Esto es lo que pasa en el cuerpo antes de que el coronavirus mate a una persona infectada
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esto es lo que pasa en el cuerpo antes de que el coronavirus mate a una persona infectada

COMPARTIR

···
menu-trigger

Esto es lo que pasa en el cuerpo antes de que el coronavirus mate a una persona infectada

bulletEn algunas infecciones graves de coronavirus, el esfuerzo del cuerpo para curarse a sí mismo puede ser demasiado severo, lo que lleva a la destrucción no sólo de las células infectadas por el virus, sino también del tejido sano.

Bloomberg /Jason Gale
09/03/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El coronavirus sólo causa tos si se queda en la nariz y la garganta, lo cual es algo que pasa en la mayoría de las personas que tuvieron la mala suerte de infectarse. El peligro comienza cuando llega a los pulmones.

Uno de cada siete pacientes desarrolla dificultad para respirar y otras complicaciones graves, mientras que el 6 por ciento llega a estado crítico. Estos pacientes generalmente sufren fallas en sus sistemas respiratorios y otros sistemas vitales, y a veces desarrollan shock séptico, según un informe de la misión conjunta de la Organización Mundial de la Salud y China publicado el mes pasado.

La progresión de leve o moderada a severa en los infectados con coronavirus puede ocurrir "muy, muy rápidamente", dijo Bruce Aylward, subdirector general de la OMS, quien codirigió una misión en China que revisó datos de 56 mil casos.

Comprender el curso de la enfermedad e identificar a las personas en mayor riesgo son fundamentales para optimizar la atención de un contagio global que ha matado a más de 3 mil 700 personas desde que el brote emergió en el centro de China en diciembre.

Entre el 10 y el 15 por ciento de los pacientes de leves a moderados progresa a un cuadro grave y, de ellos, del 15 al 20 por ciento progresa a un estado crítico. Los pacientes con mayor riesgo incluyen personas de 60 años o más y aquellos con afecciones preexistentes como hipertensión, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

"El cuadro clínico sugiere un patrón de enfermedad que no es diferente a lo que podríamos ver en la influenza", dijo Jeffery K. Taubenberger, quien estudió la infección en víctimas de la gripe española, incluida una exhumada hace más de 20 años del permafrost en el noroeste de Alaska.

Es muy probable que COVID-19 se propague a través del contacto con gotitas cargadas de virus expulsadas de la tos, el estornudo o el aliento de una persona infectada.

La infección generalmente comienza en la nariz. Una vez dentro del cuerpo, el coronavirus invade las células epiteliales que recubren y protegen el tracto respiratorio, dijo Taubenberger, quien encabeza la sección de patogénesis viral y evolución del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas en Bethesda, Maryland. Si está contenido en la vía aérea superior, es decir, en la nariz, generalmente resulta en una enfermedad menos grave.

Pero si el virus baja por la tráquea hasta las ramas periféricas del árbol respiratorio y el tejido pulmonar, puede desencadenar una fase más grave de la enfermedad. Eso se debe al daño que causa la neumonía infligido directamente por el virus, más el daño secundario causado por la respuesta inmune del cuerpo a la infección.

"El cuerpo trata inmediatamente de reparar el daño en el pulmón tan pronto como está sucediendo", dijo Taubenberger. "Varios glóbulos blancos que consumen patógenos y ayudan a sanar el tejido dañado actúan como primeros respondedores. Normalmente, si esto va bien, puede eliminar la infección en solo unos días".

En algunas infecciones graves de coronavirus, el esfuerzo del cuerpo para curarse a sí mismo puede ser demasiado severo, lo que lleva a la destrucción no sólo de las células infectadas por el virus, sino también del tejido sano, dijo Taubenberger.

El daño al epitelio que recubre la tráquea y los bronquios puede provocar la pérdida de células protectoras productoras de moco, así como de los pequeños pelos o cilios, que barren la suciedad y las secreciones respiratorias fuera de los pulmones.

"No se tiene la capacidad de mantener las cosas fuera del tracto respiratorio inferior", dijo Taubenberger. Como resultado, los pulmones son vulnerables a una infección bacteriana secundaria invasiva. Los posibles culpables incluyen los gérmenes que normalmente albergan en la nariz y la garganta, y las bacterias resistentes a los antibióticos que prosperan en los hospitales, especialmente en los ambientes húmedos de los ventiladores mecánicos.

Las infecciones bacterianas secundarias representan una amenaza especialmente perniciosa porque pueden matar células madre críticas del tracto respiratorio que permiten que el tejido se rejuvenezca. Sin ellos, "simplemente no puedes reparar físicamente tus pulmones", dijo Taubenberger. Los pulmones dañados pueden privar a los órganos vitales de oxígeno y dañar los riñones, el hígado, el cerebro y el corazón.

"Cuando se contrae una infección grave y abrumadora, todo comienza a desmoronarse en cascada", dijo David Morens, asesor científico principal del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. "Pasas el punto de inflexión donde todo va cuesta abajo y, en algún momento, no puedes recuperarte".

Ese punto de inflexión probablemente también ocurra antes en las personas mayores, como ocurre en experimentos con ratones viejos, dijo Stanley Perlman, profesor de microbiología e inmunología en la Universidad de Iowa en Iowa City, quien ha estudiado coronavirus durante 38 años.

Aún así, incluso los adultos jóvenes más sanos han sucumbido a la enfermedad. Li Wenliang, el oftalmólogo de 34 años que fue uno de los primeros en advertir sobre el coronavirus en Wuhan, murió el mes pasado después de recibir anticuerpos, antivirales, antibióticos, oxígeno y bombear su sangre a través de un pulmón artificial.

Algunas personas pueden ser más susceptibles genéticamente, posiblemente porque tienen una mayor abundancia de receptores de proteínas de formas distintivas en sus células epiteliales respiratorias a las que se dirige el virus, dijo Taubenberger. También es posible que ciertas personas tengan alguna inmunodeficiencia menor u otros factores del huésped relacionados con enfermedades subyacentes.