menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Demuelen el Trump Plaza Hotel and Casino, marcando el fin de una era en Atlantic City

COMPARTIR

···
menu-trigger

Demuelen el Trump Plaza Hotel and Casino, marcando el fin de una era en Atlantic City

bulletLa era del hotel-casino de 39 pisos que perteneció al expresidente Donald Trump terminó. A mediados de los años 90 llegó a ser la más grande atracción para los apostadores en Nueva Jersey.

Bloomberg / Tina Davis, Sophie Alexander y Christopher Palmeri
17/02/2021
Trump Plaza Hotel and Casino.
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Trump Plaza, el primer casino que Donald Trump construyó y un vestigio desvaído del glamoroso pasado de Atlantic City, fue demolido este miércoles por la mañana.

Explosivos cuidadosamente colocados implosionaron la torre blanca de 39 pisos en el Océano Atlántico, que estuvo vacía durante años. Los funcionarios de la ciudad estaban ansiosos por destruirlo en medio de quejas de que se caían trozos de concreto del edificio.

Unos cientos de personas en automóviles pagaron 10 dólares para estacionarse en un antiguo aeródromo a menos de 3.2 kilómetros de distancia en una gélida mañana de invierno para ver la destrucción final de la Plaza.

Si bien el nombre descolorido de Trump todavía se podía ver en los contornos de letras gigantes que alguna vez marcaron el edificio, no lo ha tenido en años. Carl Icahn lo adquirió cuando compró Trump Entertainment Resorts en bancarrota en 2016. Icahn no ha revelado los planes para la propiedad. El alcalde de Atlantic City, que luchó para derribar el edificio, dijo que quiere que se reemplace con un desarrollo de uso mixto, tal vez algo centrado en el entretenimiento familiar. “Lo último que necesitamos ahora es otro casino”, dijo el alcalde Marty Small en una entrevista.

Derribar el edificio representa "pasar página, el comienzo de una nueva era", dijo Small, un demócrata. “La era Trump en Atlantic City terminará oficialmente”.

El Plaza abrió en 1984, el primero de los tres casinos que Trump eventualmente poseería en Atlantic City. Todos acabarían en quiebra.

"Me gusta el negocio de los casinos", escribió Trump en su libro de 1987, "El arte del trato". "Me gusta la escala, que es enorme, me gusta el glamour y, sobre todo, me gusta el flujo de caja".

Trump se interesó en los casinos al principio de su carrera. La idea de entrar en el negocio se le ocurrió por primera vez a fines de 1975, cuando escuchó un informe de radio sobre cómo una huelga de los trabajadores de un hotel en Las Vegas había hecho que el precio de las acciones de Hilton se hundiera, a pesar de que los dos hoteles con casino eran una pequeña parte de la cartera de la empresa.

“Se me ocurrió que incluso si finalmente conseguía construir el hotel y se convertía en un gran éxito en la ciudad más grande del mundo, no sería tan rentable como un hotel con casino de éxito moderado en una pequeña ciudad del desierto en el Southwest”, escribió Trump en el libro. "Lo que hice poco después de escuchar ese informe de radio fue hacer un viaje a Atlantic City".

Admite en el libro algunos fanfarroneos para asegurar a su futuro socio en Trump Plaza. Al principio del proyecto, invitó a ejecutivos de Holiday Inn a que vinieran a ver cuánto trabajo se había realizado en el sitio. De hecho, el edificio apenas se había comenzado, pero Trump reunió “cada excavadora y camión volquete” que su gerente de construcción pudo encontrar para que pareciera que estaban ocupados en el trabajo cuando los representantes de Holiday Inn vinieron a visitarlos.

Holiday Inn decidió asociarse con Trump en el proyecto. La asociación no duró mucho: en 1986, Trump compró la participación de Holiday Inn.

El éxito inicial de Trump Plaza estimularía más gastos. Trump se endeudó más, comprando y terminando el Taj Mahal en Atlantic City después de una famosa guerra de ofertas por la empresa matriz, Resorts International, con Merv Griffin. En su apogeo, la cartera de Trump consistía en cuatro casinos, tres en Atlantic City y uno en Indiana. Sin embargo, la expansión fue costosa y la alta carga de deuda de su empresa dificulta la competencia de sus rivales. En un momento, los casinos de Trump en Nueva Jersey no tenían dinero para colocar taburetes frente a las máquinas tragamonedas.

También te puede interesar:

Ciudadano Trump: los muchos caminos que tiene por delante como expresidente

Atlantic City fue el único lugar para apostar legalmente en el este de Estados Unidos, y fue durante un tiempo el mercado de juegos más grande después de Las Vegas. Los ingresos de los casinos de Atlantic City alcanzaron un máximo de 5.2 mil millones de dólares en 2006. La expansión de las apuestas legalizadas en los estados vecinos provocó un colapso del tráfico hacia el remoto balneario de Nueva Jersey, con más de la mitad de las propiedades cambiando de manos o cerrando. Los nueve casinos de la ciudad generaron 1.5 mil millones de dólares en ventas el año pasado, aunque los juegos de casino en línea y las apuestas deportivas generaron otros 1.4 mil millones de dólares en ingresos en todo el estado.

Tilman Fertitta compró el Trump Marina en Atlantic City por 38 millones de dólares en 2011, y lo renombró como Golden Nugget. En una presentación reciente, Fertitta dijo que ha aumentado las ventas en un 36 por ciento desde que adquirió el casino y generó un retorno de la inversión del 15 por ciento en la operación que perdió una vez. Fertitta también lo utilizó para construir un negocio de apuestas en línea con un valor de mercado actual de más de 800 millones de dólares.

Hard Rock International compró el Trump Taj Mahal, lo remodeló y le cambió el nombre. Ahora es el segundo casino más taquillero de la ciudad después del Borgata de MGM Resorts International. Joe Lupo, presidente de Hard Rock Hotel & Casino Atlantic City, dijo en una conferencia de prensa el 2 de febrero que la compañía estaba tan complacida con el desempeño financiero que habían visto en un 2020 por lo demás difícil que estaban pagando 1 millón de dólares en bonos para empleados.

En 2014, Trump demandó que se quitara su nombre de los dos complejos turísticos restantes de Nueva Jersey, alegando que se habían deteriorado. También se vendió el casino de la barca de Indiana. Ahora, el imperio Trump no incluye casinos, ni siquiera en el Trump International Hotel Las Vegas, que se anuncia a sí mismo como “un hotel de lujo sofisticado, para no fumadores y sin juegos de azar.

Cuando Icahn adquirió Trump Plaza, ya llevaba dos años cerrado. El edificio había sido considerado un "peligro inminente para la seguridad", según el alcalde. "Tenías trozos de concreto cayendo del piso superior".

Te recomendamos:

Fallece Sheldon Adelson, fundador de Las Vegas Sands, la firma de casinos más grande del mundo