Mundo

Entre fuegos artificiales, nostalgia y confinamiento: así recibe Australia el Año Nuevo

Este Año Nuevo se celebra como ninguna otra, con restricciones pandémicas que limitan las multitudes y muchas personas se despiden de un año que prefieren olvidar. Te contamos también sobre el festejo en otros países.

CANBERRA. Australia fue una de las primeras naciones en 'tocar la campana' del 2021 debido a su proximidad a la Línea Internacional de Cambio de Fecha. Fue un final sombrío para Nueva Gales del Sur y Victoria, los dos estados más poblados del país, que están luchando contra nuevos brotes de COVID-19.

Esta víspera de Año Nuevo se celebra como ninguna otra, con restricciones pandémicas que limitan las multitudes y muchas personas se despiden de un año que prefieren olvidar.

En los últimos años, 1 millón de personas llenaban el puerto de Sídney para ver los fuegos artificiales que se concentraban en el Puente del Puerto de Sídney, pero ahora la mayor parte de la población vio por televisión mientras las autoridades instaban a los residentes a quedarse en casa.


Las zonas en el puerto estaban cercadas, los parques populares cerrados y los lugares nocturnos famosos estaban inquietantemente desiertos.

Una fuerte presencia policial pobló el lugar tranquilo, que parecía un pueblo fantasma. Una exhibición de fuegos artificiales a las 9 pm fue descartada, pero un espectáculo pirotécnico de siete minutos a la medianoche trajo alegría momentánea cuando los fuegos artificiales iluminaron espectacularmente el icónico Harbour Bridge y sus alrededores.

A las personas no se les permitió ingresar al centro de la ciudad sin un permiso. Solo podían ingresar al centro de Sydney si tenían una reserva en un restaurante o eran uno de los cinco huéspedes de un residente del centro de la ciudad.

Algunos restaurantes junto al puerto estaban cobrando hasta mil 690 dólares australianos (mil 294 dólares) por un asiento, informó el miércoles el periódico The Daily Telegraph de Sydney.


Te recomendamos:

Sydney es la ciudad más poblada de Australia y ha tenido su transmisión local más activa del coronavirus en las últimas semanas.

Melbourne, la segunda ciudad más poblada de Australia, canceló sus fuegos artificiales este año. "Por primera vez en muchos, muchos años, tomamos la gran decisión, la difícil decisión de cancelar los fuegos artificiales", dijo la alcaldesa Sally Capp.

"Lo hicimos porque sabemos que atrae hasta 450 mil personas a la ciudad por un momento a la medianoche para disfrutar de una exhibición y música espectaculares. No vamos a hacer eso este año ".

En notable contraste, la ciudad de Perth, en la costa oeste, que no ha tenido la propagación del virus en la comunidad desde abril, celebró el año nuevo casi normalmente con grandes multitudes que se congregaron para ver dos espectáculos de fuegos artificiales.

2021 en otras naciones

Nueva Zelanda, que está dos horas por delante de Sydney, y varias de sus islas vecinas del Pacífico Sur no tienen casos actuales de COVID-19, y las celebraciones de Año Nuevo fueron las mismas de siempre.

En las sociedades chinas, la celebración del Año Nuevo Lunar que cae en febrero de 2021 generalmente tiene prioridad sobre el Año Nuevo solar, el 1 de enero. Si bien las celebraciones de la festividad occidental se han vuelto más comunes en las últimas décadas, este año será más silencioso .

Beijing lleva a cabo una ceremonia de cuenta regresiva con solo unos pocos invitados, mientras que otros eventos planeados han sido cancelados. Y las temperaturas nocturnas que caen a -15 grados centígrados (-5 grados Fahrenheit) probablemente desalienten a las personas de pasar la noche con amigos.

Taiwán está celebrando su habitual ceremonia de Año Nuevo, un espectáculo de fuegos artificiales en la emblemática torre de la ciudad capital, Taipei 101, así como una ceremonia de izamiento de la bandera frente al edificio de oficinas presidenciales la mañana de Año Nuevo. El izamiento de la bandera se limitará a funcionarios gubernamentales e invitados después de que se descubrió que un viajero que llegó recientemente a Taiwán estaba infectado con la nueva variante del coronavirus.

La isla ha sido una historia de éxito en la lucha contra la pandemia, registrando solo siete muertes y 700 casos confirmados de COVID-19.

Hong Kong, con su historia colonial británica y una gran población de expatriados, generalmente ha visto celebraciones estridentes a lo largo del paseo marítimo y en los distritos de bares. Sin embargo, por segundo año consecutivo, los fuegos artificiales de Nochevieja han sido cancelados, esta vez por coronavirus más que por preocupaciones de seguridad pública.

Las regulaciones de distanciamiento social de Hong Kong restringen las reuniones a solo dos personas. Los restaurantes deben cerrar a las 6 pm y no se permiten presentaciones en vivo ni bailes. Pero las multitudes todavía abarrotan los centros comerciales.

Gran parte de Japón estaba dando la bienvenida a 2021 en silencio desde casa, alarmado después de que Tokio informara un número récord de casos diarios de coronavirus de alrededor de mil 300. Fue la primera vez que los casos diarios en la capital superaron los mil.

En Corea del Sur, el gobierno de la ciudad de Seúl canceló su ceremonia anual de campanadas de Nochevieja en el barrio de Jongno por primera vez desde que el evento se celebró por primera vez en 1953, meses después del final de la Guerra de Corea.

En Nueva Delhi, Mumbai y Chennai se ordenó el cierre de hoteles y bares a las 11 de la noche. Las tres ciudades han sido las más afectadas por la pandemia de coronavirus.

En Sri Lanka, las reuniones públicas han sido prohibidas debido al resurgimiento del COVID-19, y las autoridades sanitarias y policiales instaron a las personas a limitar las celebraciones a los familiares cercanos. Los funcionarios de salud advirtieron sobre acciones legales contra hoteles y restaurantes que celebren fiestas.