menu-trigger
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

Cubanos acuden a oficinas para conseguir pasaportes

COMPARTIR

···
menu-trigger
Mundo

Cubanos acuden a oficinas para conseguir pasaportes

bullet

15/01/2013
Al registrarte estás aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

 
Notimex



Con la ilusión de convertirse en futuros turistas mundiales, los cubanos acudieron por segundo día consecutivo a las oficinas de expedición de pasaportes, tras la entrada en vigor de la nueva Ley Migratoria.
 
En algunas oficinas del Carnet de Identidad, de Inmigración y Extranjería la afluencia de personas fue algo superior a lo habitual porque muchos, además de iniciar trámites, buscaban información adicional.
 
Las filas en esa institución creada y desarrollada por 50 años de Revolución, resultaron más moderadas de lo que creyeron quienes auguraron aglomeraciones para aprovechar la oportunidad de viajar al exterior, una vez derogadas las restricciones vigentes.
 
Pasaporte actualizado y legalizado, visa del país receptor y boleto aéreo, serán los únicos documentos que necesitarán los viajeros.
 
Con las nuevas regulaciones migratorias, ya son innecesarias las cartas de invitación o los permisos de salida, y el tiempo de permanencia en el exterior se extendió de 11 a 24 meses sin necesidad de cumplir algún otro trámite.
 
El Decreto-Ley 302, que modifica la Ley de Migración de 1976 de Cuba, establece regulaciones especiales para "preservar la fuerza de trabajo calificada" o, en el lenguaje de los medios oficiales, "frenar el robo de cerebros".
 
Además de contar con el dinero suficiente para habilitar su pasaporte (100 dólares, en un país cuyo salario promedio es de 20 dólares mensuales), los potenciales viajeros deben comprar su boleto aéreo y obtener la visa del país de destino.
 
En su primer mandato, el presidente estadunidense Barak Obama eliminó restricciones a los viajes de los cubano-estadunidenses a la isla y al envío de remesas, en lo que pareció ser el inicio del deshielo entre ambos enemigos ideológicos.