La atracción turística de esta ciudad es... ¿una planta de residuos?
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La atracción turística de esta ciudad es... ¿una planta de residuos?

COMPARTIR

···
menu-trigger

La atracción turística de esta ciudad es... ¿una planta de residuos?

bulletAmager Bakke o 'Copenhill', el edificio más alto de Copenhague, contará con una de las plantas de conversión de residuos en energía más avanzadas del mundo.

Bloomberg Por Jennifer Parker
22/03/2018
Actualización 22/03/2018 - 12:04
Se prevé que la nueva planta podrá quemar 35 toneladas de desechos por hora.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Es un día de invierno gris en Dinamarca, aquí en la parte superior de uno de los edificios más altos de Copenhague. El edificio Amager Bakke -o 'Copenhill' como lo llaman los habitantes locales- de 660 millones de dólares y diseñado por Bjarke Ingels se destaca por muchas razones, entre ellas porque tendrá la primera pista de esquí de la ciudad cuando abra este otoño.

Pero Copenhill es más que una pista de esquí. Tiene un muro de escalada artificial de 278 pies de altura (poco menos de 85 metros), un restaurante y un bar para después de esquiar rodeado de senderos arbolados.

Y aún hay más: el grueso y geométrico encaje de paneles plateados de aluminio y vidrio tiene una doble función, curiosamente, como una de las plantas de conversión de residuos en energía más avanzadas tecnológicamente del mundo.

Amager Bakke / CopenhillTomadas de: www.visitcopenhagen.com

Tal como alteró el horizonte de Copenhague, bien podría redefinir la sustentabilidad urbana a nivel mundial.

Para los daneses, es la joya de la corona en la iniciativa de su capital para convertirse en la primera ciudad carbono neutral del mundo para el 2025.

Es un "objetivo muy ambicioso... pero uno que ya está bien encaminado", comenta a Bloomberg el alcalde Frank Jensen.

"Nuestras emisiones de CO2 han disminuido en un 33 por ciento desde el 2005". Cuando esté activa, la nueva planta podrá quemar 35 toneladas de desechos por hora, una cantidad enorme, todo mientras reduce las emisiones en un 99.5 por ciento.

Es solo uno de los muchos proyectos ecológicos de Copenhague. La compañía de servicios públicos más grande de la ciudad, Hofor, está descarbonizando actualmente su central eléctrica Amagerværket, que suministra el 98 por ciento de la calefacción de la capital.

Un próspero programa de ciclismo ve como el 41 por ciento de los habitantes de Copenhague ha optado por el transporte en dos ruedas, frente al 36 por ciento del 2015.

Una prohibición válida para toda la ciudad de los automóviles a diésel podría ser el siguiente paso.

En cierto sentido, sin embargo, la ciudad ya es demasiado ecológica para su propio bien.

Gracias a modernos programas de reciclaje, no hay suficiente basura en toda Dinamarca para llenar sus 28 plantas, incluida Copenhill.

"Tenemos un exceso de capacidad para incineración y las regulaciones de la UE dificultan la importación de más residuos de otras ciudades", dice Jensen. Lo que plantea la pregunta: ¿por qué molestarse en lo absoluto en construir Copenhill?

Según Jorgen Abildgaard, director ejecutivo de proyectos climáticos de Copenhague, alcanzar los logros necesarios en eficiencia requería una estructura sobredimensionada.

Para alcanzar su objetivo de 2025, Copenhague debe eliminar 928.000 toneladas de dióxido de carbono de la atmósfera; Amager Bakke espera que la planta elimine 33.000 toneladas.

Aquí, gracias a la filtración catalítica de vanguardia que nunca antes se ha usado en Dinamarca, la incineración es casi libre de contaminación. En otras plantas, el humo de la misma cantidad de basura sería tóxico. Pero toda esa tecnología requiere espacio y ese espacio vino con un precio igualmente grande: 660 millones de dólares.

De modo que la ciudad se está volcando hacia el turismo, que aporta más de 6 mil 500 millones de dólares al año, para que la planta sea económicamente viable. Esa es una de las razones de su ubicación central, dentro de los límites de la ciudad.

Si su línea de pescar fuera suficientemente fuerte, la podría colgar del puerto de Copenhill y llegar al teatro de la ópera. Además está a solo 13 minutos del aeropuerto, por lo que es imperdible, incluso para los visitantes primerizos.

Viena logró una hazaña similar con su planta Spittelau, creada en 1992 por el 'arquitecto ecológico' Friedensreich Hundertwasser como un colorido, extraño e imaginativo punto de referencia. Atrae a más de 100 mil visitantes cada año a su centro educativo 'mundo de la energía'.

Desde lo alto de la ladera, con sus amplias vistas de la ciudad y el mar, la usualmente adormilada práctica de la conciencia ambiental adquiere una sutil emoción, que tal vez sea un reflejo del propio reconocido arquitecto Bjarke Ingels: es tan apasionado por la sustentabilidad como por el snowboard.

Aquí, el aire es limpio y vivificante a medida que un enorme laberinto de tubos de metal plateado brillante, compresores, ventiladores y válvulas hacen lo que hacen, convirtiendo oleadas de vapor blanco en energía limpia más abajo.

La mayoría de los visitantes nunca verán las entrañas del complejo. Serán bienvenidos en un lobby minimalista y prístinamente limpio, donde se instalarán un muro de escalada y dos ascensores al aire libre para llevar a los visitantes a la pista -por alrededor de 20 dólares por hora- donde recorrer una pendiente de 590 pies antes de reabastecerse en el bar interior con una cerveza fría de Carlsberg y 'tapas danesas'.

Christian Ingels, el primo de Bjarke, dirigirá Copenhill con un espíritu similar. Su objetivo es atraer a 300 mil visitantes por año al lugar, incluidos aproximadamente 65 mil esquiadores cortejados por la novedad de una montaña en un país que por lo demás es plano.