¿Cuánto cuesta enfrentar el cambio climático? Estos países ya invierten millones
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

¿Cuánto cuesta enfrentar el cambio climático? Estos países ya invierten millones

COMPARTIR

···

¿Cuánto cuesta enfrentar el cambio climático? Estos países ya invierten millones

Veinte países que conforman la Comisión Global de Adaptación buscan enfrentar las consecuencias de la catástrofe climática a través de semillas resistentes a las sequías, barreras para contener inundaciones y otras acciones.

Bloomberg Por Eric Roston
09/09/2019
Actualización 09/09/2019 - 22:18
Al registrarte estás aceptando elaviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

Disminuir la marcha planetaria hacia la catástrofe climática y la inversión multimillonaria requerida para hacerlo se ha convertido en un tema central del debate global y nacional. Pero está el asunto igualmente costoso de lidiar con el aquí y el ahora: desde incendios forestales históricos hasta huracanes sin precedentes, el calentamiento global ha remodelado la vida de millones de personas, con consecuencias cada vez más trágicas .

Si bien los humanos deben pagar para terminar con la quema de combustibles fósiles, también deben pagar para cambiar la forma en que viven, invierten y construyen en un mundo con cambio climático. Este lunes, una comisión internacional de funcionarios del gobierno y del sector privado dijo a los países y corporaciones que tienen 15 meses para impulsar las reformas destinadas a adaptarse a ese entorno cambiante. En 2020, el quinto aniversario del acuerdo climático de París, los firmantes tienen previsto actualizar sus compromisos nacionales con el pacto de las Naciones Unidas.

La Comisión Global de Adaptación se formó para ayudar a garantizar que los sistemas sociales y económicos se fortalezcan para resistir las consecuencias del cambio climático. Pero también se le dio el trabajo de promover los incentivos financieros y económicos al hacerlo, a saber, que hay que ahorrar billones de dólares.

En un nuevo informe, el grupo de 34 miembros, liderado por el fundador de Microsoft, Bill Gates; el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon y la directora ejecutiva del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, concluyó que se concretaron 20 billones de dólares en inversiones para el 2030 en cinco categorías: los sistemas de alerta meteorológica, la infraestructura, el enmarcado de tierras secas, la protección de los manglares y la gestión del agua, que producirían beneficios por 7.1 billones de dólares.

El principal de ellos es evitar los costos de esperar demasiado.

Desde el siglo XIX, el mundo se ha calentado aproximadamente un grado Celsius (1.8 Fahrenheit). El Acuerdo de París sobre el cambio climático de 2015 estableció un límite de 2 grados centígrados, con la ambición de limitarlo a 1.5 grados. Cuatro años después, la mayoría de los expertos predicen que el calentamiento global superará ambos umbrales.

"Cada décimo de aumento en la temperatura es importante ya que los impactos aumentan rápidamente, incluso exponencialmente", escriben los autores. "A mayores aumentos de temperatura, como 3-4 grados centígrados, es casi seguro que cruzaremos puntos de inflexión, o cambios irreversibles en los ecosistemas o patrones climáticos, lo que limitará nuestra capacidad de adaptación".

Las propuestas de la comisión abordan muchas categorías de riesgo climático y cómo las diferentes regiones geográficas se verán afectadas individualmente. Exige mejoras de presupuesto relativamente bajo, como sistemas de alerta temprana para tormentas, a proyectos de construcción a mayor escala.

Por ejemplo, difundir información confiable sobre tormentas con solo un día de anticipación puede reducir el daño resultante en un 30 por ciento, según el informe; además de que una inversión de 800 millones de dólares podría evitar hasta 16 mil millones de dólares en costos anuales.

Mientras tanto, iniciativas como proporcionar a las pequeñas granjas semillas resistentes a la sequía ya han aumentado los rendimientos en naciones vulnerables como Zimbabue. Y en centros urbanos como Londres, la infraestructura amigable con el clima ha llevado a un enorme crecimiento económico. El trabajo principal de la barrera del Támesis en Londres es proteger a 1.3 millones de personas de las inundaciones, señaló el informe. Sin su construcción, el riesgo de inundación habría impedido las inversiones que permitieron el florecimiento de Canary Wharf.

"Los gobiernos y las empresas necesitan repensar radicalmente cómo toman decisiones", dijo Ban Ki-moon en una conferencia de prensa este lunes. "Necesitamos una revolución en la comprensión, planificación y financiamiento que haga visible el riesgo climático", agregó.

Lo que el informe llama un "año de acción" es crítico para el tiempo de 15 meses entre ahora y las conversaciones de la ONU el próximo año. El organismo establecer proyectos piloto de adaptación para demostrar cómo los planes de infraestructura de "eliminación de riesgos" ayudarán a evitar pérdidas y contribuir a la generación de ingresos, dijo Shemara Wikramanayake, miembro de la comisión y director gerente y CEO del gigante australiano de servicios financieros Macquarie Group.

"Se requiere inversión en adaptación, dado que el cambio climático depende de nosotros", dijo Wikramanayake. "Lo que queremos hacer ahora es utilizar esa concientización para avanzar al siguiente paso, que es desarrollar soluciones para abordar los desafíos".

Los proyectos y financiación con instituciones oficiales es un objetivo crucial para el próximo año, dijo Ginning, y agregó que entonces podrán "catalizar una mayor inversión privada".

El nuevo informe tiene la intención de traer urgencia para incorporar el riesgo climático en prácticamente todo lo que hacen los gobiernos y las empresas.

En el acuerdo de París, cada país presentó "contribuciones determinadas a nivel nacional" indicando los recortes que están dispuestos a hacer en las emisiones de gases de efecto invernadero, en gran medida a través de los precios del carbono y las energías renovables. Aunque mucho menos popular, el pacto también impulsó a las naciones a establecer políticas que regulen cómo se adaptarán a las condiciones cambiantes a medida que el planeta continúa calentándose.

La comisión de adaptación, administrada por el Instituto de Recursos Mundiales y el Centro Global de Adaptación, se creó en 2018 para mantener ese tema en las agendas nacionales.

Sin embargo, preparar al mundo para una nueva realidad climática es en cierto modo más desafiante que ralentizar el calentamiento global. Reemplazar los combustibles fósiles con energía renovable en cualquier parte del mundo ayudará a frenar el calentamiento global. Pero la mejor manera de adaptarse a sus efectos depende de dónde viva.

"No existe una métrica única, como el precio del carbono para la mitigación del clima, que se aplica a todos los sectores y países", escriben los autores. "Muchos riesgos climáticos son locales, por lo que los riesgos y los precios se diferirán según la ubicación".

Los jefes de estado, agencias nacionales y líderes del sector privado conforman los 34 comisionados de adaptación provenientes de 20 países, incluidos países desarrollados como el Reino Unido, Canadá y Dinamarca, y países en desarrollo como India, China y Uzbekistán. Estados Unidos, que bajo el presidente Donald Trump se retiró del acuerdo de París, no está representado.

"Tenga en cuenta que nosotros, los estados en desarrollo, somos los menos responsables de las causas del cambio climático, pero somos las primeras víctimas del mismo", dijo Simon Stiell, ministro de resiliencia climática en Granada, una de las naciones convocantes de la comisión.

Este lunes, la comisión pidió un reajuste radical de la economía global.

"Los recursos financieros para las inversiones de adaptación tendrán que venir de manera coordinada en todo el sistema financiero", escriben.

Los ejemplos productivos ya abundan. Dos administradores de activos daneses están trabajando con comunidades locales en 15 países sensibles al clima que necesitan estrategias de adaptación, pero sin acceso a servicios financieros. En Fiji, un impuesto del 10 por ciento sobre los ricos y los artículos de lujo más importantes recaudó casi 120 millones para energía limpia, y ayuda en caso de desastres, reforestación, investigación e infraestructura en esa nación insular del Pacífico. En Estados Unidos, los votantes de Miami en noviembre de 2017 aprobaron un programa de "Miami Forever Bond" de 400 millones de dóalres que ya comenzó a financiar proyectos de resiliencia.

Durante los próximos 15 meses, los comisionados buscarán fondos para "vías de acción" que, según ellos, son necesarias para preparar a las personas para una Cumbre de Adaptación al Clima en los Países Bajos en octubre de 2020 y las posteriores negociaciones de la ONU. Entre las propuestas más simples también se encuentran las más potentes: "Hacer visible el riesgo". Una vez que los actores económicos entienden los desafíos de manera más explícita, "los sectores público y privado pueden trabajar juntos para fijar el riesgo de manera más explícita en la toma de decisiones económicas y financieras".

Esa es la parte difícil, dijo Andrew Steer, CEO y presidente del World Resources Institute, "simplemente evaluar el riesgo no significa que va a resolver el problema", dijo.