Demócratas preparan plan de seguridad fronteriza con tecnología y sin muro
menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Demócratas preparan plan de seguridad fronteriza con tecnología y sin muro

COMPARTIR

···
menu-trigger

Demócratas preparan plan de seguridad fronteriza con tecnología y sin muro

bulletJames Clyburn, el tercer demócrata en importancia en la Cámara, dijo que su partido podría acceder a los 5 mil 700 mdd que Trump pide para seguridad fronteriza.

AP
23/01/2019
Actualización 23/01/2019 - 20:51
Muro fronterizo
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Los representantes demócratas, presionados por dar a conocer su visión de seguridad fronteriza, preparan un paquete que ignoraría la exigencia del presidente Donald Trump de obtener 5 mil 700 millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México y en su lugar financiaría otras ideas para proteger la frontera.

Este miércoles, mientras el gobierno llega a su día 33 de cierre parcial, un lapso sin precedentes, los demócratas seguían trabajando en su plan de seguridad fronteriza y su costo.

Los líderes del partido indicaron que incluiría fondos para dispositivos de escaneo y otras herramientas tecnológicas para el mejoramiento de la seguridad en los puertos de ingreso y áreas colindantes, además de destinar dinero para la contratación de más agentes fronterizos y jueces migratorios.

James Clyburn, el tercer demócrata en importancia en la Cámara, dijo a periodistas que su partido podría acceder al pedido de Trump de 5 mil 700 millones de dólares para seguridad fronteriza con tecnología como drones, rayos X y sensores.

“Si sus 5 mil 700 millones de dólares tratan de seguridad fronteriza, entonces nosotros mismos atenderemos esa solicitud, solo que lo haremos con lo que nos gusta llamar un ‘muro inteligente’”, dijo el representante demócrata Jim Clyburn.

El hecho de que los demócratas trabajen en la elaboración de un plan, que prevén presentar esta semana, es un paso importante porque subraya la creciente inquietud de permitir que Trump los proyecte como endebles en materia de seguridad fronteriza.

También ocurre en momentos en que el Senado se prepara para votar el jueves planes rivales para reabrir agencias federales y pagar a 800 mil trabajadores que están a pocos días de no recibir otro cheque.

Los republicanos pondrían en un solo paquete la reapertura del gobierno, el financiamiento al muro fronterizo y reformas a las leyes migratorias. Los demócratas reabrirían las agencias durante tres semanas, mientras los negociadores buscan un acuerdo.

Ambos planes enfrentan una derrota casi segura, pero ello podría provocar que ambas partes asuman un esfuerzo más serio por otorgar concesiones una vez que vean que no cuentan con los votos necesarios para imponerse.

Ambas propuestas requieren de 60 votos para su aprobación en una cámara que tiene 53 republicanos y 47 demócratas.

Como señal de mal agüero, los hechos del día dejaron entrever más hostilidades partidistas.

Trump dijo a los reporteros de la Casa Blanca que los demócratas se han “radicalizado” y son “un partido muy, muy peligroso”, y arremetió en lo personal en contra de los dos demócratas de mayor rango en el Congreso. Dijo que el líder de la minoría en el Senado, Chuck Schumer, “es dominado claramente” por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y lo llamó “su títere”.

Schumer pidió a los senadores republicanos darle la espalda a Trump a pesar de su influencia entre los votantes conservadores, diciendo: “Sé que el presidente Trump tiene cierto poder en estas primarias republicanas, pero hay ocasiones en se debe actuar a la altura de las circunstancias”.

Un sondeo realizado por The Associated Press y el Centro NORC para la Investigación de Asuntos Públicos difundida este miércoles fue el indicador más reciente de que el cierre está perjudicando a Trump con el público.

Aunque aún goza de sólida aprobación entre los republicanos, solo el 34 por ciento de los estadounidenses está a favor de su desempeño como presidente y 6 de cada 10 le asignan la mayor responsabilidad por el cierre, casi el doble de los que culpan a los demócratas.

Con información de Reuters.