El fuego, sin dar tregua a Australia, pese a diversos esfuerzos
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

El fuego, sin dar tregua a Australia, pese a diversos esfuerzos

COMPARTIR

···
menu-trigger

El fuego, sin dar tregua a Australia, pese a diversos esfuerzos

bulletLas autoridades advierten sobre riesgos el próximo fin de semana, luego de que se reportaron incendios en Nueva Gales del Sur y el vecino estado de Victoria; pese al desliegue de 3 mil elementos del Ejército y la ayuda mundial.

Bloomberg / Jason Scott
05/01/2020
Actualización 05/01/2020 - 21:17
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Bomberos exhaustos dieron la bienvenida este lunes (tiempo local) a un clima más frío y una lluvia irregular en el sureste de Australia devastado por el fuego después de unos días de calamidad, incluso cuando las autoridades advierten sobre un regreso de condiciones peligrosas a finales de esta semana.

Sin un final a la vista para esta crisis, las autoridades están calculando el costo de esta, después de que este fin de semana propiedades en pequeñas ciudades en la costa sur de Nueva Gales del Sur y pueblos alpinos en el vecino estado de Victoria fueron arrasados ​​por incendios que crecieron tanto que generaron tormentas eléctricas.

Miles de personas han sido evacuadas e instaladas en lugares de recreación convertidos de manera apresurada en campamentos improvisados ​​envueltos en humo tóxico.

"No hay lugar para la complacencia, especialmente porque todavía tenemos más de 130 incendios en todo el estado", dijo este lunes la primera ministra de Nueva Gales del Sur, Gladys Berejiklian, a los periodistas en Sydney.

Indicó que dos personas más estaban desaparecidas en la costa sur del estado, mientras que la cifra nacional de muertes desde que comenzó la temporada de incendios a principios de septiembre aumentó a 23.

El primer ministro Scott Morrison, quien ha enfrentado críticas por su tardía respuesta al agrupar recursos nacionales para combatir los incendios, ha señalado que su gobierno conservador no endurecerá las políticas para combatir el cambio climático, al que se ha culpado por exacerbar una sequía paralizante.

Este sábado anunció un nivel de apoyo militar sin precedentes para impulsar los esfuerzos de extinción de incendios y se espera que revele nuevas medidas después de una reunión con su gabinete en la capital nacional, Canberra, este lunes.

Esa ciudad, de aproximadamente 500 mil personas, ha sido una de las más afectadas por el humo que ha envuelto el sureste de Australia durante semanas. Este lunes, Canberra volvió a tener la peor calidad del aire del mundo, condición que, como el fin de semana, provocó el lanzamiento de alrededor de 100 mil máscaras de filtro de partículas.

Se esperan pocas mejoras en las condiciones que ya han provocado la cancelación de docenas de vuelos, así como los servicios postales. Este lunes, los centros de cuidado infantil cerraron, y las tiendas y museos, también. El Departamento del Interior ha cerrado sus oficinas de Canberra hasta al menos este miércoles, y ha dicho a su personal no esencial que se quede en casa.

El peligroso humo llegó este lunes a Melbourne, la ciudad más grande de Victoria. La marina de Australia se desplegó este fin de semana para rescatar a cientos de turistas varados en el estado que se habían visto obligados a permanecer en la playa de Mallacoota cuando un incendio feroz se apoderó de la ciudad turística la semana pasada.

Las autoridades de Nueva Gales del Sur y Victoria acogieron con beneplácito las noticias del fin de semana del despliegue de hasta 3 mil elementos del ejército, pero expresaron su decepción por no haber sido consultados antes de la decisión o informados antes de que Morrison detallara sus planes de respuesta a los medios.

Un anuncio de 50 segundos sobre el despliegue del Partido Liberal de Morrison fue ampliamente criticado por aparentar politizar la crisis de manera oportunista. Es otro paso en falso de Morrison, quien fue criticado por tomarse unas vacaciones no anunciadas antes de Navidad en Hawái en medio de la crisis, y fue filmado dándole la espalda a una mujer embarazada que pedía más recursos para hacer frente a las llamas mientras recorría una comunidad devastada por los incendios forestales.

La tragedia que se desarrolla, que ennegreció casi 5 millones de hectáreas (12.3 millones de acres) solo en el estado de Nueva Gales del Sur, ha provocado millones de dólares en donaciones y apoyo de celebridades internacionales, estrellas del deporte y la familia real británica.