Mundo

Gobierno de Venezuela busca 'caminos alternativos' para enfrentar sanciones de Trump: canciller

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, dijo que la administración del presidente Nicolás Maduro está trabajando con los gobiernos aliados para definir las vías alternas.

El canciller venezolano Jorge Arreaza anunció este martes que el Gobierno de su país está construyendo una 'arquitectura alternativa' para enfrentar las nuevas sanciones impuestas por el presidente estadounidense, Donald Trump, pero admitió que será "más difícil" y "costoso" diseñar los caminos alternativos.

Desde la sede de la Cancillería, Arreaza informó que la administración del presidente Nicolás Maduro está trabajando con los gobiernos aliados para definir las vías alternas, aunque no ofreció detalles de los planes ni dijo qué países estarían participando.

Al preguntarle sobre el impacto de las medidas, el canciller dijo que bienes que superan los 30 mil millones de dólares se verán afectados por las sanciones, incluidos unos 8 mil millones de dólares la petrolera Citgo, hecho que consideró como el "robo del siglo".

El ministro acusó a Washington de buscar transformar a Venezuela en su "territorio de su guerra geopolítica contra Rusia y contra China" y de tratar de "implosionar" el proceso de diálogo impulsado por Oslo.

Arreaza descartó que el Gobierno venezolano vaya a salir del mecanismo de negociaciones, y anunció que "vendrán importantes noticias de acuerdo de ese diálogo" si ese proceso no se afecta.

El lunes, Donald Trump emitió una orden ejecutiva radical destinada a aislar aún más al gobierno venezolano mientras la Casa Blanca busca aumentar la presión sobre el régimen de Nicolás Maduro.

Las propiedades que pertenecen al Gobierno venezolano "no pueden transferirse, pagarse, exportarse, retirarse ni negociarse de otra manera", dijo Trump en la orden, publicada el lunes por la Casa Blanca.

El país vecino también está bloqueando la entrada a ciudadanos venezolanos decididos a ayudar o actuar en nombre de Maduro.

La medida coloca a Venezuela en una situación similar a la de países como Corea del Norte e Irán que Estados Unidos ha tratado de aislar del resto del mundo.