menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Impedirle a Trump ser candidato en 2024: ¿Qué significaría un juicio político en sus últimos días?

COMPARTIR

···
menu-trigger

Impedirle a Trump ser candidato en 2024: ¿Qué significaría un juicio político en sus últimos días?

bulletEl objetivo más importante del 'impeachment' a Trump esta vez no sería sacarlo de la presidencia. Te explicamos.

Bloomberg /Laurence Arnold
12/01/2021
Donald Trump, presidente de Estados Unidos.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El mandato de cuatro años de Donald Trump como presidente termina el 20 de enero al mediodía. Eso no es lo suficientemente pronto para algunos en el Congreso, que han iniciado un segundo esfuerzo sin precedentes para acusarlo, un año después de que el Senado de Estados Unidos lo absolvió en su primer juicio político. Esta vez, obligar a Trump a dejar el cargo podría no ser el objetivo más importante.

Algunos demócratas dicen que Trump debe ser acusado para responsabilizarlo por su papel alentando a sus seguidores que participaron en la violenta insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos. De manera más tangible, Trump ha hecho ruido acerca de postularse nuevamente a la presidencia en 2024, una perspectiva que alarma a muchos demócratas y complica las ambiciones de otros republicanos que se imaginan a sí mismos en la Oficina Oval. En caso de ser acusado (nuevamente) por la Cámara, y condenado (esta vez) por la supermayoría requerida de dos tercios en el Senado, los senadores también podrían votar para descalificarlo para servir en un futuro cargo federal, lo que solo requeriría una mayoría simple. (El artículo 1 de la Constitución dice que los juicios de acusación pueden incluir "la inhabilitación para ocupar y disfrutar de cualquier cargo de honor, confianza o lucro en Estados Unidos").

La Cámara ha iniciado procedimientos de juicio político más de 60 veces, según la oficina de su historiador, y votó para acusar a 20 personas: 15 jueces federales, un senador, un secretario de gabinete y tres presidentes (Andrew Johnson en 1868, Bill Clinton en 1998 y Trump en 2019). De ese grupo, ocho jueces fueron condenados y destituidos por el Senado. Tres de los jueces también fueron descalificados para volver a ocupar sus cargos. La última instancia fue en 2010, que involucró a Thomas Porteous, un juez federal en Nueva Orleans que fue acusado de aceptar dinero en efectivo y sobornos de abogados y fiadores de fianzas con casos ante su tribunal, hacer declaraciones falsas al declararse en bancarrota personal y mentir al Senado durante su confirmación.

Si es acusado por la Cámara de Representantes y condenado por el Senado, Trump podría perder muchos de los beneficios otorgados a los expresidentes, que, según la Ley de Expresidentes de 1958, incluyen una pensión vitalicia, un presupuesto de viaje anual y fondos para una oficina y personal. Según esa ley, tales beneficios no se otorgan a cualquier presidente destituido a través del proceso de juicio político (aunque aún tendría derecho a la protección del Servicio Secreto). Si una condena posterior a la presidencia, como la que posiblemente enfrenta Trump, constituye una "destitución" podría ser una cuestión para que los tribunales decidan. Pero los expertos señalan que el Congreso podría intentar enmendar la ley para asegurarse de que Trump pierda sus beneficios.

También te puede interesar:

No habrá Enmienda 25: Pence descarta solicitar destitución de Donald Trump

Hay tiempo suficiente para que la Cámara de Representantes apruebe uno o más artículos de juicio político (cargos formales por escrito para ser considerados por el Senado), pero hay poca o ninguna posibilidad de que el Senado actúe antes del 20 de enero. Sin embargo, como presidente Trump, actuar con rapidez no es una necesidad. De hecho, es posible que los demócratas de la Cámara de Representantes retrasen el envío de los artículos aprobados de juicio político al Senado durante un par de meses, para no interferir con los primeros 100 días de la administración del presidente electo Joe Biden. Ningún presidente ha sido condenado por juicio político, y mucho menos después de dejar el cargo, por lo que la legalidad de una condena de juicio político posterior a la presidencia podría ser cuestionada, si se llega a eso.

El Congreso decide eso. La Constitución de Estados Unidos dice que el presidente "será destituido de su cargo por juicio político y condena por traición, soborno u otros delitos graves y faltas". Como el Congreso lo ha definido a lo largo de los años, la frase “delitos graves y faltas” incluye exceder o abusar de los poderes de la presidencia, o hacer un mal uso del cargo con fines o ganancias indebidos.

Se ha hablado de implementar la 14a Enmienda, promulgada después de la Guerra Civil, para que Trump no sea elegible para postularse nuevamente. La sección 3 de esa enmienda prohíbe a cualquier funcionario del gobierno que participó o apoyó una insurrección contra Estados Unidos ocupar un cargo en el futuro. Debido a que una resolución que cita la Decimocuarta Enmienda no buscaría destituir a Trump de su cargo, es posible que no requiera los mismos votos de dos tercios del Senado que una condena de juicio político, y eludiría un juicio prolongado.

Te recomendamos:

Posibilidad de juicio político en mi contra causa tremenda ira, pero no queremos violencia: Trump

'Fue totalmente apropiado': Trump defiende discurso previo al ataque contra el Capitolio