menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Extrañará a Trump? Biden pone a Trudeau entre la espada y la pared

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Extrañará a Trump? Biden pone a Trudeau entre la espada y la pared

bulletBiden revocó el permiso para el oleoducto de TC Energy a través de una orden ejecutiva horas después de su toma de posesión el miércoles.

Bloomberg / Kait Bolongaro y Robert Tuttle
21/01/2021
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

La cancelación del proyecto Keystone XL por parte del presidente Joe Biden ha puesto a Justin Trudeau en una situación sin salida. No tiene buenas opciones para tomar represalias. Pero la falta de resistencia podría fracturar la unidad de su propio país.

Biden revocó el permiso para el oleoducto de TC Energy a través de una orden ejecutiva horas después de su inauguración el miércoles. El proyecto transfronterizo habría transportado más de 800 mil barriles por día desde la provincia occidental de Alberta a Nebraska, y de allí a las refinerías estadounidenses.

Trudeau inmediatamente se vio presionado por el primer ministro de Alberta, Jason Kenney, quien pidió al primer ministro que considerara sanciones comerciales contra Estados Unidos. No está claro que Trudeau esté dispuesto a llegar tan lejos. En un comunicado este miércoles por la noche, el primer ministro dijo: "Estamos decepcionados, pero reconocemos la decisión del presidente de cumplir su promesa de campaña electoral en Keystone XL".

La confrontación revuelve los planes de Trudeau de restablecer por completo la relación de Canadá con Estados Unidos, por mucho su aliado extranjero más importante, después de cuatro años de duras batallas comerciales con Donald Trump. En el oeste de Canadá, el hecho de no rechazar a Biden solo sembrará una mayor desconfianza sobre el manejo de Trudeau de las vastas riquezas petroleras del país.

Keystone XL es un símbolo político cargado y un proyecto económicamente vital en el oeste del país, con un valor de miles de millones de dólares al año en ingresos petroleros adicionales. Construirlo habría abierto el camino para el desarrollo de nuevas energías en Alberta, donde la tasa de desempleo es del 11 por ciento, y ayudó a la región a vender su crudo pesado a precios más altos.

En la campaña electoral de 2015 que llevó a Trudeau al poder, argumentó que una política climática más sólida ayudaría a obtener la aprobación de Keystone. No ha funcionado de esa manera, y es probable que la medida de Biden alimente más ira contra el gobierno federal en el oeste.

“Este es un golpe en el estómago para las economías de Canadá y Alberta. Lamentablemente, es un insulto dirigido al aliado y socio comercial más importante de Estados Unidos en el primer día de una nueva administración ”, dijo Kenney en una conferencia de prensa el miércoles.

Parte del dilema político de Trudeau surge de su intento de reconciliar su imagen de político progresista con su papel de líder de una economía con enormes recursos energéticos y minerales.

Mientras promulga nuevas políticas ambientales, incluido un impuesto al carbono, el primer ministro también ha tratado de ayudar al sector de petróleo y gas de Canadá de otras maneras, incluida la compra de 4.5 mil millones del oleoducto Trans Mountain en 2018.

Ese movimiento tenía la intención de mantener vivo un plan para expandir el conducto que va desde Alberta hasta la costa oeste de Canadá. Pero alienó a algunos votantes en distritos de izquierda que el Partido Liberal de Trudeau necesita ganar para recuperar una mayoría parlamentaria en las próximas elecciones.

El acuerdo de Trans Mountain hizo poco para ganarle apoyo en el oeste de Canadá; el partido de Trudeau no obtuvo escaños en Alberta ni en la vecina Saskatchewan en 2019. Otras elecciones podrían llegar esta primavera.

El fin de Keystone "ayudará a alimentar el resentimiento que los habitantes de Alberta sienten hacia el resto del país", dijo George Hoberg, politólogo de la Universidad de Columbia Británica.

La orden ejecutiva del nuevo presidente también puede causar daño político a Kenney, un conservador que es un crítico frecuente del gobierno de Trudeau.

Para Kenney, cuyo gobierno invirtió mil 100 millones de dólares en el oleoducto en una apuesta de que comenzar la construcción haría más difícil cancelarla, la decisión de Biden es devastadora. El costo financiero se suma a la pérdida de miles de empleos en la construcción. Kenney dijo que dos mil personas fueron despedidas de inmediato y que su gobierno consideraría emprender acciones legales.

Es posible que la escasez de oleoductos en la provincia disminuya a medio plazo. Otros dos oleoductos de exportación, la expansión Trans Mountain y la Línea 3 de Enbridge hacia Minnesota, están en construcción y están programados para comenzar a enviar crudo en los próximos dos años. Combinados, esos oleoductos ofrecerán suficiente espacio para acomodar el crecimiento en las arenas petrolíferas hasta principios de la década de 2030, según el Regulador de Energía de Canadá.

Pero Kenney advirtió que si Trudeau no se defiende, animará a la administración Biden a cancelar otros proyectos también.

Keystone XL tiene sentido económico y aún podría ser revivido en el futuro, dijo por teléfono Dennis J McConaghy, ex vicepresidente ejecutivo de desarrollo corporativo de TC Energy.

"Está terminando para aplacar las demandas del movimiento ambiental", expuso. "En cuatro años, puede haber un presidente diferente y puede tener una opinión diferente".

Biden firma primeros decretos: reincorpora a EU al Acuerdo de París y detiene plan petrolero en el Ártico