Estados Unidos se retira de tratado nuclear; Trump culpa a Rusia
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Estados Unidos se retira de tratado nuclear; Trump culpa a Rusia

COMPARTIR

···

Estados Unidos se retira de tratado nuclear; Trump culpa a Rusia

Rusia viola el tratado 'con impunidad, al desarrollar y desplegar encubiertamente un sistema de misiles prohibido que representa una amenaza directa para nuestros aliados y tropas', acusó Trump.

01/02/2019
Actualización 01/02/2019 - 13:48
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

WASHINGTON.- Estados Unidos anunció este viernes que se retirará de un histórico tratado de armas nucleares con Rusia, argumentando que no debería verse limitado por un acuerdo que Moscú está violando con "impunidad" al desplegar misiles prohibidos.

Los demócratas en el Congreso y algunos defensores del control de armamentos criticaron la decisión al considerar que abre la puerta a una carrera armamentista.

El presidente Donald Trump repitió una acusación estadounidense de hace un año de que Rusia ha desarrollado y desplegado en secreto "un sistema de misiles prohibido que representa una amenaza directa para nuestros aliados y tropas en el exterior".

Dijo que Estados Unidos se había adherido al tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio desde que se firmó en 1987, pero que Rusia no lo había hecho.

La decisión de Trump refleja la opinión de su gobierno de que el tratado de armas era un obstáculo inaceptable para confrontar más enérgicamente no solo a Rusia sino también a China. El ejército chino ha crecido mucho desde que se firmó el tratado, y el pacto ha impedido a Estados Unidos desplegar armas para contrarrestar las que se están desarrollando en China.

Sin embargo, acabar con el Tratado Sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) podría agravar las relaciones con los aliados europeos, que comparten la opinión del gobierno norteamericano de que Rusia está violando el tratado pero que no han apoyado la retirada de Estados Unidos.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo a periodistas que a Rusia se le notificará formalmente el sábado que Estados Unidos se retirará del INF, que ha sido la pieza central del control de armas desde la Guerra Fría, lo que se cumplirá de manera efectiva en seis meses más.

Mientras tanto, a partir del sábado, Estados Unidos suspenderá sus obligaciones bajo el tratado.

Pompeo indicó que si en los próximos seis meses Rusia acepta las demandas de Estados Unidos de que destruya de manera verificable los misiles de crucero que Washington afirma que son una violación, entonces el tratado puede ser salvado. Si no lo hace, "el tratado termina", dijo.

Trump dijo que Estados Unidos "se ha adherido plenamente" al tratado durante más de 30 años, "pero no nos quedaremos limitados por sus términos mientras Rusia tergiverse sus acciones".

Por su parte, la OTAN dijo que si Moscú no destruye todos los nuevos sistemas de misiles que según Washington insiste que violan el tratado, "Rusia será la única responsable del final del tratado".

La retirada estadounidense se esperaba desde hacía meses. Es el resultado de años de disputas sin resolver sobre el cumplimiento ruso del pacto, que prohíbe ciertos misiles de crucero lanzados desde tierra. Rusia niega haber violado el tratado.

Los funcionarios estadounidenses también han expresado su preocupación por el hecho de que China, que no forma parte del tratado, está desplegando un gran número de misiles en Asia que Estados Unidos no puede contrarrestar porque se encuentra obligado por el tratado.

El pacto es conocido como Tratado Sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 por el presidente Ronald Reagan y Mijaíl Gorbachov, entonces secretario general del Partido Comunista de la Unión Soviética.

Fue la primera medida de control de armas que prohibía toda una clase de armamento: los misiles crucero lanzados desde tierra con un alcance de entre 500 kilómetros y 5 mil 500 kilómetros. Moscú niega haberlo incumplido.