Francia extradita al 'carnicero' de la dictadura en Argentina
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Francia extradita al 'carnicero' de la dictadura en Argentina

COMPARTIR

···
menu-trigger

Francia extradita al 'carnicero' de la dictadura en Argentina

bulletEnfrentará a la justicia por la desaparición del estudiante de arquitectura, Hernán Abriata en 1976, uno de cientos de crímenes de lesa humanidad que se le atribuyen.

Por Agencia
17/12/2019
Bandera de Argentina
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

BUENOS AIRES.- Treinta años después de haber abandonado Argentina, Mario Sandoval, conocido como el “carnicero” de la última dictadura militar, regresó al país extraditado de Francia para enfrentar a la justicia por la desaparición del estudiante de arquitectura, Hernán Abriata en 1976, uno de cientos de crímenes de lesa humanidad que se le atribuyen.

Aunque se sospecha que participó en más de 500 asesinatos, torturas y secuestros durante el proceso militar, se apoyó solamente en el caso del presunto secuestro y desaparición del estudiante Abriata -visto por última vez en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) la cárcel clandestina emblemática de la dictadura argentina-, para pedir la extradición al gobierno de Francia, porque hay una decena de testimonios que lo implican en actos criminales.

Tras una larga batalla judicial, el gobierno francés dio luz verde a su extradición el 21 de agosto y el pasado miércoles fue detenido. Hoy llegó en un vuelo de Air France, procedente de París.

“Todo ha salido como previsto”, dijo la abogada del Estado argentino, Sophie Thonon-Wesfreid.

La cancillería argentina destacó “que la extradición es producto de la exitosa cooperación internacional”.

“La extradición del Sr. Sandoval ratifica el carácter de política de Estado que la Argentina confiere al juzgamiento de las violaciones a los Derechos Humanos”, agregó en un comunicado

El juez federal argentino, Sergio Torres, había solicitado su extradición en el marco de la causa ESMA que investiga unos 800 casos de desapariciones en la exEscuela de Mecánica de la Armada, el mayor centro clandestino de detención durante la dictadura por el que se estima pasaron unos 5 mil prisioneros.

En Argentina será juzgado por la desaparición del estudiante Abriata, quien fue arrestado en un operativo que encabezó Sandoval en su domicilio de Buenos Aires en octubre de 1976.

Según testimonió la esposa y los padres de Abriata, Sandoval se presentó en ropa de fajina y tras identificarse con su nombre como personal de la policía se llevó arrestado al joven bajo la explicación de un “procedimiento de rutina”.

Testimonios de sobrevivientes indicaron a la justicia que Abriata estuvo bajo cautiverio en la ESMA. Permanece desaparecido.

La madre de Hernán, Beatriz Rosa Cantarini, de 92 años, dijo sentirse “aliviada y contenta diría. Esperaba tener esta reparación para poder morir tranquila”, dijo.

Durante la dictadura presentó cinco habeas corpus por su hijo, y desde 2012 no cesó en presentar cartas y peticiones al gobierno francés.

“Yo en mi caso siento el mismo malestar que siento todos los 16 de diciembre. El destino quiso que la extradición fuera el mismo día de mi secuestro, el más triste, el más lamentable de toda mi vida”, señaló.

La señora Beatriz se unió a las rondas de las Madres de Plaza de Mayo, que en esa emblemática plaza se reunían todas las semanas para reclamar información sobre sus seres queridos, y fue en esa época en la que coincidió con ‘Taty’ Almeida, un referente en la lucha por los derechos humanos, quien hoy celebró la extradición de Sandoval, al que califica de “genocida”.

Dijo que “esto es un logro, demostrar que al no bajar los brazos, seguir siempre firmes, pidiendo lo justo, llega la justicia. Es un triunfo y una satisfacción muy grande”, destacó.

Noche oscura

La dictadura argentina dejó unos 30 mil desaparecidos, según los organismos de defensa de los derechos humanos. La justicia ha condenado hasta ahora a más de mil militares y policías, además de jueces y médicos, entre otros.