Estas son 13 reglas no escritas sobre personas afrodescendientes en Wall Street (de acuerdo con ellas)
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estas son 13 reglas no escritas sobre personas afrodescendientes en Wall Street (de acuerdo con ellas)

COMPARTIR

···
menu-trigger

Estas son 13 reglas no escritas sobre personas afrodescendientes en Wall Street (de acuerdo con ellas)

bulletAcostúmbrate a escuchar sobre la supuesta falta de candidatos 'cualificados' y adopta una 'voz blanca', señalan banqueros y operadores entrevistados.

Bloomberg / Michelle F. Davis
29/06/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Estas son 13 reglas no escritas sobre ser una persona afrodescendiente en Wall Street, según la experiencia de las personas que lo han vivido:

1. Nunca lo olvides: a pesar de todas esas promesas sobre la diversidad, solo alrededor del 1 por ciento de la alta gerencia es negra.

2. Ten cuidado al señalar ese dato en las mesas de negociación de valores, ocupadas en su mayoría por hombres y blancos.

3. Acostúmbrate a oír acerca de la supuesta falta de candidatos afrodescendientes “cualificados”.

4. Un 4.0 de Harvard no es suficiente. Acostúmbrate a que los ejecutivos blancos de Wall Street piensen que los compañeros han sido contratados “por la diversidad”.

4. Adopta una “voz blanca”.

5. Espera escuchar quejas sobre el entrenamiento de sesgo.

6. Dedica largas horas a combatir los estereotipos sobre la “ética en el trabajo”.

7. No pidas asignaciones de trabajo directamente; y espera perder algunas oportunidades frente a empleados blancos menos cualificados.

8. Disimula la ira o la frustración.

10. Ten cuidado con el espacio personal de los compañeros blancos.

11. No te rías demasiado alto.

12. Actúa como si todo esto fuera normal.

13. No hables de raza.

No todos en Wall Street, afrodescendientes o blancos, estarán de acuerdo con todas estas declaraciones. Estas reglas no escritas, y otras como estas, se obtuvieron de numerosas conversaciones con banqueros y operadores durante el último mes, a medida que el racismo acaparaba el protagonismo en el debate nacional.

Las entrevistas abarcaban distintas edades, títulos y experiencias, pero todas reflejan la misma realidad: a pesar de los años de conversación, Wall Street ha fallado en gran parte a la gente de color.

Pocos trabajadores negros medios dirán esto públicamente, y pocos prevén un cambio significativo en el corto plazo en la industria financiera, pese a que el movimiento Black Lives Matter está llegando a todos los rincones de Estados Unidos.

Es cierto que se han hecho promesas. Desde que la muerte de George Floyd provocó demandas colectivas de medidas, Morgan Stanley y Wells Fargo & Co. han prometido ascender a ejecutivos negros. Goldman Sachs ha requerido más formación de sesgo. JPMorgan ha expandido sus programas de orientación. Bank of America ha prometido dinero para combatir la desigualdad.

Sin embargo, el universo privilegiado de las finanzas estadounidenses aún se parece mucho al de hace una década, o incluso al de hace dos o tres.

Los datos cuentan una historia: actualmente ni un solo líder ejecutivo de un importante banco de EU es afrodescendiente, y solo una de las más de 80 personas que constituyen los equipos ejecutivos de élite en la cima de los seis mayores bancos de EU es de raza negra.

Según algunas estimaciones, los profesionales afrodescendientes representan el 8 por ciento del total de la industria financiera, la misma cifra que hace 15 años. Pero su representación en las divisiones en negociación y banca de inversión es mucho menor.

En JPMorgan, Bank of America y Citigroup, el porcentaje de trabajadores negros en general ha disminuido, no aumentado en los últimos años. En JPMorgan, el mayor banco del país, esa cifra se ha reducido desde el 19 al 13 por ciento en poco más de una década.

Pero las cifras son solo una parte de la historia.

En este momento de concienciación de la raza en Estados Unidos, las empresas han instado a los empleados afrodescendientes a hablar abiertamente de sus experiencias. Algunos lo hacen, pero a muchos les preocupa que esto dificulte sus trabajos y sus vidas.

“Hay ciertas cosas que a uno le gustaría poder hacer, pero no puede”, dice Dennis Creary, que dirige una organización sin fines de lucro llamada Blacks on Wall Street y vende software a grandes bancos para Oracle. “La ira está ahí, pero el miedo a perder ese trabajo para el que uno ha trabajado también está ahí”.

Creary agrega: “Somos prescindibles”.