Esta es la historia de Louise Limela, enfermera de MSF con problemas de movilidad
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Esta es la historia de Louise Limela, enfermera de MSF con problemas de movilidad

COMPARTIR

···

Esta es la historia de Louise Limela, enfermera de MSF con problemas de movilidad

Limela reflexiona sobre los más de 10 años que ha pasado con la organización y los retos que ciertas tareas, como subir y bajar escaleras para conseguir suministros, han significado.

Por Médicos sin Fronteras
18/05/2019
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Louise Limela es una enfermera que trabaja desde hace más de 10 años con Médicos Sin Fronteras (MSF) en la República Democrática del Congo (RDC). Ella reflexiona sobre los desafíos que ha enfrentado atendiendo emergencias sin dejarse vencer por su condición física, una situación que en lugar de debilitarla le ha dado motivos para esforzarse más y alcanzar sus metas.

¿Cómo comenzaste con MSF?

MSF tenía un proyecto para tratar heridos de la guerra en la ciudad de Kisangani en RDC durante el conflicto de 2000. Terminé mis estudios y estaba cuidando a mi abuelo y fue cuando comencé a querer ayudar a otros. MSF se acercó a mí y me preguntó si quería trabajar con ellos. Acepté.

En 2008 apliqué para una posición en un proyecto en Lubutu como encargada de la tienda de suministros donde estuve hasta 2012. Desde ahí hasta 2018 trabajé en Masisi. Luego como oficial de suministros. Desde el año pasado, he sido responsable para coordinar y organizar la vida asociativa del personal de MSF en Masisi, una posición que se creó recientemente.

¿Cuáles son algunos de los desafíos que enfrentaste en su carrera en MSF y cómo los abordaste?

En algunas posiciones como la gestión de suministros, tuve que subir y bajar escaleras para sacar cosas de los estantes, llevar algunas pesadas, y esto no siempre fue fácil. Cuando fui enfermera, en una respuesta de emergencia de MSF, atendiendo a los heridos de guerra, tuve que mantenerme de pie durante muchas horas. Fue difícil en vista de mi condición física, pero hice todo lo posible para hacer mi trabajo.

Hay zonas montañosas en Masisi, donde tuve que subir y bajar varias veces por sus senderos resbaladizos y algunas veces me caí, pero eso no me impidió hacer mi trabajo y alcanzar mis metas.

¿MSF tomó en cuenta su condición física desde el inicio? ¿Y manejaste esto por tu cuenta o recibiste apoyo?

No se hizo referencia a mi condición. Me informaron sobre lo que implicaría mi trabajo y luego me dediqué a este. Mis colegas me apoyaron, pero al mismo tiempo no quería que siempre me asistieran. A veces, soy un poco terca, me sentiría demasiado vulnerable si la gente siempre me ayudara y esto me haría sentir incómoda. Es por eso que me esforcé más.

MSF a menudo trabaja en condiciones muy difíciles. ¿Qué tan equipado está para incluir a personas con necesidades especiales desde una perspectiva de contratación de personal?

Primero, no me di cuenta de que hay consideraciones especiales tomadas si alguien con problemas de movilidad solicita un puesto. Personalmente siempre apliqué a las posiciones y tuve que pasar las pruebas, algunas de las cuales fallé y otras no, por lo que no se hacen "favores especiales".

¿Qué crees que debería mejorarse para la inclusión del personal con necesidades especiales?

Es cierto que cuando hice la solicitud temía que fuera a la entrevista y que ellos vieran mi condición y no me aceptaran, pero reuní mi coraje y fui seleccionada. Una cosa que MSF podría hacer es alentar a las personas con necesidades especiales a presentar una solicitud cuando publicamos vacantes de empleo.

¿Qué pasa con nuestros pacientes y la inclusión?

En nuestras actividades de campaña de sensibilización, nos dirigimos a las comunidades y no estamos seguros de si las personas que necesitan nuestra información nos pueden escuchar y si es fácil para ellos acceder a la información que les proporcionamos.

Si bien los datos pueden ser importantes para ellos, los miembros de la audiencia sordos no escucharán nuestros mensajes y los ciegos no verán los elementos visuales que usamos. Del mismo modo, las personas con movilidad limitada pueden no ser capaces de llegar a donde tenemos nuestras sesiones de información y concientización.

Ahí es donde debemos preguntar a nuestros colegas de comunicación, médicos y de logística, qué estrategia debemos adoptar para garantizar que nuestros mensajes lleguen a estas diferentes audiencias.

¿Puede contarnos sobre una historia o situación que te inspiró?

Cuando comencé con MSF durante la guerra, fui la cuidadora de mi abuelo en una clínica de salud con sede en la universidad y MSF estaba allí tratando heridos. Algunos morían y no había enfermeras porque la mayoría se habían ido para estar con sus familias, solo había dos médicos y otros dos miembros del personal.

Cuando comencé a trabajar para MSF, al ver a todos los pacientes que necesitaban ayuda, significaba mucho para mí estar en condiciones de contribuir y brindar apoyo. En ese momento, teníamos una sala dedicada para los pacientes que habían fallecido. Un día, mientras revisaba a los pacientes durante las visitas a la sala, noté que había movimiento en la sala e inmediatamente notifiqué a los médicos que podría haber un sobreviviente.

Hoy, esa persona se ha convertido en un miembro de MSF. A pesar de que perdió una de sus extremidades, trabaja como logista en uno de nuestros proyectos de VIH. Nos volvimos a encontrar cuando estaba trabajando en Lubutu y recordó ese día. Eso me ha marcado significativamente. Me dije que al menos he contribuido a salvar una vida. Tengo mucha pasión por lo que hago y me encanta servir a los demás.

¿Cuál sería su mensaje para las mujeres que tienen necesidades especiales que aspiran a trabajar en el campo humanitario?

Les diría que tomen su destino en sus propias manos, que no tengan miedo, que enfrenten la realidad tal como es, que comiencen aceptándose para que los demás también lo hagan. Que vean más allá de su condición y digan "voy a apoyar a los demás y lo haré realidad". Es una decisión consciente que se debe tomar.

Tiene que liberarte. El problema con la movilidad y otras discapacidades es el complejo psicológico resultante que sufren las personas. Yo era así al principio. Sientes que todos los demás son mejores que tú y que no podrás lograrlo. Les pido a todas estas mujeres que confronten la realidad y simplemente den lo mejor de lo que tienen para ofrecer. Cuando pierdes una extremidad, hay otras que puedes desarrollar y usar. No se trata de lo que perdiste. Y yo soy una prueba viviente de eso.

Médicos Sin Fronteras fue fundada en Francia en 1971 por un grupo de médicos y periodistas. Ganaron el Premio Nobel de la Paz en 1999 por su labor humanitaria en varios continentes. MSF tiene operaciones en más de 70 países, entre ellos México, donde la oficina se estableció en 2008.

Si quieres saber más del trabajo de MSF, te invitamos a seguir sus redes:

-Página web: https://www.msf.mx/

-Facebook: https://www.facebook.com/MSF.Mexico/

-Twitter: https://twitter.com/MSF_Mexico