En Hong Kong, la elección de un restaurante puede revelar tu postura política
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En Hong Kong, la elección de un restaurante puede revelar tu postura política

COMPARTIR

···
menu-trigger

En Hong Kong, la elección de un restaurante puede revelar tu postura política

bulletA través de una aplicación, comensales han comenzado a catalogar negocios de comida como 'amarillos' o 'azules', en referencia a si apoyan a los manifestantes o son progubernamentales, según la percepción de los que califican.

Bloomberg /
26/01/2020
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Al decidir dónde cenar en Hong Kong en estos días, muchos residentes locales están recurriendo a una aplicación móvil similar a Yelp: no para revisiones de comida o servicio, sino para separar restaurantes 'amarillos' de los 'azules'.

Después de más de siete meses de disturbios, hasta elegir un restaurante se ha vuelto político en Hong Kong. De los 3 mil establecimientos de comida que figuran en la aplicación, más de mil 300 son amarillos y mil 600 son azules, incluidos cafés, casas de té y de snacks.

Los 'amarillos' representan establecimientos vistos como prodemocráticos o que apoyan las protestas, una asociación que data del Movimiento Paraguas de la ciudad en 2014. Mientras que el color 'azul' hace referencia a las inclinaciones progubernamentales o pro Beijing.

El esfuerzo por politizar los restaurantes, muchos de los cuales son pequeños y de propiedad local, es parte de la estrategia del movimiento de protesta de obligar a las empresas y los residentes a elegir bandos mientras presionan al gobierno por más libertades.

Incluso si algunos dueños de tiendas fingen ser 'amarillos', hay un 'boicot azul' que ayuda a mantener el impulso de protesta, explicó Kelvin Lam, execonomista de la Gran China en HSBC y ahora miembro del Consejo de Distrito.

"Eso ya es algo bueno en este entorno", apuntó Lam.

Si bien los economistas dicen que es poco probable que la estrategia tenga un impacto económico significativo, boicotear negocios vinculados a la policía está exacerbando las tensiones en la antigua colonia británica. También es probable que el tráfico de restaurantes durante el feriado del Año Nuevo Lunar se vea afectado debido a las preocupaciones sobre la propagación de la nueva cepa de coronavirus, que es similar al SARS.

WoLeiEat, que significa "comer contigo" en chino, fue desarrollado por un trabajador de tecnología de la información de 25 años que pidió ser identificado por su nombre King. Disponible para usuarios de teléfonos Android desde octubre y usuarios de iPhone en noviembre, la app cuenta con cerca de 600 mil descargas en tres meses y 70 mil usuarios activos por día, destacó.

King, que está a favor de los manifestantes, indicó que quiere que la gente use la aplicación para "decirle al gobierno lo que queremos". Ahora está ampliando la lista para incluir a otros minoristas, como salones de belleza y papelerías.

La codificación de colores se basa en si las empresas apoyaron una huelga general y si ayudan a los manifestantes, como por ejemplo, al proporcionar alimentos gratuitos.

Tommy Wu, economista senior de Oxford Economics Hong Kong, consideró que la división entre amarillo y azul es "más sobre demostrar la ideología política de uno en lugar de tener un impacto real" en la economía.

Incluso con la ayuda de WoLeiEat, los clientes pueden encontrar que distinguir un restaurante 'amarillo' de uno 'azul' es complicado, ya que no hay una definición precisa. Ser identificado como un negocio 'azul' puede significar ser blanco de vandalismo.

"Los clientes toman su propia decisión, no creo que sea un problema", dijo Tommy Cheung, un legislador que representa a la industria de la restauración. "El único problema es si arrojas bombas de gasolina en las tiendas cuando representan una postura política diferente. "

Vicky Tam, una profesional de Hong Kong que se va a casar este mes, ilustra así la división: ha cancelado su pedido de pastel de bodas cuyo valor es de 8 mil 500 dólares hongkoneses en la Maxim's Cakes, la cadena de panaderías más grande de la ciudad con aproximadamente 180 tiendas. En cambio, ha pedido el pastel a una cadena local, Saint Honore Cake Shop, donde las ventas de este postre se han disparado un 50 por ciento desde septiembre.

"Esto es lo menos que puedo hacer", contó Tam, que hizo referencia a un término cantonés para los manifestantes que no están en la primera línea y se ven a sí mismos como pacíficos. Se unió al boicot del grupo después de comentarios hechos en septiembre por Annie Wu Suk-ching, la hija mayor del fundador de Maxim's Group, James Wu.

Al hablar en las Naciones Unidas en representación de la Federación de Mujeres de Hong Kong, Annie Wu declaró que un "pequeño grupo de manifestantes radicales", que usaban "actos violentos sistemáticos y calculados" no representaban las opiniones de los 7.5 millones de residentes de Hong Kong en una entrevista con el Global Times, un periódico del Partido Comunista Chino.

Sus comentarios llevaron a la indignación de los manifestantes en Hong Kong y provocaron el vandalismo de los restaurantes y tiendas de Maxim, incluidos los puntos de venta de Starbucks. Maxim's Caterers opera más de mil 300 restaurantes, principalmente en Hong Kong y Macao, incluidas 160 cafeterías Starbucks.

Los representantes de Maxim's Group declinaron hacer comentarios después de múltiples llamadas de Bloomberg News. El jueves, Maxim's Group recortó una declaración que hizo en septiembre en respuesta a informes de noticias que mencionan a Annie Wu, diciendo que "el grupo declara que la Sra. Wu no está empleada en ningún puesto o cargo en la empresa ".

Una gerente de recursos humanos de 35 años, que pidió ser identificada por su apellido Yip, contó que solía ser cliente habitual en Peking Garden, un restaurante chino propiedad de Maxim's. Añadió que no "gastará un centavo" en los restaurantes de la empresa, aclarando que ella elige sus restaurantes de acuerdo con la aplicación WoLeiEat y las listas compartidas en las redes sociales.

Algunos gerentes de restaurantes afirman que están siendo atacados injustamente. Ken Cheung dirige un restaurante de mariscos en Tuen Mun que fue etiquetado como 'azul' porque policías fueron vistos cenando allí.

"Servimos a los clientes independientemente de sus profesiones", indicó Cheung. "La gente nos etiquetó como 'azules', pero no hay ninguna base para ello".

La cadena de refrigerios Best Mart 360 Holdings ha sido blanco de vandalismo, y el presidente de la compañía, Lin Tsz Fung, puntualizó en una entrevista en noviembre que más de 70 de 102 tiendas fueron objeto de este tipo de actos.

La compañía se ha visto afectada porque los manifestantes afirmaron que Lin tiene vínculos con pandillas pro-Beijing de la provincia china de Fujian, lo que ha negado. La compañía dijo en una presentación de bolsa del 15 de enero que planea abrir más tiendas lejos de Hong Kong -en Macao y China continental.

Simon Wong, presidente de la Federación de Restaurantes y Comercios Relacionados de Hong Kong, comentó que la mayoría de los restaurantes no quieren ser parte de una lucha política.

"Casi el 70 por ciento de los ingredientes de los alimentos son de China continental", dijo. "Si los restaurantes dejan de usarlos, ni siquiera podrán abrir sus puertas".

Algunas tiendas 'amarillas' señalan que están tratando de ayudar al movimiento de protesta de otra manera: la contratación de jóvenes cuyas perspectivas de empleo se ven afectadas negativamente por la brecha política. Sin embargo, la mayoría de los trabajos disponibles, como los camareros y los dependientes, son cargos considerados como 'bajos'.

"Haré todo lo que pueda", declaró Vincent Hung, dueño de Brew Note Coffee Roaster, una tienda 'amarilla' en el área de North Point. "Al igual que contratar manifestantes, incluso uno o dos".