas y verduras y el tráfico pesado que obstruyen las calles de Trípoli parecen confirmar esta normalidad, pero en realidad reflejan una ciudad que gime bajo el peso de las personas desplazadas que llegan en grandes cantidades desde áreas afectadas por la guerra que ha desgastado terriblemente al país entre el Gobierno interino libio, que aún reina sobre Trípoli, parte de la costa oeste, y el LNA, dirigido por Haftar, que controla gran parte del resto del país.

Las potencias internacionales (Italia, Francia, Rusia, Turquía y Emiratos Árabes Unidos) se han unido gradualmente a la guerra, transformando a Libia en un 'barril de pólvora' que puede explotar con cada disparo de uno de los beligerantes. Como resultado del enfrentamiento directo entre Erdogan y Putin, la evolución del conflicto depende tanto de los acontecimientos en Idlib, Siria, como en Trípoli.

Este es el país devastado por la guerra en el que la Unión Europea está desplegando su política de apoyo a la intervención y el retorno de los migrantes. Estamos hablando del financiamiento y la capacitación de los guardacostas libios, la delegación del rescate marítimo a los buques mercantes, la intimidación de los botes de rescate de las ONG, la suspensión de la Operación Sophia, etc.

Y nada ayuda: ni los bombardeos al puerto de Trípoli y al aeropuerto, ni los ataques con cohetes a los centros de detención cercanos a las instalaciones militares, ni siquiera los testimonios de las pésimas condiciones de vida en estos centros de detención, la apropiación indebida de fondos internacionales o la extrema precariedad de los migrantes que viven en las ciudades de Libia son suficientes para agitar las certidumbres europeas. Reina la hipocresía: la Unión Europea afirma estar en contra de la detención mientras la cultiva con su apoyo al sistema de intercepción libio; El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados condena las intercepciones en el mar sin mencionar la responsabilidad de los europeos.

Once centros de detención están actualmente bajo la responsabilidad de la Dirección Libia de Lucha contra la Migración Ilegal (DCIM). La lista cambia regularmente, pero no siempre sabemos por qué. Tampoco sabemos si la desaparición de un centro realmente significa que ya no tiene a ningún detenido, o si todavía viven allí bajo algún régimen informal y probablemente aún más violento.

Una vez en estos centros, las personas nunca saben cuándo saldrán: algunos escapan, otros logran salir, muchos se pudren allí durante meses o incluso años. La espera es física y psicológicamente devastadora. Este es el destino de los detenidos en Dar El Jeb, cerca de Zintan en las montañas Nafusa, muy alejados y completamente olvidados: la mayoría de ellos, los eritreos, han estado allí durante dos años o incluso más.

No hay suficiente comida para circular entre los detenidos. A los migrantes rara vez se les permite salir, sus celdas están oscuras y muy frías o muy calientes. Los largos días están marcados por el sonido de las llaves en las cerraduras y las rejas. En la noche del sábado 29 de febrero al domingo 1 de marzo, diez días después de que me fui, un incendio, sin duda accidental, en el centro de detención de Dar El Jebel se cobró la vida de un joven eritreo.

Ciertamente podemos confirmar que el trabajo iniciado en estos centros, el enfoque en mejorar las condiciones de vida, las consultas médicas, los complementos alimenticios y también, y quizás lo más importante, nuestra presencia física, visible y regular han ayudado a humanizarlos, incluso para reducir los niveles de violencia. Pero también sabemos que cualquier progreso realizado es frágil, que cualquier cambio en el equilibrio local o un cambio de guardia puede quitarnos la confianza ganada y los servicios que brindamos.

Aquí es normal escuchar a los directores de estos centros explicar que las mujeres y los niños no pertenecen a estos lugares, ni tampoco es raro que inflijan un castigo severo a cualquier persona que intente escapar. Algunos de ellos matan de hambre a sus detenidos; otros los dejan salir cuando la compañía contratada para proporcionar comidas suspende sus servicios porque no se les ha pagado. Sin embargo, si se abrieran las puertas de algunos de estos centros de detención, muchos de los detenidos probablemente se quedarían adentro, prefiriendo la precaria existencia que conocen a las aterradoras incertidumbres externas. Nuestros equipos han sido contactados por mucha gente. En este país fragmentado, dominan las dinámicas y los riesgos políticos locales. Algo que aprendemos rápidamente en Libia es que es imposible generalizar una situación.

Estamos igualmente seguros de que no es nuestra vocación convertirnos en el servicio de salud de un sistema de detención arbitraria. Estas personas deben salir. En su mayoría son hombres, pero también hay mujeres y niños, a veces muy jóvenes, a veces nacidos de una violación, a veces nacidos en detención. La exposición a la violencia, la vulnerabilidad a las milicias y los traficantes de personas, y la posibilidad de que los internos trabajen y ganen algo de dinero varía considerablemente de un centro a otro, al igual que las posibilidades de las organizaciones de ayuda humanitaria de ganar espacio para trabajar.

Y lo más importante, sabemos que los centros oficiales de detención solo tienen dos o tres mil migrantes en peligro en Libia. Entonces, ¿qué pasa con los demás? Muchos de ellos trabajan, viviendo la precaria existencia que es la suerte, en diversos grados, por supuesto, de tantos inmigrantes en todo el mundo, desde Dubai hasta París, desde Jartum hasta Bogotá. Pero varias decenas de miles más, ya sea por mala suerte o porque no quieren ganarse la vida en Libia, recurren a los servicios poco confiables de los traficantes de personas y corren un riesgo muy alto de secuestro, tortura y abuso.

Algunos de estos migrantes, entre 45 mil y 50 mil provenientes en su mayoría de Eritrea, Sudán o Somalia, son reconocidos como refugiados o solicitantes de asilo por la Alta Comisión para los Refugiados. Otro gran número, originario de Nigeria, Malí, Marruecos, Guinea, Bangladesh, etc., se les consideran migrantes económicos. Estas personas son las más olvidadas.

Para aquellos en centros de detención, todavía hay una pequeña posibilidad de ser reubicados. El año pasado, el HCR pudo organizar la partida de 2 mil 400 personas a Níger y Ruanda, donde nuevamente fueron ubicadas en centros mientras esperaban que otro país, generalmente europeo, las aceptara. A este ritmo, llevará 20 años evacuar a todos, y eso sin contar a los recién llegados.

Además, el programa de 'reasentamiento' da prioridad a las personas identificadas como vulnerables, es decir, mujeres, niños y enfermos. Los hombres adultos solteros, que incluyen a la mayoría de los eritreos, por ejemplo, tienen pocas posibilidades de estar entre las raras personas seleccionadas. Pero profundamente endeudados y con temores legítimos por su seguridad en su país de origen, no volverán bajo ninguna circunstancia. Habiendo perdido la fe en la capacidad del HCR para sacarlos, su única esperanza restante es un cruce peligroso e improbable hacia el Mediterráneo.

Cuando el HCR saca a la gente de los centros de detención, ya que no hay otros lugares seguros, los envía a las ciudades, principalmente a Trípoli, donde se convierten en 'refugiados urbanos' y reciben un paquete de ayuda único que es muy básico. La protección individual que se les pudiera llegar a ofrecer por parte del Gobierno es nula. En la ciudad, los migrantes están nuevamente a merced de los traficantes de personas y la violencia.

Esto es lo que les sucedió a dos eritreos, que fueron asesinados, en enero pasado. Estas dos personas habían pasado algún tiempo bajo la protección de la HCR en sus instalaciones de reunión y salida. El HCR abrió este centro en Trípoli a finales de 2018. Gestionado conjuntamente con las autoridades libias, inicialmente fue diseñado para facilitar la evacuación de los solicitantes de asilo a otros países. Originalmente destinado a albergar a mil personas, no sobrevivió durante mucho más de un año, cayendo en desgracia por el conflicto que incendió la capital en abril de 2019 y la proximidad de la milicia de combate.

En cualquier caso, algunas personas prefieren la cierta precariedad de los centros de detención a la incertidumbre aún más preocupante de vivir al aire libre. En consecuencia, vemos regularmente personas que regresan a ellos. En enero, cuatro mujeres somalíes, a las que se ordenó abandonar el GDF en enero, optaron por tomar un taxi y unirse a sus esposos que estaban detenidos en Dar El Jebel y de quienes habían sido separados por el HCR, que no reconoce la legalidad de las parejas. . Después de las falsas promesas de evacuación, ahora se enfrentan a un absurdo adicional: las personas registradas en el HCR no tienen derecho a beneficiarse del sistema de repatriación voluntaria de la Organización Internacional para las Migraciones, incluso si quisieran.

Para todos los demás, desprotegidos por el HCR, el panorama es muy oscuro. La única posibilidad de llegar a Europa es un cruce marítimo peligroso. La alternativa es un regreso a casa, promovido y organizado por la Organización Internacional para las Migraciones y que muchos consideran como una derrota insuperable. La OIM ha organizado más de 40 mil de estos retornos desde 2016. En 2020, es probable que alrededor de 10 mil personas acepten una 'salida voluntaria', un nombre absurdamente inapropiado para esta injusticia es difícil de imaginar. Al menos estos personas migrantes habrán tenido su experiencia de pasar por Libia.

La situación de los migrantes en Libia es banal y excepcional. Excepcional debido a la intensa violencia a la que están expuestos un gran número de ellos: la violencia de los traficantes de personas y secuestradores, la violencia de posiblemente morir en el mar y la violencia de la guerra. Pero también es terriblemente banal: hay poca diferencia entre un eritreo que vive con las ratas bajo algún puente parisino y otro eritreo que vive en un centro de detención en Khoms. Su experiencia de migración es increíblemente violenta, su situación es precaria y peligrosa. La situación de un darfuri en Agadez no es mucho mejor, ni la de un afgano en Samos, Grecia. Es difícil no ver a esta población, incapaz de moverse en este mundo de movilidad global, como las personas más indeseadas entre los no deseados. Ellos son los olvidados.

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.Mexico/

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico