Gobierno de Trump no utiliza recursos suficientes para implementar reformas laborales en México: Congreso de EU
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Gobierno de Trump no utiliza recursos suficientes para implementar reformas laborales en México: Congreso de EU

COMPARTIR

···
menu-trigger

Gobierno de Trump no utiliza recursos suficientes para implementar reformas laborales en México: Congreso de EU

bulletDicho congreso expresó este jueves su preocupación de que la administración del presidente Donald Trump no está utilizando los recursos necesarios para que México implemente la reforma laboral con éxito.

Héctor Usla
23/07/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Mediante una carta dirigida a Roberth Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, y a Eugene Scalia, secretario del trabajo de dicha nación, el Congreso estadounidense expresó este jueves su preocupación de que la administración del presidente Donald Trump no está utilizando los recursos necesarios para que México implemente la reforma laboral con éxito.

La misiva detalló que, al aprobar el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el Gobierno del país norteamericano destinó importantes recursos financieros para apoyar y garantizar la implementación y el cumplimiento de las reformas de la legislación laboral en México.

“En particular, la ley de implementación del T-MEC proporciona 180 millones de dólares que se utilizarían para apoyar las reformas del sistema de justicia laboral en México; sin embargo, casi un mes después de que se promulgó la ley y después de que el T-MEC ha entrado en vigor, nos preocupa que esos recursos sustanciales no se están utilizando donde más se necesitan”, puntualizó la carta.

Para los Congresistas, el T-MEC logró disipar las dudas sobre la capacidad del Gobierno de México para implementar la reforma laboral, por lo que obtuvo un amplio apoyo político, este apoyo estaba sustentado porque incluía recursos financieros sustanciales para poder desmantelar el sistema laboral corrupto y arraigado en México.

“A pesar de que México ha aprobado la reforma de la legislación laboral, estos problemas persisten. Los empleadores continúan firmando nuevos contratos de protección con los grandes sindicatos dominantes, además, los trabajadores que hablan e intentan mejorar las condiciones laborales siguen sufriendo intimidación y acoso, incluso, los trabajadores sufren violencia física, desapariciones y muertes como resultado de su activismo, incluida una muerte registrada en mayo”, detalló la misiva.

A modo de recomendación, los Congresistas presionaron al Gobierno para que verifiquen que los trabajadores mexicanos estén conscientes de sus nuevos derechos bajo la nueva ley, y que incluso, se les capacite para que sepan como ejercer sus derechos.

“Los expertos laborales estimaron recientemente que estos programas deberían costar al menos 30 millones de dólares anuales para ser efectivos”, apuntaron los congresistas.

Al final del escrito, los responsables del escrito expresaron que se deben asignar estos fondos a actividades efectivas de desarrollo de capacidades para los trabajadores de México, de lo contrario, tal como dijo Tom Conway, presidente internacional de Trabajadores del Acero, "si México no logra hacer cumplir implacablemente el T-MEC, el nuevo acuerdo comercial será un fracaso tan grande como el anterior".

Kevin Kolben, profesor asociado en la Facultad de la Escuela de Negocios Rutgers y uno de los panelistas del Mecanismo Laboral de Respuesta Rápida del T-MEC, señaló en entrevista con El Financiero que los principales retos para México consisten en respetar el derecho a la libertad de asociación y la negociación colectiva.

“Un desafío para el Gobierno mexicano es dotar de personal y financiar adecuadamente el nuevo Centro Federal de Conciliación y Registro Laboral, así como los nuevos tribunales laborales. Otro desafío es cómo garantizar que los empleadores y los ‘sindicatos de protección’ se abstengan de influir indebidamente en las elecciones, incluso cuando legalmente no se les permita hacerlo”, dijo.

Asimismo, el especialista en temas laborales mencionó que no es fácil ni cómodo para los empleadores aceptar rápidamente los derechos genuinos de los trabajadores y su voz en las relaciones laborales.

“A nadie le gusta compartir el poder. Con suerte, los nuevos mecanismos y derechos acordados en el T-MEC ayudarán a todos los interesados a avanzar en la dirección de proteger y respetar los derechos laborales fundamentales de la libertad sindical y la negociación colectiva”, aseveró.