Las segundas olas 'atormentan' el camino de recuperación del coronavirus en Asia
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Las segundas olas 'atormentan' el camino de recuperación del coronavirus en Asia

COMPARTIR

···
menu-trigger

Las segundas olas 'atormentan' el camino de recuperación del coronavirus en Asia

bulletEstas segundas olas están resultando aún más difíciles de rastrear y los expertos dicen que las vacunas podría tomar al menos un año hasta que estén listas para su uso.

Bloomberg
14/05/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Una anciana sin antecedentes de viaje. Un brote inesperado en una discoteca. Contagios en ciudades cercanas a las fronteras internacionales sin una fuente perceptible.

Después de contener los brotes a través de medidas que van desde cuarentenas estrictas hasta regímenes de pruebas rápidas, las economías asiáticas que han tenido algunos de los mayores éxitos en sofocar el coronavirus (Hong Kong, Corea del Sur y China) ahora enfrentan resurgimientos que subrayan cómo puede ser casi imposible erradicarlo.

Es un recordatorio doloroso que a medida que los países se abren nuevamente y las personas reanudan su vida normal, es probable que se produzcan brotes imposibles de rastrear, incluso después de una pausa prolongada en la aparición de casos.

Los científicos han advertido que la enfermedad nunca desaparecerá, ya que acecha en algunas personas sin causar ningún signo externo de enfermedad.

"Dada la población asintomática, estos casos surgirán de fuentes inesperadas", dijo Nicholas Thomas, profesor asociado de salud pública en la Universidad de la Ciudad de Hong Kong. "Es inevitable que el reinicio de las sociedades conduzca a la aparición de más casos".

En Hong Kong, un paciente de 66 años sin antecedentes de viaje reciente puso fin a la tan envidiada racha de 23 días de casos locales. Ahora se ha confirmado que algunos de los miembros de su familia también están infectados, y cada vez hay más temores de que la mujer haya contagiado a más personas mientras salía por su despensa por las calles de la ciudad de Hong Kong antes de ser diagnosticada con el virus.

En el continente chino, un brote de más de 20 nuevas infecciones en el noreste de China ha obligado a las autoridades a imponer restricciones de movimiento en dos ciudades lo que recuerda el bloqueo impuesto a Wuhan, la ciudad donde surgió el virus. Las escuelas que acababan de abrir de nuevo a los estudiantes se cerraron nuevamente en tres ciudades chinas con una población total de 13 millones de personas.

No muy lejos del nuevo brote de China, Corea del Sur ha identificado más de 100 casos nuevos de varios clubes nocturnos frecuentados por clientes homosexuales. Los funcionarios de salud están tratando de evaluar a más de 5 mil 500 personas que visitaron los clubes desde fines de abril, pero algunos temen presentarse debido a la persistente homofobia en el país . El brote amenaza la estrategia que ha recibido elogios en todo el mundo por contener el virus sin medidas estrictas de bloqueo.

“Ahora se ha demostrado que la epidemia tiene una cola muy larga", dijo Wu Zunyou, el jefe de epidemiología del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades, o CDC, en la televisión estatal a principios de esta semana.

Existe un consenso cada vez mayor de que el virus no desaparecerá, a diferencia de su primo cercano que causó el brote del Síndrome Respiratorio Agudo Severo en 2003 que infectó a unas 8 mil personas en Asia.

Las personas que contrajeron SARS se enfermaron de inmediato y visiblemente, y una vez que fueron puestos en cuarentena para recibir tratamiento, se detuvo la transmisión. Pero el nuevo coronavirus se manifiesta en muchas personas con pocos, ningún síntoma o síntomas poco comunes, lo que garantiza que las cadenas de transmisión ocultas perduran y los casos probablemente aumenten estacionalmente, como con la gripe.

Además, las personas infectadas con SARS no transmitían la enfermedad durante el período de incubación del virus o incluso en sus primeros días. Por el contrario, el nuevo virus no necesariamente enferma a las personas, pero puede transmitirse fácilmente mientras aún se está incubando, lo que dificulta la detección temprana y la contención.

"Tenemos que encontrar formas de vivir con el virus por ahora, y esta es la nueva normalidad", dijo Takeshi Kasai, director regional de la Organización Mundial de la Salud para el Pacífico occidental en una sesión informativa este jueves. "Mientras el virus esté circulando en este mundo interconectado, y hasta que tengamos una vacuna segura y efectiva, todos estarán en riesgo".

Más de un centenar de vacunas están en desarrollo a nivel mundial, pero los expertos dicen que podría tomar al menos un año hasta que estén listas para su uso.

Complicando los esfuerzos de contención, las segundas olas están resultando aún más difíciles de rastrear. Sigue siendo un misterio para los epidemiólogos en China cómo un trabajador de lavandería de 45 años en una estación de policía local en la ciudad de Shulan, en el norte de China, se infectó a principios de este mes, desencadenando una cadena de más de 20 infecciones.

Según Wu, de los CDC de China, es posible que ni siquiera sea la primera infección en la cadena debido a los diferentes períodos de incubación. "La mujer de la lavandería podría haberse enfermado después de dos o tres días, mientras que la fuente real solo está enferma después de siete u ocho días", dijo. "En ese caso, es muy difícil saber exactamente quién infectó a quién".

Los funcionarios de salud ahora están realizando una secuenciación genética para el virus obtenido del nuevo grupo de pacientes y lo compararán con la cepa encontrada en los viajeros infectados que regresan de Rusia para determinar si están relacionados, según Wu.

También se sospecha que el grupo podría provenir de Corea del Norte dada la proximidad del área a la frontera de China con la nación. Corea del Norte aún no ha confirmado ninguna infección por COVID-19, pero el ejército estadounidense dijo que sospecha que hay casos, y el régimen de Kim Jong-un ha aceptado la ayuda de otras naciones para combatir el virus.

Corea del Sur ha sido ampliamente alabada por controlar su brote sin recurrir a restricciones opresivas sobre su gente. Pero su envidiada estrategia de pruebas masivas y rápidas, que ralentiza la propagación del virus y mantiene baja la mortalidad, puede haber alcanzado su límite.

Más de la mitad de los asistentes al club a quienes las autoridades sanitarias de Corea del Sur quieren realizar pruebas permanecen sin identificar y algunos no se presentan debido al temor de ser descubiertos como homosexuales.

De vuelta en Wuhan, China, la aparición de seis casos locales este mes llevó a la ciudad a embarcarse en una tarea ambiciosa : prepararse para evaluar a toda su población de 11 millones en diez días.

A pesar de sus respuestas rápidas y la abundancia de recursos como kits de prueba, con los que otros países aún luchan, las naciones asiáticas podrían ser más vulnerables a un resurgimiento dada la mayoría de las personas que viven en bloques de apartamentos llenos de gente.

"Los altos niveles de densidad de población, especialmente en urbanizaciones públicas, significa que cualquier virus tiene múltiples fuentes de transmisión dentro de áreas geográficas muy limitadas", dijo Thomas, de la Universidad de la Ciudad de Hong Kong. "Este es el desafío que Asia enfrenta mucho más que el resto del mundo".