La angustia alcanza a estos países caribeños que enfrentan un dilema diferente: son 'demasiado ricos'
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

La angustia alcanza a estos países caribeños que enfrentan un dilema diferente: son 'demasiado ricos'

COMPARTIR

···
menu-trigger

La angustia alcanza a estos países caribeños que enfrentan un dilema diferente: son 'demasiado ricos'

bulletLos ingresos promedio de estas tres naciones hacen que no sean elegibles para ser respaldadas por una iniciativa de alivio de la deuda por parte del G20.

Bloomberg / Ben Bartenstein y Sydney Maki
08/05/2020
Actualización 08/05/2020 - 12:23
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Para naciones caribeñas como Surinam, Belice y Barbados, la pandemia no solo ha cerrado las economías locales. Algunos inversionistas también se preocupan por cómo pagarán sus bonos.

A diferencia de ocho países regionales, incluidos Haití, Honduras y Nicaragua, que pueden calificar para una iniciativa global de alivio de la deuda respaldada por el Grupo de los 20, los ingresos promedio de los tres hacen que no sean elegibles. En otras palabras, son demasiado ricos.

Tal es la ironía de un esfuerzo multilateral para renunciar temporalmente a los pagos de la deuda por parte de 73 de los países más pobres del mundo en medio de una devastadora crisis de salud pública. En las Américas, las naciones elegibles no tienen muchas obligaciones a las que renunciar, y las naciones con mayor riesgo de incumplimiento no califican. El plan G20 tiene como objetivo liberar fondos en países de bajos ingresos para combatir la crisis del coronavirus.

De las ocho naciones que cumplen con los criterios, solo Honduras y Granada tienen bonos internacionales en dólares. Los otros, en su mayoría, deben préstamos o deuda local. Entretanto, algunos de los soberanos en mayor estrés financiero de la región (Surinam, Belice y Barbados) no cumplen con las pautas de países de bajos ingresos del Banco Mundial.

Casi todas las naciones que pueden solicitar alivio de la deuda son también elegibles para financiación de la Asociación Internacional de Fomento. Para calificar a los recursos de la AIF, una nación debe tener un ingreso nacional bruto per cápita de menos de mil 175 dólares o no tener solvencia crediticia para acceder a otros tipos de financiamiento.

El ingreso nacional bruto de Haití fue de 800 dólares per cápita en 2018, según datos del Banco Mundial. En contraste, el de Surinam fue de cinco mil 210 dólares, mientras que las últimas cifras de Belice y Barbados fueron de cuatro mil 470 y 15 mil 410, respectivamente.

Independientemente de dónde se ubiquen en la escala, las naciones del Caribe están sufriendo un triple golpe que está consumiendo los ingresos. El turismo se ha detenido. Los flujos de remesas, que brevemente repuntaron en algunos lugares, ahora se preparan para una fuerte caída. Además, los precios del petróleo también colapsaron.

Gita Gopinath, economista jefe del Fondo Monetario Internacional, advirtió que las naciones isleñas son particularmente vulnerables.

“Es una pregunta existencial para estos países”, dijo en un webcast el jueves organizado por el Consejo de Relaciones Exteriores. “El impacto que enfrenta toda la economía es tremendo”.

Incluso Costa Rica, destino famoso de turistas estadounidenses que durante mucho tiempo ha sido calificado como el oasis de la estabilidad en la región, está en dificultades. Sus mil 300 millones de dólares en bonos con vencimiento en 2045 se han desplomado a 78 centavos desde 109 hasta fines de enero.

“Todavía hay un riesgo en términos de necesidades de financiación para este año”, dijo Delphine Arrighi, administradora de fondos en Merian Global Investors, con sede en Londres.