Mundo

Kim Jong-un declara 'batalla de 80 días' para reanimar economía de Corea del Norte

El líder norcoreano llamó a la primera campaña de productividad en cuatro años, que permite al partido gobernante desviar recursos a proyectos prioritarios

Corea del Norte lanzó su primera campaña de productividad en cuatro años para canalizar trabajadores y recursos hacia grandes proyectos en un intento por reanimar una economía azotada por sanciones e inundaciones provocadas por tifones.

El líder Kim Jong-un ha hecho un llamamiento para una "batalla de 80 días" en una reunión del Buró Político del Partido de los Trabajadores gobernante, informó este martes la agencia oficial de noticias central coreana.

"Todavía seguimos enfrentándonos a desafíos que no se pueden pasar por alto y hay muchos objetivos que tenemos que alcanzar este año", dijo según un informe de la reunión.


Kim emitió un llamamiento similar por última vez en 2016 antes de un Congreso del Partido, según NK News. Esta nueva campaña de Corea del Norte tiene como objetivo completar proyectos a tiempo para el inusual encuentro en enero del próximo Congreso del Partido, cuando se espera que el régimen de Kim presente un nuevo plan de cinco años para la economía y renueve su línea de liderazgo.

Este año, Corea del Norte se dirige hacia su mayor contracción económica desde 1997, según Fitch Solutions, debido a que la pandemia provocó el cierre de las fronteras y las inundaciones destruyeron grandes franjas de cultivos. Kim emitió una inusual advertencia para la economía de Corea del Norte en agosto, declarando a los líderes del partido que su país se enfrentaba a desafíos inesperados e inevitables en varios aspectos, y agregó que sus objetivos de desarrollo se habían "retrasado seriamente".

Las campañas de productividad permiten a Corea del Norte desviar recursos y personal a lo que sus líderes consideran proyectos de máxima prioridad, ofreciendo soluciones rápidas para una economía que lucha contra una escasez de petróleo, materiales de construcción y efectivo debido a las sanciones relacionadas con su programa de armas nucleares.

En los últimos meses, Kim ha arremetido contra cargos del Gobierno por lo que considera una gestión laxa del virus y criticó a las personas responsables de construir el Hospital General de Pyongyang, afirmando que estaban burlando las políticas del partido y siendo "descuidadas" con el gasto.


Corea del Norte se prepara para grandes festividades con motivo del 75 aniversario de su Partido de los Trabajadores en el Gobierno este sábado. Imágenes satelitales indican que Kim está preparando para un desfile militar, que ha usado antes para mostrar nuevos misiles.

Esta vez, los observadores de Corea del Norte esperan un misil balístico intercontinental que incorpore tecnología de combustible sólido, que permitiría un despliegue y lanzamiento más rápido que los modelos actuales de combustible líquido. Ello daría a Estados Unidos menos tiempo para sacarlo de la plataforma o interceptar el cohete en el aire.