La guía del optimista para quien quiere ver ‘caer’ a Trump
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La guía del optimista para quien quiere ver ‘caer’ a Trump

COMPARTIR

···
menu-trigger

La guía del optimista para quien quiere ver ‘caer’ a Trump

bulletEste martes inicia el juicio al presidente, y analistas esperan que sea absuelto… aunque aún hay ‘esperanza’ para quienes desean que lo declaren culpable y deje la Casa Blanca.

Diego Caso
21/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Este martes da inicio en el Senado de Estados Unidos el tercer juicio político de la historia en contra de un presidente.

Trump es acusado de dos cargos: abuso de poder y obstrucción del Congreso.

El primero de los señalamientos se deriva de una supuesta presión a Ucrania para que investigara a Joe Biden, a cambio de liberar más de 200 millones en ayuda militar. El segundo, a la negativa del mandatario de entregar documentos o permitir la participación de testigos en la investigación.

Para que Trump sea destituido como presidente de EU, dos terceras partes de la Cámara alta, de mayoría republicana, deben declararlo culpable, es decir, 67 de los 100 senadores.

¿Es una posibilidad lejana? Sí. ¿Imposible? No tanto si se da la ‘combinación perfecta’ para que senadores republicanos ‘den la espalda’ a Trump.

¿Qué necesitan los demócratas para llegar al ‘número mágico’?

El Senado de EU está conformado actualmente por 45 legisladores demócratas, 53 republicanos y 2 independientes.

Si asumimos que todos los demócratas y los independientes están a favor de la destitución de Trump, estos necesitarán que 20 senadores republicamos declaren culpable al presidente.

Para ello, es indispensable...

John Mulvaney, jefe interino del Gabinete.
John Mulvaney, jefe interino del Gabinete.Fuente: Bloomberg

Como parte de las actividades de este martes, quizá la primera votación del día sea la que defina un componente esencial del proceso.

“Los senadores tendrán que votar qué tipo de juicio quieren: uno exprés o uno en el que se llame a testigos”, explica Fernando Rodríguez, periodista especializado en temas internacionales.

Según Lindsey Graham, uno de los ‘aliados’ de Trump en el Senado, el presidente prefiere la primera opción, lo que le permitiría dar su discurso a la nación el próximo 4 de febrero con el asunto terminado.

¿Y cómo se decide eso?

A diferencia del voto por el que se decidirá la destitución de Trump, la inclusión de testigos en el juicio solo necesita del apoyo de una mayoría simple, es decir, de 51 senadores.

Senadoras Susan Collins, de Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska.
Senadoras Susan Collins, de Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska.Fuente: Bloomberg

Rodríguez apunta que las senadoras Susan Collins, de Maine, Lisa Murkowski, de Alaska, y el senador Mitt Romney, de Utah, podrían preferir un juicio con testigos.

“Son senadores que muchas veces no han estado a favor de las decisiones de Trump y han votado en contra de ellas”, agrega.

A favor de esta posibilidad juega el hecho de que los puestos en el Senado de Murkowski y Romney no están en juego en las elecciones de noviembre próximo.

A ellos se podría unir el propio Graham, de Carolina del Sur, quien ha declarado que no se opondría a llamar testigos, aunque su voto “ya está decidido”.

John Bolton, exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.
John Bolton, exasesor de seguridad nacional de la Casa Blanca.Fuente: Bloomberg

Si los demócratas consiguen que se llame a testigos, el exasesor de Seguridad Nacional de Trump probablemente se perfilará como el ‘dolor de cabeza’ más grande para el equipo de abogados del presidente.

Bolton fue despedido en septiembre pasado por Trump, quien afirmó que estuvo en desacuerdo con muchas propuestas de su entonces asesor.

“Él podría tener las pruebas necesarias que demuestren que Trump en verdad fue quien dirigía la operación (de presión contra Ucrania”, señala Rodríguez.

“Bolton se va de mala manera de la Casa Blanca y esas circunstancias lo vuelven un testigo problemático”, agrega.

Bolton no es el único con información que podría incriminar a Trump: los testimonios de Michael Duffey, funcionario de la Oficina de Presupuesto de la Casa Blanca, y John Michael Mulvaney, jefe interino del Gabinete, también podrían ofrecer una prueba contundente de la culpabilidad del mandatario.

En el caso de Duffey, explica Fernando Rodríguez, los senadores podrían cuestionarlo sobre si Trump condicionó la entrega de millones de dólares en ayuda militar a Ucrania a cambio de investigar a los Biden.

Por otra parte, Mulvaney podría aclarar bajo las órdenes de quién se decidió no archivar todas las comunicaciones que Trump entabló con Volodymyr Zelenskiy, presidente ucraniano.

“Mulvaney podría tener información sobre la manera en que se manejaron todas las comunicaciones entre Trump y Ucrania”, puntualizó Rodríguez.

Richard Nixon, expresidente de EU.
Richard Nixon, expresidente de EU.Especial

Lo que el grupo de siete fiscales demócratas, encabezados por Adam Schiff, buscarían en los testimonios de los testigos es “una prueba verdaderamente contundente, impactante” de que Trump es culpable de los cargos que enfrenta.

Solo una información de este calibre podría provocar una ‘desbandada’ entre los senadores republicanos y hacer que varios de ellos declaren culpable a Trump.

La historia comprueba esta hipótesis: cuando el presidente Richard Nixon era investigado en 1974 por el caso Watergate, el partido republicano cerró filas en torno a él.

Sin embargo, Rodríguez recuerda que fue la conversación grabada en una cinta, la famosa ‘pistola humeante’, lo que hundió a Nixon pues en ella se comprobaba que buscó presionar al FBI para cerrar la investigación sobre el caso.

“Esa revelación lo cambió absolutamente todo porque entonces los senadores de su partido ya no tenían ninguna justificación para seguirlo protegiendo”, detalla el periodista.

Nixon decidió renunciar antes que ser llevado a juicio después de que los legisladores de su partido le informaron del retiro de su apoyo.

Si se da esta situación, la posibilidad de que 20 legisladores republicanos de la Cámara alta se decidan por destituir a Trump crece.

“Los senadores podrían decir: ‘nos arriesgamos a que nuestra base republicana no esté de acuerdo con nosotros, pero esta hipotética prueba es muy problemática y no tenemos de otra más que quitarle el apoyo al presidente’”, detalló Rodríguez.

Si bien el apoyo dentro de la base republicana para Trump es alto (su popularidad roza el 87 por ciento, según la encuesta más reciente de la firma YouGov), una fuerte prueba incriminatoria que salga de un testigo del juicio podría hacer que los votantes republicanos también ‘den la espalda’ al mandatario.

Entonces, ¿quiénes podrían ser los primeros republicanos en alinearse con los demócratas en la votación final?

Este grupo no tendría que preocuparse por la reacción del electorado republicano, en el que solo el 8 por ciento apoya la idea de quitar a Trump de la Presidencia de EU, de acuerdo con YouGov.

Por ello, Lamar Alexander, de Tennessee; Richard Burr, de Carolina del Norte; Pat Roberts, de Kansas, y Mike Enzi, de Wyoming, no tendrían problema en votar a favor de la destitución de su presidente. Además, como señala el sitio FiveThirtyEight, ninguno de ellos tiene una particular lealtad a Trump.

El puesto presidente de Estados Unidos no es el único que se votará el próximo 3 de noviembre. Los ocupantes de 35 asientos en el Senado serán reelegidos o elegidos, y de ellos, 23 son republicanos.

Una mayor presión entre ese partido para defender su mayoría en la Cámara alta podría obligar, por ejemplo a Cory Gardner, de Colorado, a votar a favor de la destitución de Trump.

Este legislador, al igual que Susan Collins, ha sido bastante crítico con el presidente.

Otros senadores que aparecen en este grupo son John Cornyn, de Texas; Joni Ernst, de Iowa; Martha McSally, de Arizona, y Thom Tillis, de Carolina del Norte.

A diferencia de Gardner o Collins, este grupo no es anti-Trump, por lo que podría esperarse que apoyen la idea de absolver al presidente… o no, dado que representan a entidades consideradas este año como ‘indecisas’ respecto a su voto.

Esa situación podría hacer que dichos senadores evalúen si su ‘espaldarazo’ a Trump para que permanezca en la Presidencia pone en peligro su estancia en la Cámara alta.

Kelly Loeffler y David Perdue – Georgia

Mitch McConnell – Kentucky

Cindy Hyde-Smith – Mississippi

Steve Daines – Montana

Dan Sullivan – Alaska

Tom Cotton – Arkansas

Jim Risch – Idaho

Bill Cassidy – Luisiana

Ben Sasse – Nebraska

Jim Inhofe – Oklahoma

Lindsey Graham – Carolina del Sur

Mike Rounds – Dakota del Sur

Shelley Capito – Virginia Occidental

Con información de AP, Bloomberg, FiveThirtyEight y The Washington Post*