Irak cierra cruce fronterizo hacia Jordania
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Irak cierra cruce fronterizo hacia Jordania

COMPARTIR

···
menu-trigger
Mundo

Irak cierra cruce fronterizo hacia Jordania

bullet

09/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Reuters
 
 
Bagdad.- Irak cerró un cruce fronterizo con Jordania el miércoles 9 de enero, luego de que manifestantes musulmanes suníes bloquearan una carretera hacia territorio sirio y jordano como parte de una serie de protestas contra el frágil Gobierno de poder compartido del primer ministro chiita, Nuri al-Maliki.
 
 
Bagdad ordenó a sus tropas cerrar el puesto fronterizo de Traibil en la provincia de Anbar -de predominio suní-, donde a fines de diciembre surgieron protestas después de que las autoridades arrestaran a guardias del ministro de Finanzas, un suní, dijeron funcionarios locales.
 
 
"Nuestro trabajo se ha detenido completamente. No hay camiones, no hay autos de pasajeros y los funcionarios en el puesto no están trabajando", dijo el coronel Mahmoud Mohammed Ali, subdirector de la policía fronteriza en el cruce.
 
 
Funcionarios suníes de Anbar dijeron que el Gobierno central había cerrado el paso para perjudicar la economía local, en un intento por presionar a los manifestantes, que han bloqueado por más de 2 semanas una carretera central que atraviesa la provincia desértica.
 
 
Miles de manifestantes están acampando en la autovía cerca del bastión suní de Ramadi, unos 100 kilómetros al oeste de Bagdad, justo antes del punto en el que se cruza con un camino que conduce a Siria y otro que lleva hacia Jordania.
 
 
Las protestas se han vuelto una prueba importante para Maliki, un nacionalista chiita al que muchos líderes suníes acusan de marginar a su secta minoritaria en Irak, desplegando su propia autoridad y empujando al país de la OPEP más cerca de Irán, la potencia regional chiita.
 
 
Los últimos problemas surgieron con el conflicto en Siria, donde los insurgentes suníes están combatiendo por derrocar al presidente Bashar al-Assad que está respaldado por Irán, lo que alimenta las tensiones sectarias y pone a prueba el frágil equilibrio entre las comunas y etnias de Irak.
 
 
Desde que las últimas tropas estadounidenses abandonaron Irak hace un año, el Gobierno conformado por una mayoría chiita y bloques suníes y kurdos ha permanecido estancado en una crisis sobre cómo compartir el poder.