menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Esta antigua vacuna contra la tuberculosis sirve para el COVID-19? En Países Bajos piensan que sí

COMPARTIR

···
menu-trigger

¿Esta antigua vacuna contra la tuberculosis sirve para el COVID-19? En Países Bajos piensan que sí

bulletDos nuevos estudios auguran prometedores resultados para la vacuna bacilo de Calmette-Guérin, o BCG, contra el coronavirus.

Bloomberg / Marthe Fourcade
02/09/2020
Actualización 02/09/2020 - 18:24
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Crece la evidencia de que una centenaria vacuna contra la tuberculosis puede proteger contra infecciones respiratorias, por lo que los Países Bajos comenzarán a probarla en miles de ancianos frágiles que corren un alto riesgo en medio de la pandemia provocada por el coronavirus.

Dos nuevos estudios auguran prometedores resultados para la vacuna bacilo de Calmette-Guérin, o BCG, contra el COVID-19, aunque la investigación que evalúa el potencial directo de la vacuna contra el nuevo virus está a meses de publicar los resultados.

Dicha vacuna se aplicó en humanos por primera vez en 1921 y es considerada una de las primeras vacunas del siglo pasado.

Un estudio, dirigido por el especialista Mihai Netea, del Centro Médico de la Universidad Radboud, en los Países Bajos, muestra que los ancianos a los que se les administró la vacuna BCG tienen 80 por ciento menos de probabilidades de contraer una infección del tracto respiratorio que aquellos que no han recibido la vacuna. Otro estudio en un grupo de trabajadores de un hospital en los Emiratos Árabes Unidos muestra que quienes recibieron la vacuna no contrajeron COVID-19, a diferencia de un grupo de control no vacunado.

El proyecto neerlandés, que comienza esta semana, pretende reclutar hasta siete mil pacientes ancianos durante los próximos dos meses, y se espera que los resultados se den a conocer dentro de seis meses como máximo, dijo Netea, quien dirige el proyecto junto con Marc Bonten, del Centro Médico Universitario de Utrecht. Como las iniciativas de los laboratorios farmacéuticos por desarrollar vacunas contra el nuevo coronavirus demorarán meses en dar frutos, esta vacuna más antigua podría ayudar a reducir la brecha y proteger a las personas con mayor riesgo de infecciones graves.

“Esperamos que esto nos ayude a tomar una decisión respecto de la pandemia antes de fin de año”, señaló Netea en una entrevista telefónica.