'Llevar máscara no es delito': miles protestan en Hong Kong tras prohibir su uso
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

'Llevar máscara no es delito': miles protestan en Hong Kong tras prohibir su uso

COMPARTIR

···

'Llevar máscara no es delito': miles protestan en Hong Kong tras prohibir su uso

Muchos centros comerciales, tiendas; así como el metro y trenes cerraron por los disturbios. Se reporta que hubo más de 157 detenidos y decenas de heridos.

AP
06/10/2019
Actualización 06/10/2019 - 22:55
Manifestantes usan máscaras en protestas de Hong Kong.
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

HONG KONG.- Coreando 'Llevar máscara no es un delito', decenas de miles de personas salieron este lunes (tiempo local) a pesar de la lluvia para marchar por el centro de Hong Kong, después de que un tribunal rechazara un segundo intento de bloquear la prohibición de llevar máscaras, que pretende sofocar las protestas prodemocracia iniciadas hace cuatro meses.

Muchos centros comerciales, tiendas; así como el metro y trenes cerraron por los disturbios. Se reporta que hubo más de 157 detenidos y decenas de heridos. Miles de personas convertían la calle en un mar de paraguas, coreando también: “¡Gente de Hong Kong, resiste!”.

La norma sobre las máscaras entró en vigor el sábado, desencadenando más episodios de violencia en los últimos dos días. Un joven manifestante fue baleado el viernes por la noche en la movilización después de que un agente fuera de servicio disparase su pistola para defenderse.

El alto tribunal rechazó el domingo emitir una orden que paralizara la prohibición a las máscaras, aunque celebrará una audiencia pública este mes sobre la solicitud de 24 legisladores contra el uso de los poderes de emergencia que hizo la jefa de gobierno, Carrie Lam, para aprobar la medida sin pasar por la legislatura, explicó el parlamentario Dennis Kwok.

La asediada líder dijo que prohibir las máscaras era necesario para detener la violencia que ha “medio paralizado” la ciudad, ya que permiten a los manifestantes radicales ocultar su identidad. Las protestas son el mayor desafío al gobierno de China desde que Gran Bretaña devolvió a Beijing el control sobre la excolonia en 1997.

Muchos centros comerciales, tiendas y la red entera de metro y trenes cerraron el sábado tras una marcha nocturna.

En torno a la mitad de las 94 estaciones de metro de la ciudad reabrieron el domingo, pero muchos centros comerciales permanecieron clausurados mientras miles de personas convertían la calle en un mar de paraguas, coreando “Gente de Hong Kong, resistan”. Algunos manifestantes levantaron después barricadas mientras otros destrozaban comercios.

Las voces críticas temen que el empleo de la Ordenanza de Regulaciones de Emergencia, que otorga amplios poderes a Lam para aplicar todas las medidas que crea necesarias en una emergencia, allanará el camino a regulaciones más draconianas. La ley fue aprobada por los gobernantes coloniales británicos en 1922 para acabar con una huelga de marineros, y se utilizó por última vez en 1967 para sofocar unos disturbios.

Lam no ha descartado tomar más medidas si la violencia continúa.

“Esta ley de emergencia es muy antigua y draconiana. Carrie Lam la está utilizando como una especie de arma de destrucción masiva para lanzar una bomba nuclear sobre Hong Kong”, dijo la legisladora Claudia Mo.

Aunque la corte rechazó la petición de una orden judicial, Kwok y Mo celebraron su decisión de acelerar la vista. El tribunal no fijó una fecha, pero indicó que sería al final de este mes.

“Este es un caso constitucional. El tribunal ha reconocido que hay controversia en cuanto al uso de la ley de emergencia”, dijo Mo.

Muchos manifestantes que llevaban máscaras el domingo dijeron que la prohibición socava su libertad de expresión. La norma incluye a reuniones con o sin aprobación policial y supone una pena de hasta un año de cárcel y una multa.

“Carrie Lam no es el dios de Hong Kong. No puede hacer lo que quiera”, dijo la jubilada Patricia Anyeung, que marchaba con su hermana, Rebecca. Ambas llevaban máscaras. La mujer dijo que lleva meses manifestándose y que no se dejaría intimidar.

“No pueden detenernos a todos. Somos miles”, afirmó. “No hay vuelta atrás, estamos en un punto de no retorno”, dijo Annyeong, que se describió como una jubilada acomodada con pasaporte británico y dijo que podría abandonar la ciudad si se suspenden las libertades en Hong Kong.

Muchos manifestantes pacíficos dicen que la violencia se ha convertido en un medio para obtener un fin, la única forma de que los jóvenes manifestantes enmascarados puedan obligar al gobierno a ceder ante las demandas de democracia plena y otras reformas.