Mundo

¡Es un hecho! Congreso de EU ratifica triunfo de Joe Biden en elecciones presidenciales

Tras los tumultos del miércoles, que dejaron un saldo de al menos cuatro muertos, los legisladores avalaron el resultado arrojado por el Colegio Electoral.

Joe Biden fue reconocido formalmente por el Congreso como el próximo presidente de Estados Unidos este jueves, poniendo fin a dos meses de desafíos fallidos de su predecesor, Donald Trump, que estallaron en violencia en el Capitolio cuando los legisladores se reunieron para ratificar el resultado de las elecciones.

La victoria del mandatario electo demócrata se selló después de que los miembros de la Cámara y el Senado rechazaran una ronda final de objeciones al resultado de las elecciones del 3 de noviembre planteadas por un puñado de republicanos en nombre de Trump.

Los procedimientos se interrumpieron durante varias horas cuando los manifestantes a favor de Trump invadieron las líneas policiales, asediaron el recinto y entraron en la cámara del Senado, lo que provocó que los legisladores huyeran en busca de seguridad.


Después de que las autoridades recuperaron el control del complejo del Capitolio, el Congreso volvió a trabajar el miércoles por la noche y realizó dos rondas de votaciones que culminaron con la afirmación de la victoria de Biden durante la madrugada de este día.

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien se había separado de Trump al pedir que se procesara a los manifestantes dentro del Capitolio, presidió la certificación de los 306 votos del Colegio Electoral de Biden.

El miércoles temprano, desafió al presidente diciéndoles a los legisladores en una carta que no haría ningún intento de bloquear unilateralmente el proceso de certificación.

Poco después de que los legisladores certificaran los resultados, Trump señaló en un comunicado que habría una "transición ordenada" del poder a Biden el 20 de enero, y señaló que seguía "en desacuerdo con el resultado de las elecciones".


La acción del Congreso, generalmente un asunto pro forma que atrae poca atención, será recordada como la coda de una de las campañas presidenciales más tumultuosas de la historia reciente.

Fue el último paso oficial en las prolongadas elecciones de 2020, por lo que llamó la atención del presidente y miles de sus partidarios, a quienes imploró que fueran a Washington a protestar.

El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, culpó directamente a Trump de la violencia, pero expuso que el Congreso no se detuvo.

"Estas imágenes se proyectaron al mundo", dice Schumer. "Esta será una mancha en nuestro país que no se eliminará tan fácilmente".

Añadió: "Al final, todo lo que esta turba realmente ha logrado es retrasar nuestro trabajo unas horas".

La ocupación del Capitolio llevó a los republicanos a reducir sus objeciones planificadas, y los senadores obligaron a debatir solo los electores de dos estados en lugar de los seis que originalmente planearon.

"El Senado de Estados Unidos no se dejará intimidar", aseveróel líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell. "Certificaremos al ganador de las elecciones de 2020".

Una mujer no identificada murió después de recibir un disparo de la policía del Capitolio cuando los manifestantes irrumpieron en el Capitolio poco después de que el Congreso comenzara el proceso de certificación, según el departamento de policía de Washington, DC. Al menos 52 personas fueron detenidas y se incautaron varias armas.

"Estoy realmente conmocionado y entristecido de que nuestra nación, durante tanto tiempo el faro de luz y esperanza para la democracia, haya llegado a un momento tan oscuro", mencionó Biden en breves comentarios sobre el incidente en Wilmington, Delaware, el miércoles.

Biden hereda una terrible pandemia que Trump casi ha ignorado durante los últimos dos meses mientras libraba una campaña legal y política para anular los resultados de las elecciones.

La primera prueba del nuevo presidente será distribuir y entregar vacunas contra el coronavirus de manera más efectiva, después de que la administración Trump no alcanzó la meta de fin de año de vacunar a 20 millones de estadounidenses.

La certificación llegó el mismo día que Biden se enteró de que tendrá una mayoría demócrata en el Senado después de dos vueltas en Georgia.

El nuevo mandatario prometió presentar otro proyecto de ley de estímulo económico poco después de asumir el cargo que incluiría miles de millones de dólares en gastos para la distribución de vacunas y para reabrir escuelas de manera segura, con el objetivo de permitir que la mayoría comience la instrucción en persona dentro de los primeros 100 días de su presidencia.

Su equipo está construyendo una respuesta federal completa a la pandemia que incluye distribución de vacunas, equipo de protección personal y ayuda económica.

Nacido en Scranton, Pennsylvania y criado en Delaware, Biden pasó décadas buscando la presidencia. Se postuló para la Casa Blanca en 1988 y 2008 y consideró postularse en 1984 y 2016.

Elegido para el Senado en 1972 a la edad de 29 años, Biden sirvió 36 años en la cámara. Él presidió los comités Judicial y Relaciones Exteriores antes de convertirse en vicepresidente de Barack Obama en 2009.

Se aceptó la oferta para ser compañero de fórmula de Obama con la condición de que iba a ser la última persona en la habitación cuando el exmandatario tomó decisiones clave, aunque no estaba siempre atendido.

Entró en la carrera en abril de 2019 impulsado, dijo, por un sentido de obligación de derrocar a Trump. Biden citó las violentas manifestaciones de los supremacistas blancos en Charlottesville, Virginia, en 2017 en las que fue asesinado un contramanifestante pacífico. Trump comentó después del incidente que "había gente muy buena en ambos lados".

A lo largo de su candidatura, Biden soportó las críticas de que era demasiado moderado o demasiado mayor mientras centraba sus apelaciones en una base confiable de apoyo: afroamericanos, mujeres y una pequeña parte de los votantes blancos que habían votado por Trump en 2016 pero se habían agriado en el presidente.

Su argumento en las elecciones generales contra Trump se centró en el manejo del presidente de la pandemia que había matado a casi un cuarto de millón de personas el día de las elecciones y dejó sin trabajo a millones más. Sobrevivió a los esfuerzos de Trump por atacarlo por corrupto y senil, devolviendo los estados de Wisconsin, Michigan y Pensilvania a la columna demócrata y agregando Arizona y Georgia, dos estados que no habían apoyado a los candidatos presidenciales demócratas en este siglo.

En total, Biden anotó el mismo total de votos del Colegio Electoral que Trump había obtenido cuatro años antes, 306 a 232