Mundo

Justicia argentina absuelve a expresidente Menem por encubrimiento de ataque a asociación judía

Carlos Menem fue acusado de presuntamente haber obstaculizado la pesquisa del atentado con un coche bomba que el 18 de julio de 1994 destruyó la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina.

BUENOS AIRES.- La justicia de Argentina absolvió este jueves al expresidente Carlos Menem en una causa por encubrimiento de los responsables del atentado nunca esclarecido a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que dejó 85 muertos en 1994.

El ataque, que se produjo dos años después de un atentado contra la embajada de Israel en Argentina, nunca fue esclarecido, y diversos organismos denunciaron intentos de manipulación de un caso con repercusión internacional, que involucra a exfuncionarios de Irán como autores intelectuales.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal número 2 de la Ciudad de Buenos Aires, sin embargo, condenó al exjuez federal Juan José Galeano -primer magistrado a cargo de la investigación del atentado- a seis años de prisión y a los exfiscales Eamon Mullen y José Barbaccia a dos años de prisión en suspenso por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

La sentencia puede ser apelada.

El atentado contra la AMIA tiene otras causas anexas como la que involucra a la expresidenta Cristina Fernández, quien durante su mandato promovió un acuerdo con Irán, el principal acusado de llevar adelante el ataque, por lo que también se la acusó de encubrimiento.

Los imputados fueron acusados de encubrimiento, violación de medios de prueba, falsedad ideológica, prevaricato, abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público y peculado. La fiscalía y las otras querellas pidieron condenas de cárcel de distinto monto para la mayoría de ellos.

Para Menem, el Ministerio de Justicia pidió seis años de prisión por presuntamente haber obstaculizado la pesquisa. El expresidente es sospechoso de haber desviado la llamada "pista siria" que apuntaba al empresario de esa nacionalidad Alberto Kannore Edul, amigo de la familia Menem.

La fiscalía solicitó cuatro años de cárcel para el senador mientras que Memoria Activa, la agrupación que reúne a familiares y allegados de las víctimas, solicitó seis.

Menem y el resto de los acusados pueden apelar las sentencias. El senador, que ha sido condenado en otros procesos judiciales con penas de prisión que fueron apeladas, goza de fueros parlamentarios que le garantizan la inmunidad para ser detenido.

El Ministerio de Justicia señaló que el destituido juez federal Juan José Galeano, al que apuntó como "decisivo" para el ocultamiento de la verdad durante la investigación del ataque, merece ocho años de prisión, mientras que la fiscalía indicó que deben ser 13 y Memoria Activa requirió 20.

Para el vendedor de partes de automóviles Carlos Telleldín, quien recibió 400 mil dólares de la agencia de inteligencia para prestar una declaración falsa que involucró a varios policías, el Ministerio solicitó siete años, la fiscalía tres años y seis meses y Memoria Activa tres.

Otros imputados son los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia y Rubén Beraja, el extitular de la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas. Todos los que son juzgados han declarado su inocencia y han pedido su absolución.

Galeano fue el primer juez de la causa hasta que a fines de 2003 fue apartado. En 2004 un tribunal absolvió a una veintena de personas acusadas de haber participado en el atentado, declaró nulos diversos actos del proceso judicial y pidió investigar la responsabilidad que tuvieron los miembros de la justicia y el gobierno en las irregularidades detectadas.

Galeano fue destituido en 2005 en un juicio político por su mal desempeño en la investigación.

Por el ataque a la AMIA no hay ningún condenado. La justicia argentina considera que el Gobierno de Irán fue el ideólogo del ataque y ha pedido la detención de varios exfuncionarios y exdiplomáticos que ese país se niega a entregar.

Dos años antes la embajada de Israel en Buenos Aires fue blanco de un atentado que también permanece impune.