Filipinas continúa con búsqueda de sobrevivientes tras paso de tifón
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Filipinas continúa con búsqueda de sobrevivientes tras paso de tifón

COMPARTIR

···

Filipinas continúa con búsqueda de sobrevivientes tras paso de tifón

Alrededor de 300 policías, soldados, bomberos y voluntarios equipados trataban de retirar rocas, barro, escombros y agua estancada de las construcciones derrumbadas.

Reuters
17/09/2018
Filipinas
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

UCAB.- Las esperanzas de encontrar sobrevivientes entre los escombros tras unos desplazamientos de tierra disminuían este lunes en Filipinas, mientras los servicios de emergencia intentaban llegar a decenas de personas que estarían atrapadas en una región montañosa dos días después del paso de un potente tifón.

Alrededor de 300 policías, soldados, bomberos y voluntarios equipados en su mayor parte con herramientas trataban de retirar rocas, barro, escombros y agua estancada de las construcciones derrumbadas, con la esperanza de encontrar señales de vida de sobrevivientes después de encontrar 13 cuerpos.

El pueblo de Ucab, en la pintoresca región Cordillera, se ha visto afectado por uno de los 50 desplazamientos de tierra causados por las fuertes lluvias del tifón Mangkhut, que atravesó el norte de Filipinas el sábado matando al manos a 54 personas.

Solo han sido rescatadas tres personas en Ucab y actualmente hay 55 desaparecidos, entre ellos seis niños. Muchos de los adultos que están siendo buscados se encontraban en un barracón abandonado propiedad de la compañía minera Benguet Corp.

"Estoy 99 por ciento seguro que las personas allí están muertas", afirmó el alcalde Victorio Palangdan. "Continuaremos hasta sacarlos a todos".

La Cámara de Minas Filipinas señaló que advirtió a los operadores de minas de Ucab que se retiraran de la zona por el peligro de desplazamientos de tierra.

El secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales Roy Cimatu ordenó la interrupción en pequeña escala de toda explotación de minas en la región Cordillera, donde los desplazamientos de tierra han matado a 24 personas.

El tifón ha afectado a alrededor de cinco millones de filipinos, de los cuales unos 150 mil se encontraban en centros de evacuación cuando llegó el tifón, con ráfagas de viento de más de 205 kilómetros por hora y rachas de hasta 305 kph.