Irán ordena al Ejército unirse al combate contra el brote de COVID-19
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Irán ordena al Ejército unirse al combate contra el brote de COVID-19

COMPARTIR

···
menu-trigger

Irán ordena al Ejército unirse al combate contra el brote de COVID-19

bulletDespués de China, este país es el que más muertes reporta por el patógeno y las críticas de la población crecen contra el Gobierno por cómo han administrado el problema.

AP
03/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El ayatolá Ali Jamenei, líder supremo de Irán puso este martes 'en pie de guerra' a la república islámica contra el nuevo coronavirus, al ordenar a las Fuerzas Armadas que asistan al personal médico en la lucha contra el brote, que es el más mortal fuera de China. Según las autoridades ha matado a 77 personas.

La decisión del ayatolá se anunció después de que medios estatales emitieran imágenes del líder de 80 años, equipado con guantes desechables en un acto en el que plantó un árbol antes del Día del Árbol en Irán, mostrando cómo la preocupación por el virus ha llegado a la cima de la teocracia chií del país.

De acuerdo con medios iraníes, 23 parlamentarios se han contagiado, al igual que el jefe de los servicios de emergencias del país.

“Todo lo que ayude a la salud pública e impida la expansión de la enfermedad es bueno, y lo que ayude a extenderla es pecado”, advirtió el ayatolá Ali Jamenei, que no llevó guantes en actos similares por ediciones previas del Día del Árbol.

Ya hay 2 mil 530 casos del nuevo coronavirus en todo Medio Oriente. La mayoría de los casos registrados en la región fuera de Irán tienen lazos con ese país.

Sin embargo, los expertos señalan que la proporción de muertes respecto a las infecciones en Irán, que ahora ronda el 3.3 por ciento, es mucho mayor que en otros países, lo que sugiere que el número de contagios en el país podría ser mucho mayor de lo que dicen las cifras actuales.

Irán es el país con más infecciones entre miembros del gobierno, superando incluso a la afectada China, epicentro del brote.

Mohammad Mirmohammadi, miembro del Consejo de Conveniencias y fallecido el lunes, es el funcionario de mayor rango que muere por el virus. Medios estatales le describieron como un confidente de Jamenei.

El virus había matado antes a Hadi Khosroshahi, exembajador iraní ante el Vaticano, y a un parlamentario recién elegido.

Entre los enfermos, según medios estatales, estaba la vicepresidenta Masouhmeh Ebtekar, conocida como 'Hermana María' y que fue la portavoz anglófona de los estudiantes que tomaron la embajada estadounidense de Teherán en 1979, iniciando una toma de rehenes de 444 días. También Iraj Harirchi, responsable del equipo de trabajo iraní sobre el coronavirus y que había intentado restar importancia a la epidemia.

El parlamentario Abdolreza Mesri dijo a un programa de la televisora estatal que 23 miembros de la cámara estaban infectados, e instó a todos los legisladores a evitar a la población.

Las agencias semioficiales ILNA y Tasnim en Irán también reportaron que Pirhossein Koulivand, responsable de los servicios de emergencia del país, había contraído la nueva enfermedad. No dieron más detalles.

Por otro lado, la versión de Wikipedia en farsi parecía tener problemas de acceso desde Irán tras la muerte de Mirmohammadi, según dijo este martes el grupo activista NetBlocks.

Las autoridades iraníes afrontan cada vez más críticas de la población por su gestión del brote, en medio de temores a que el número de infectados pueda ser mayor al reportado.

NetBlocks indicó que las dificultades de acceso a la Wikipedia en farsi eran nacionales, y señaló que sus pruebas técnicas indicaban que la enciclopedia en internet estaba bloqueada por el mismo mecanismo que bloqueaba Twitter y Facebook. Esas plataformas de medios sociales están prohibidas en Irán desde las disputadas elecciones presidenciales de 2009 y las protestas del Movimiento Verde.

El bloqueo aumentaba el temor a que Irán volviera cortar por completo el acceso a internet, como hizo durante una semana durante las protestas económicas de noviembre.