Argentina condena a dos exdirectivos de Ford por delitos de lesa humanidad
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Argentina condena a dos exdirectivos de Ford por delitos de lesa humanidad

COMPARTIR

···
menu-trigger

Argentina condena a dos exdirectivos de Ford por delitos de lesa humanidad

bulletEl exdirector de manufactura y el extitular de seguridad fueron condenados a 10 y 12 años de prisión, por participar en el secuestro y tortura de 24 trabajadores durante la dictadura.

Reuters
11/12/2018
Actualización 11/12/2018 - 12:48
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

BUENOS AIRES.- La justicia de Argentina condenó este martes a dos exdirectivos de la automotriz estadounidense Ford en un caso por delitos de lesa humanidad contra obreros de la compañía durante la dictadura militar que gobernó al país entre 1976 y 1983, dijo una de las abogadas de la querella.

El Tribuna Oral en lo Criminal Federal 1 de San Martín -en los suburbios de Buenos Aires- sentenció al exdirector de manufactura, Pedro Müller, y al extitular de seguridad, Héctor Sibilla, a 10 y 12 años de prisión, respectivamente, por participar en el secuestro y tortura de trabajadores de Ford, explicó la abogada Elizabeth Gómez Alcorta.

De acuerdo con la causa, un total de 24 obreros fueron secuestrados y torturados dentro de la planta que Ford posee en la localidad de Pacheco, en la provincia de Buenos Aires.

"Ford Argentina no es parte en el caso, pero está en conocimiento del veredicto (...) Ford Argentina ha tenido siempre una actitud abierta y colaborativa con las autoridades judiciales proveyendo toda la información disponible que fue requerida para clarificar la situación", señaló la empresa a través de un correo electrónico.

Unas 30 mil personas fueron asesinadas durante la dictadura militar que gobernó Argentina tras un golpe de estado en 1976, según cifras de organizaciones de derechos humanos, muchas de las cuales fueron secuestradas, torturadas e incluso arrojadas vivas al mar.