La clave para el sueño 'verde' de NY es convertir a esta ciudad de Canadá en una 'megabatería'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La clave para el sueño 'verde' de NY es convertir a esta ciudad de Canadá en una 'megabatería'

COMPARTIR

···
menu-trigger

La clave para el sueño 'verde' de NY es convertir a esta ciudad de Canadá en una 'megabatería'

bulletLa red existente de presas hidroeléctricas desde la Bahía de Hudson hasta el río San Lorenzo podría servir como una batería gigante para el noreste de Estados Unidos.

Bloomberg
24/02/2020
Actualización 24/02/2020 - 19:16
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

'Salpicada' por los bosques escasamente poblados y la tundra del norte de Quebec, hay una tecnología existente que podría ser la clave para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero creadas por las densas ciudades y suburbios entre Boston y Nueva York, al precio más bajo posible.

Todo lo que se necesita es un puñado de nuevas líneas de transmisión, según investigadores del Massachusetts Institute of Technology, y la red existente de presas hidroeléctricas desde la Bahía de Hudson hasta el río San Lorenzo podría servir como una batería gigante para el noreste de Estados Unidos.

Las represas de Quebec envían algo de energía al sur a través de la frontera canadiense, suministrando el 15 por ciento de la electricidad de Nueva Inglaterra en este momento. Pero la clave para reducir las emisiones de ambas redes eléctricas radica en enviar más electricidad de un lado a otro. Las instalaciones solares y eólicas que se están construyendo en Estados Unidos ayudarían a alimentar a Quebec en días soleados o ventosos, dando tiempo a los depósitos hidroeléctricos para recargarse. Luego, cuando cae el sol o el viento se calma, las represas canadienses se harán cargo.

Es similar al sistema que ha evolucionado entre la 'ventosa' de Dinamarca y Noruega, que cuenta con el mayor sistema hidroeléctrico de Europa. Dinamarca envía a Noruega un exceso de energía eólica, y esa energía permite a Noruega recargar sus depósitos hidroeléctricos. Cuando Dinamarca necesita más electricidad, la electricidad fluye en sentido contrario.

"Dinamarca y Noruega son una postal del futuro", dijo Emil Dimanchev, uno de los autores del estudio del MIT.

La abundante energía hidroeléctrica de Quebec se ve a menudo como un competidor de las energías renovables en el noreste. Pero Dimanchev y sus colegas argumentan que usar las energías renovables de Estados Unidos y la energía hidroeléctrica canadiense juntos como un sistema integrado podría reducir casi un cuarto el costo de alcanzar una red eléctrica de cero emisiones en 2050 para Nueva Inglaterra y el estado de Nueva York.

"Realmente lo estamos viendo como un complemento, una asociación entre la energía hidroeléctrica y las energías renovables en Estados Unidos", dijo Dimanchev, asociado investigador senior del Centro de Investigación de Energía y Política Ambiental del MIT. "La respuesta es que deberíamos usar ambos, al menos mientras queramos descarbonizar rápido y a bajo costo".

La empresa Hydro-Quebec, que cuenta con 63 centrales hidroeléctricas repartidas por toda la provincia de habla francesa, se ha propuesto desde hace tiempo ampliar su negocio hacia el sur. La compañía dijo que la descarbonización de la red requerirá todos esos recursos, en ambos lados de la frontera. "Este estudio realmente señala hacia dónde vamos", dijo el portavoz Gary Sutherland.

El futuro previsto en el informe viene con una trampa. Se basa en la construcción de suficientes líneas de transmisión transfronterizas para transportar 4 gigavatios de electricidad que requieren aproximadamente cuatro nuevas líneas, según las estimaciones de Dimanchev. Pero las líneas de transmisión inevitablemente encuentran resistencia.

La Corte Suprema de New Hampshire el año pasado bloqueó la línea de transmisión de Northern Pass que provocó una feroz oposición dentro del estado.

El plan del alcalde Nueva York, Bill de blasio, para una línea de transmisión de Quebec a su ciudad ha atraído el fuego tanto de productores de energía de EU que dicen que bajarían los precios, como ambientalistas preocupados por el impacto en la demanda de construir más instalaciones eólicas y solares.