La próxima crisis de COVID-19 en EU podría ser una ola de suicidios, advierten investigadores
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La próxima crisis de COVID-19 en EU podría ser una ola de suicidios, advierten investigadores

COMPARTIR

···
menu-trigger

La próxima crisis de COVID-19 en EU podría ser una ola de suicidios, advierten investigadores

bulletEl aislamiento, el desempleo y el dolor están creando una crisis de salud mental en Estados Unidos, de acuerdo con especialistas.

Bloomberg /Cynthia Koons, Riley Griffin y Emma Court
10/05/2020
Actualización 10/05/2020 - 21:15
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El aislamiento, el dolor y las dificultades económicas relacionadas con COVID-19 están creando una crisis de salud mental en Estados Unidos, e investigadores advierten que podría empeorar la tasa de suicidios, que ya está en aumento.

Un estudio publicado el viernes intentó cuantificar el número de víctimas. El documento, que no fue revisado por expertos, descubrió que en la próxima década hasta 75 mil personas más podrían morir de "desesperación" de la crisis de coronavirus, un término que se refiere a suicidios y al abuso de sustancias. fallecidos. La investigación fue realizada por Well Being Trust e investigadores afiliados a la Academia Estadounidense de Médicos de Familia.

"Espero que en 10 años la gente mire hacia atrás y diga: 'Vaya, lo sobreestimaron'", dijo John Westfall, director del Centro Robert Graham de Estudios de Política en Medicina Familiar y Atención Primaria, quien co-escribió el informe.

Incluso cuando la economía estadounidense se recuperó después de la última recesión, los suicidios y las sobredosis afectaron la esperanza de vida de los estadounidenses. Los expertos en salud mental temen que la incertidumbre económica y el aislamiento social de la pandemia empeoren las cosas en un momento en que el sistema de atención médica ya está abrumado. La tasa de suicidios en Estados Unidos ha aumentado durante dos décadas, y en 2018 alcanzó su nivel más alto desde 1941, según un estudio de JAMA Psychiatry en abril llamado "Mortalidad por suicidio y enfermedad por coronavirus 2019: ¿una tormenta perfecta?". El autor Mark Reger argumentó que el distanciamiento social podría obstaculizar los esfuerzos de prevención del suicidio y dijo que garantizar que eso no suceda es una "prioridad nacional de salud pública".

"Hay una paradoja", dijo Jeffrey Reynolds, presidente de una agencia de servicios sociales sin fines de lucro con sede en Long Island, la Asociación de Niños y Familias. "El aislamiento social nos protege de un virus contagioso que pone en peligro la vida, pero al mismo tiempo pone a las personas en riesgo de sufrir las principales causas de muerte en los Estados Unidos: suicidio, sobredosis y enfermedades relacionadas con el abuso del alcohol".

Desde mediados de marzo, el número de personas que solicitan beneficios de desempleo ha llegado a unos 33 millones. La satisfacción con la vida de los estadounidenses se ha erosionado rápidamente durante ese mismo período, según una encuesta publicada el viernes por Gallup. El porcentaje de adultos estadounidenses que están muy contentos con sus vidas actuales y optimistas sobre su perspectiva futura se ha reducido a un nivel no visto desde noviembre de 2008 durante la Gran Recesión, mostró el análisis de más de cuatro mil encuestas.

"Una de las cosas principales que la gente debería quitar de este documento es que el empleo es importante", dijo Benjamin Miller, director de estrategia de Well Being Trust y psicólogo clínico que trabajó en el estudio. "Importa para nuestro sustento económico y para nuestra salud mental y emocional".

La incertidumbre financiera causada por la pandemia de coronavirus, junto con la sensación generalizada de aislamiento exacerbada por las órdenes de quedarse en casa, hace que este momento sea sin precedentes, diferente de cualquier otra recesión económica en la historia reciente, y por lo tanto, potencialmente difícil de modelar en función de eventos pasados.

"Es útil tener una llamada de atención", dijo Ken Duckworth, director médico de la Alianza Nacional sobre Enfermedades Mentales. "El desempleo tendrá un impacto muy importante en las muertes por desesperación".

Los datos ya muestran que los estadounidenses de bajos ingresos están más afectados por el estrés relacionado con el coronavirus que sus contrapartes más ricas: un estudio de la Kaiser Family Foundation que mostró que el 26 por ciento de las personas que ganan menos de 40 mil dólares al año dijo que el virus tenía un "impacto negativo importante" en su salud mental; solo el 14 por ciento de las personas que ganan 90 mil dólares al año o más al año dijeron que lo mismo era cierto para ellos.

La Escuela de Salud Pública Johns Hopkins Bloomberg comenzó a medir el "sufrimiento mental" a partir de marzo basándose en estudios de la epidemia de SARS de 2003. A principios de mes, puntos críticos como California, Washington, Nueva York y Massachusetts informaron que el sufrimiento mental "aumentó significativamente", incluso al ajustar por variables como edad e ingresos. La angustia fue mayor entre las personas que consumieron alcohol o marihuana con más frecuencia durante la semana pasada o que consumieron más medios o redes sociales. También fue mayor en las personas más jóvenes, dato tal vez sorprendente dado que COVID-19 es más letal para las personas mayores.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, dijo que su estado está viendo un aumento en el consumo de drogas, el consumo de alcohol y la violencia doméstica. "Ha causado serios problemas de salud mental", dijo en una sesión pública la semana pasada. Alentó a los neoyorquinos a aprovechar una línea directa creada para quienes sufren angustia emocional. Mientras tanto, a nivel nacional, la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental informó un aumento del 891 por ciento en las llamadas a su Línea Directa de Socorro en Desastres en marzo en comparación con el año anterior.

"Hemos visto en trabajos anteriores que las políticas juegan un papel muy importante en la formación de la experiencia y el bienestar de las personas", dijo Julia Raifman, profesora asistente de derecho de la salud en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston. Nueva York, por ejemplo, pidió a psicólogos y psiquiatras que se ofrecieran como voluntarios para brindar atención médica mental gratuita, lo que, según ella, fue un paso positivo. “Espero que veamos a otros estados comenzar a hacer eso. Creo que hay mucho espacio para la innovación aquí”. Los estados que tuvieron beneficios de desempleo más generosos durante la última recesión vieron menos suicidios, dijo Raifman.

El artículo de Miller de esta semana propone soluciones a largo plazo, como ayudar a las personas desempleadas a encontrar un trabajo significativo o capacitar a los ejércitos de rastreadores de contactos que serán enviados a las comunidades para identificar a las personas en riesgo de una crisis de salud mental. Considera que la construcción de servicios de atención de salud mental basados ​​en la comunidad es una forma de servir a más personas necesitadas. El Congreso otorgó 425 millones de dólares para iniciativas de salud mental y trastorno por uso de sustancias en la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica Coronavirus, o CARES, pero Miller calificó eso como "casi una vergüenza", considerando que las aerolíneas obtuvieron 25 mil millones en ayuda. "No nos estamos tomando esto en serio como nación", dijo.

Cynthia Koons, Riley Griffin y Emma Court